HUGH JACKMAN Back on Broadway

Es el puto amo en el escenario. Hugh Jackman sabe desde antes de aparecer en escena que al público nos tiene ganado desde que compramos la entrada y eso le da una seguridad que le permite jugar con su físico y burlarse de sí mismo y de los personajes que ha interpretado. Consigue transmitir la sensación de que hay un cologueo con él, en el que te ha incluido y te va contando parte de su vida.

Hace reír al auditorio con sus ocurrencias, algunas preparadas porque se trata de anécdotas sobre su vida, pero otras improvisadas en función del espectador al que pregunta, o la réplica instantánea al público que le grita desde su butaca.

Ah, pero es que además de todo esto, resulta que el Sr. Jackman canta y !cómo canta!, por no hablar de cómo baila. En fin, dudo que haya hoy en día alguien con su carisma, amén de su capacidad de conectar con el público. Es todo un enterteiner. Con él la fiesta está garantizada.

El espectáculo se abre con una suite de varios temas asociados a él, interpretados por una orquesta de 18 músicos y esta obertura se enlaza con el OH WHAT A BEAUTIFUL MORNING de Oklahoma (Rogers & Hammerstein) que estrenó en el Royal National Theatre de Londres antes de ser requerido para interpretar a Wolverine en Hollywood.

ONE NIGHT ONLY es el siguiente número del musical Dreamgirls, en el que nos presenta a sus chicas, de las cuales confiesa que cuatro de ellas debutan en Broadway con este espectáculo.

I WON’T DANCE es el número que representó en una ceremonia de los Tonys cuando decía que los productores de X-men estaban preocupados por la imagen que iba a dar bailando, ya que no era la más apropiada para promocionar a Wolverine. Va intercalando uno tras otro varios temas que le incitan a bailar, mientras trata de frenar su instinto natural de dejarse llevar.

L-O-V-E el tema que popularizase Nat King Cole y es la canción de la que se sirve para mostrarnos imágenes de todas sus películas románticas.

Luego tiene un MEDLEY NEW YORK de canciones dedicadas a New York y Broadway desde I haven’t I like New York / On Broadway / In New York / Lullaby of Broadway, que canta y baila con sus chicas, para las que tiene todo tipo de agradecimientos dejándolas que se luzcan, contándonos lo que hace cada una y haciéndolas participar aisladamente y en grupo. Con la orquesta hace otro tanto, destacando el trabajo de los solos del trompeta, o batería según la pieza que hayan tocado y finalmente pedirá un aplauso para todos ellos, a los que presenta uno a uno, por su nombre.

Cuenta una broma sobre lo que hizo para conseguir un papel en THE MUSIC MAN cuando estaba en el instituto. A continuación entona FEVER imitando a Elvis Presley y termina sacando a dos miembros del público para que la bailen con dos de sus coristas, mientras él se sienta con las parejas de los espectadores que ha subido a escena, aplaudiendo la improvisada actuación de los inesperados intérpretes.

Para presentar la canción con la que termina el primer acto nos dice que cuando le pidieron que interpretase en el Carnegie Hall el Billy de “Carousel”, su padre viajó desde Australia para verlo y cuando fueron a salir del hotel vio que su padre vestía smoking y le dijo: Papa, nadie llevará smoking. Nadie vestirá de etiqueta. La gente viste informal y su padre le dijo: Hoy voy a ver a mi hijo que canta en el Carnegie Hall y yo me presento de smoking. Hugh borda su interpretación de una de las mejores canciones de Rodgers & Hammerstein SOLILOQUY que pone nos lleva al intermedio.La segunda parte es todo un homenaje a BOY FROM OZ en la que vuelve a interpretar a Peter Allen con sus gestos y trajes brillantes, que le valió un premio Tony al mejor actor en un musical y nos canta Not the boy next door, para salir de escena luego y cambiarse de traje a un sencillo pantalón negro y camisa blanca para continuar con los temas de Allen: Arthur’s theme, Don’t cry out loud, I honestly love you, Quiet please there’s a lady on stage, I go to Rio para terminar con Tenterfield saddler.

A continuación rinde un homenaje a los musicales de toda la vida cantando y bailando con sus chicas del coro: LUCK BE A LADY, I GOT RHYTHM, STEPPIN’ OUT, SINGIN’ IN THE RAIN y SING SING SING.

Tiene también un momento para su Australia presentando a tres nativos que luchan por mantener las costumbres de sus antepasados y canta con ellos la versión de SOMEWHERE OVER THE RAINBOW.

Como bis nos ofrece una versión de MACKIE EL NAVAJA estupenda,  a pesar de que sigo sin encontrar el interés de tantos solistas por cantarla, ya que no le veo la importancia o dificultad para lucirse.

ONCE BEFORE I GO es la canción perfecta de Boy from Oz, para despedirse con su segundo bis. Hoy es su segundo día de previas, pero lo cierto es que tiene un espectáculo perfectamente equilibrado, compacto y que seguro que el año que viene le valdrá otro Tony al mejor espectáculo de variedades.

Espero que lo graben en DVD para que pueda verlo todo el mundo, porque espectáculos como este son difíciles de repetir.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola