Oscar HAMMERSTEIN II, letrista

Oscar Greely Clendenning Hammerstein nació el 12 de Julio de 1895 en New York y murió el 23 de Agosto de 1960. Educado en la religión episcopaliana, creció rodeado por una familia dedicada enteramente al teatro. Adoptó el nombre de Oscar Hammerstein II, en respeto a su abuelo Oscar Hammerstein I, empresario americano, dueño del Manhattan Opera House. Su padre William, fue dueño del Victoria, teatro dedicado al vaudeville. Su tío Arthur fue también un famoso productor y todos estos “condicionantes” facilitaron el acceso del joven Oscar al mundo de la opera, operetta y espectáculos musicales.

Desde joven le gustaba participar en actividadess teatrales, que organizaban en la escuela. Comenzó a tomar clases de piano a los nueve años. Tuvo una infancia feliz, que se rompió cuando a los 15 años falleció su madre. Su padre intentó apartarlo del mundo del teatro, aconsejándole que entrase en la Universidad de Columbia para estudiar derecho.

La muerte de su padre cuando tenía sólo 19 años, hizo que quedase al cuidado de la rama más teatral de su familia y libre de las presiones paternas, abandonó las leyes y tomó contacto con los grupos de teatro de la Universidad, encauzando su carrera hacia el mundo artístico, participando durante años en obras, primero como actor y más tarde como guionista. Fue en esa época cuando conoció a Richard Rodgers, que con el tiempo sería su mejor colaborador.

Convenció a su tío Arthur para que lo contratase como asistente de producción en los espectáculos que montase en su teatro y fue todo un aprendizaje, que le permitió escribir y reescribir algunas partes de las obras, mientras se estaban en etapa de producción. Al mismo tiempo escribía sus propias obras musicales. Colaboró con Herbert Stothart y Vincent Youmans, en el que fue su primer éxito en Broadway Wildflower (1923), con Rudolf Friml en la opereta Rose Marie (1924) y con Sigmund Romberg escribió las operetas The desert song (1926) y The new moon (1928).

Su mayor éxito lo tuvo con Jerome Kern en 1925 con Show Boat, sentando las bases de lo que hoy denominamos “obra musical”, donde el argumento fluye espontáneamente, sin bailes o  canciones añadidas sin venir a cuento, ni aportar algo nuevo a la narración, como pasaba con la llamada “comedia musical”.

El “musical” tal como queda marcado debe ser un “todo” donde los elementos que lo conforman (guión, canciones, bailes, etc.) estén perfectamente integrados y ayuden a avanzar la acción.

Este musical se conoció en España por la película del mismo título en inglés, que aquí se rebautizó como “Magnolia”. Estaba basada en River boat, la novela rio de Edna Ferber, que narraba la vida de una familia que dirige una compañía de teatro, instalada en un barco que surca el Mississipi,  representando su espectáculo en cada ciudad en la que se detiene. Entre sus canciones más conocidas estaban “Old man river” y “Can’t help loving that man of mine”.

Otros musicales que escribió con Jerome Kern fueron Sweet Adeline (1929) y Music in the air (1932) no alcanzaron la importancia y repercusión del primero.

Decepcionado decidió probar suerte en Hollywood y participó en películas como Swing time con Fred Astaire y Ginger Rodgers, pero se dio cuenta de que la forma de trabajar no le gustaba y regresó a Broadway con los suyos, donde colaboró con su último trabajo con Jerome Kern, el musical Very warm for May (1939), que dirigió Vincente Minnelli.

Se metió de lleno en la adaptación de la ópera Carmen de Bizet, escribiendo un nuevo libreto y  letras en inglés, trasladando la acción a América en una comunidad negra, de forma que todos los personajes de la obra, eran actores de color. La estrenó como Carmen Jones y fue muy bien  recibida por crítica y público.

Tras el estreno y con una consolidada fama como letrista, acudió a él Richard Rodgers, que tras la muerte de Lorenz Hart, buscaba otro socio con el que trabajar y a pesar de haber trabajado en alguna canción suelta en sus principios, antes de que Rodgers trabajase con Hart, este puede considerarse el comienzo de una de las colaboraciones más influyentes en el terreno del musical americano, que supieron transmitir al resto del mundo, tal como hoy le concebimos.

Su primer proyecto se basaba en Green grow of the lilacs. Tras leer ambos la novela de Lynn Riggs, Hammerstein comienza a trabajar en el libreto y algunas letras que entrega a Rodgers para que vaya poniéndoles música, algo que normalmente se hacía al contrario, poniendo letra a la melodía ya escrita. El proyecto que se pensaba llamar Away we go, terminó estrenándose como Oklahoma! en 1943 bajo la dirección de Rouben Mammoulian, con el éxito que conocemos.

Este fue el principio de una serie de colaboraciones de la pareja de oro del musical americano,  con sus musicales Carousel (1945), Allegro (1947), South Pacific (1949), The King and I (1951), Me and Juliet (1953), Pipe Dream (1955), Flower Drum Song (1958), y The Sound of Music (1960).

Para leer más sobre la colaboración de Rodgers y Hammerstein, remito al lector interesado al  apartado dedicado al compositor Richard Rodgers, dentro del apartado “autores”.

Trabajó también aisladamente para el mundo del cine consiguiendo dos Oscar a la mejor canción original por “The last time I saw Paris” de la película Lady be good (1941) y “It might as well be spring” del musical escrito con Rodgers en 1945, para el cine con el título de State Fair. Se ha bromeado con el tema de que es la única persona llamada Oscar poseedora de la estatuilla del mismo nombre.

La calidad de Hammerstein como letrista, libretista y director no acreditado a veces, es innegable y su influencia en las generaciones posteriores con sus musicales, aprovechando para denunciar temas como el racismo, el respeto por diferentes culturas o la violencia doméstica, abrió una puerta a musicales que vendrían con el tiempo, de corte más dramático como West Side Story, Sweeney Todd o Company, escritos por su pupilo Stephen Sondheim, que ponen en escena personajes e historias de “la calle” a través de la música.

Oscar Hammerstein II, murió en su hogar de Doylestown, Pennsylvania, víctima de un cáncer estomacal, dejando tres hijos William y Alice de su primer matrimonio con Myra Finn, y James de su segunda esposa Dorothy Blanchard Jacobson.

El 1 de Septiembre de 1960, se apagaron los letreros luminosos de Broadway a las nueve de la noche, como tributo a Oscar Hammerstein II. Se han instaurado premios con su nombre y está reconocido como el major autor de librettos y letras para musicales de la historia. Sondheim dijo de él: “Poca gente es consciente de su contribución al mundo del teatro. La gente no entiende lo que significaron en su momento trabajos experimentales como “Show Boat” o “Carousel.”

Oscar Hammerstein llevaba al escenario su ideología. Escribía sobre lo que creía. Aconsejado de que eliminase canciones “problemáticas” para el gran público, como en el caso de “You’ve got  to be carefully thaught” de South Pacific que habla de cómo se nos enseña desde pequeños a mirar a los de otra raza de forma diferente, o la canción No way to stop it cortada en el montaje final de “The sound of music”, en la que el capitán Von Trapp discute con sus amigos que le aconsejan que finja que aprueba a los nazis y es el momento en que decide abandonar su país. Temas valientes para la época, que hay que saber medir el hecho de que fueron escritos hace más de sesenta años.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola