IRVING BERLIN, músico y letrista

Israel Isidore Baline nació el 11 de Mayo de 1888 en Tyumen, Rusia y falleció en New York el 22 de Septiembre de 1989. Su padre era cantor en una sinagoga, que emigró a Estados Unidos con su familia en 1983, estableciéndose en New York, donde daba clases de hebreo y trabajaba en una carnicería para sacar a su familia adelante, si bien a los tres años de llegar falleció.

Con ocho años, como sus madre y hermanos, Berlin se lanzó a la calle a trabajar de lo que fuese. El vendía periódicos y cuando se dio cuenta de que si cantaba mientras los vendía le daban más dinero, decidió que quería ser camarero cantante. De alguna forma retomó la profesión de su padre y con 18 años comenzó a trabajar de camarero, que tras servir las bebidas parodiaba canciones de éxito, que eran muy apreciadas por los clientes.

Por las noches en plan autodidacta se ejercitaba en tocar el piano y hacía sus pinitos componiendo. Su primera canción llamada “Marie from Sunny Italy” fue la que marcó un cambio en su carrera, ya que en la partitura por un error en la imprenta pusieron que era de “I. Berlin”.

Su canción “Alexander’s Ragtime Band” (1911), no fue un éxito inmediato a pesar de incluirlo como tema instrumental en un espectáculo de Broadway, ya que el público no respondía como se esperaba, hasta que más tarde Berlin le escribió letra para ser cantado y lo incluyeron en otro show de Broadway y Variety dijo que era “la  sensación musical de la década”. El tema fue interpretado por Al Johnson, Johnny Mercer, Bing Crosby o el mismo Ray Charles, entre muchos otros.

Escribió canciones que fueron incluidas en las revistas de variedades de Florenz Zigfield y también canciones románticas dirigidas al americano medio, con letras sencillas y directas que hablaban de emociones básicas, siguiendo su instinto que le llevó a comprobar en su trabajo como camarero cantante, que eran las más apreciadas por el público.

Escribió “Watch your step” (1914) que fue definido por Variety como el primer musical sincopado, resaltando las virtudes de Berlin como letrista además de compositor. Fue escrito para la pareja de bailarines Irene y Vernon Castle, matrimonio de cuya vida se haría una película protagonizada por Fred Astaire y Giner Rogers en 1939.

Con 30 años fue reclutado por el ejército al entrar Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial, pero lo que se le pidió fue  que compusiera canciones con temas patrióticos para recaudar fondos para la guerra y levantar el ánimo de las tropas y la nación. Escribió un musical llamado “Yip yip Yaphank” (1917) como tributo al Ejército, que sería estrenado en Broadway y del que una canción que desestimó en el último momento, veinte años después sacó a la luz. Esa canción era “God bless America“, considerada hoy el segundo himno de Estados Unidos.

Tras terminar la Primera Guerra Mundial atraido como siempre por el mundo del teatro, con Sam Harris construyeron el Music Box Theatre, donde estrenó muchas revistas con canciones compuestas por él, encargándose de cada detalle desde los trajes, arreglos o elección de intérpretes, como buen productor de sus “Music Box Revue” entre los años 1921 al 1925, luego vendrían “Face the music” (1932), “As thousands cheer” (1933) y “Louisiana Purchase” (1940).

Algunas de sus más populares canciones de esa época “Always”, “What’ll I do?”, “Blu skies”, “Puttin’ on the Ritz” hoy son clásicos del cancionero americano, versioneadas por los cantantes pop y crooners descubriéndolas a las nuevas generaciones.

Con el estallido de la II Guerra Mundial, Berlin escribe “This is the army” (1943) un espectáculo teatral para el que compuso más de 30 canciones que interpretaban un conjunto de 300 soldados, que fue llevado a Londres y el propio autor se encargó de supervisar y viajar con el espectáculo durante los tres años y medio que estuvo de gira, a cada sitio donde se representaba, incluso en el frente. Posteriormente se adaptaria para el cine en una película del mismo título que dirigió Michael Curtiz.

Terminada la guerra y de vuelta a casa, con 58 años recibió el encargo de Richard Rodgers y Oscar Hammerstein de sustituir a Jerome Kern, autor previsto para escribir la música y canciones de “Annie get your gun” (1946), que había fallecido repentinamente y tenían el proyecto paralizado. Aunque Berlin se negó en un principio, por la amistad que le unía al fallecido Kern, aceptó el trabajo que se convirtió en quizá su musical más famoso que incluye temas como “Anything you can do” y “There’s no business like show business“, que se convertiría en un referente para los musicales de Broadway, aparte de ser la tarjeta de presentación de por vida para Ethel Merman.

Su siguiente musical “Miss Liberty” (1949) no tuvo el éxito de los anteriores, pero con “Call me Madam” (1950) volvió a recuperar a Ethel Merman y el éxito contando con un coreógrafo llamado Jerome Robbins.

También escribió para el cine habiendo compuesto la canción “Blue skies”· para ser cantada por Al Jolson en la primera película hablada “El cantor de jazz” (The jazz singer) (1927). Otras películas que hicieron famosa su música fueron “Sombrero de copa” (Top hat) (1935) para Fred Astaire y Ginger Rogers, que incluía entre otras “Cheek to cheek”. “Holiday Inn” (1942) fue un éxito que incluía el luego inmortal “White Christmas” y reunía a Bing Crosby con Fred Astaire, repitiendo la fórmula en Blue skies” (1946) donde Crosby volvía a cantar “White Christmas” y se intentó juntar de nuevo a la pareja Astaire-Crosby por tercera vez en “White Christmas” (1954) pero Astaire se echó atrás tras leer el guión, siendo reemplazado por Danny Kaye. Una adaptación de la película “White Christmas” se ha adaptado como revista musical y se ha representado en Broadway y el West End en la temporada navideña.

Otra de sus películas de éxito fue “Desfile de Pascua” (Easter parade) (1948) con Judy Garland y Fred Astaire con el clásico “Steppin’ out with my baby” y “Luces de candilejas” (There’s no business, like show business) que volvía a contar con Ethel Merman y Marilyn Monroe.

Los años sesenta con la llegada del rock and roll trajeron otro tipo de música y gustos diferentes en el público. Berlín siempre dijo que no le gustaba la versión que hacía Elvis Presley de “White Christmas”. Eran los años que triunfaban en Broadway musicales como “Oliver” o “A funny thing happened on the way to the forum” y cuando estrenó “Mr. President” (1962) los críticos lo tacharon de antiguo y solo dio 265 funciones. Se ha tratado de volver a poner en escena, pero siempre ha fracasado. Fue sus despedida con 75 años de la escena y la composición.

Estuvo casó en dos ocasiones, en 1912 con Dorothy Goetz que murió a los diez meses de la boda por una fiebre tifoidea contraída en la luna de miel. Años después conoció a la rica heredera Ellin Mackay, pero al ser ella católica y él judio la prensa los persiguió constantemente, mientras que su padre no consentía la relación y envió a su hija al extranjero pero Berlin enviaba sus cartas de amor en los temas que componía “Always” o “Remember”. Cuando Ellin volvió de Europa en 1925 la prensa aseguraba que estaban prometidos y todos aguardaban expectantes, pero la pareja discretamente se casó en el Ayuntamiento en una ceremonia intima, de la que se enteró el Sr. Mackay por una tercera persona, renegando de su hija, aunque Berlin puso a su nombre los derechos de muchas de sus canciones para asegurar su futuro independientemente de lo que pasara con su matrimonio.

Se dice que el crack del 29 hundió a Mackay y sus negocios, siendo rescatado por Berlin. La pareja vivieron juntos hasta la muerte de ella en 1988, tras 63 años de matrimonio. Tuvieron tres hijas que le sobrevivieron cuando murió a los 101 años durmiendo plácidamente en su cama. Ese día las luces de las marquesinas de Broadway se apagaron, como homenaje al emigrante que reflejó como nadie el sentir del americano medio.

De él dijeron:

“Irving Berlin no ocupa un lugar en la música americana, él es la música americana” (Jerome Kern).

“Irving Berlín es el compositor más grande que ha existido nunca. Sus canciones son exquisitos camafeos de la perfección, y cada una de ellas es tan hermosa como la que le sigue. Irving Berlín sigue siendo el Schubert de Estados Unidos, que aparte de su talento genuino para escribir canciones, ha tenido más influencia en la música americana que cualquier otro hombre. Fue Irving Berlin quien mediante la introducción y perfeccionamiento del ragtime dio el  germen de un lenguaje musical que sembró las primeras semillas de la música americana” (George Gershwin) .

“Lo que distingue a Irving Berlin son sus brillantes letras, una canción como “No puedes conseguir un hombre con una pistola” es cómica y la rapidez de sus chistes y cómo lo cuenta, no ha sido escrito por nadie. Es sofisticado y no ha está valorado como debiera” (Stephen Sondheim).

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola