THEY’RE PLAYING OUR SONG

Este musical teatral, con libreto de Neil Simon, parece estar inspirado de alguna forma en la relación que mantuvieron el músico Marvin Hamlisch, con su pareja, la letrista Carole Bayer Sager, y su ex marido y  también músico Burt Bacharach. Curiosamente la música y letras de las canciones del musical fueron escritas por Hamslich y Sager, en la que no sabemos cuánto pudiese haber de venganza personal hacia Bacharach y cuanto se habría dejado a la imaginación de Neil Simon, para que no pudiera demandarlos Bacharach.

Y es que estamos hablamos de cuatro pesos pesados de la industria. Recapitulemos, Neil Simon es el escritor de obras de teatro como “La extraña pareja” (The odd couple), “Descalzos por el parque” (Barefoot in the park) o “California Suite” (Plaza Suite). Marvin Hamlisch es el compositor de musicales como “A chorus line”, o películas como “Tal como éramos” (The way we were). Burt Bacharach es el compositor de musicales como “Promises, promises” y cientos de canciones millonarias que irían de “Raindrops keep fallin’ on my head” o “What the world needs now” y Carole Bayer Sager fue letrista de canciones de Bacharach con quien  estuvo casada nueve años.

Neil Simon fue testigo de la relación y discusiones entre Carole Bayer Sager y Marvin Hamlisch, mientras trabajaba con éste último en la adaptación musical de su guión para el cine de “La chica del adiós” (“The goodbye girl“). Por otro lado Simon también conocía a Bacharach con quien había escrito el musical “Promises, promises” y ello le dio la idea de ir creando paralelamente una obra teatral, no musical, sobre aquella relación a tres, que cuando mostró a Hamlisch una vez terminada, el músico quedó encantado y fue quien propuso hacer de ella otro musical, encargándose de convencer a su ya entonces ex-pareja Bayer Sager para escribir las canciones, con las que Simon aceptase convertir la obra teatral en un musical.

Con una puesta en escena realmente sencilla, contando con el buen saber hacer de Simon y el buen momento de Hamlisch, focalizando la acción en dos protagonistas, aunque se utilizase el recurso de introducir como si de un coro griego se tratase a tres actores y tres actrices, que apoyasen vocalmente a cada uno al intérprete de su mismo sexo, se construyó un musical muy fácil y económico de montar.

La acción se centra en Vernon, músico que contacta con Sonia, letrista para trabajar juntos en la composición de canciones, lo cual les lleva a pasar mucho tiempo juntos, para conocerse mejor y encajar sus dos formas de trabajo y su personalidad, ya que son totalmente opuestos. Vernon es un ser reservado y metódico, mientras Sonia es desorganizada y extrovertida. Esta convivencia irá desembocando en una relación amorosa.

Pero hay un tercer personaje, Leo, ex novio de Sonia, que está constantemente cruzándose en la vida y en la naciente relación entre Sonia y Vernon. Leo es completamente dependiente de Sonia y ella pasa su tiempo pendiente de él, porque en cierto modo se siente culpable de la ruptura entre ambos, por haberla provocado ella. Lo gracioso es que aunque Leo no aparezca en escena nunca, sus llamadas telefónicas son constantes e inoportunas, lo cual exaspera a Vernon, que no ve la forma de estar a solas con Sonia, ni en una velada romántica en un restaurante, ni en una escapada de fin de semana a un hotelito rústico, Leo siempre sabe cómo localizar a Sonia y eso que hablamos de finales de los setenta, cuando el teléfono móvil no existía.

Sonia se traslada a vivir con Vernon con la excusa de que no tiene donde quedarse, cuando en realidad es que ha prestado su apartamento a su ex novio Leo. Todo parece ir bien en la pareja hasta que Vernon descubre el engaño y acusa a Sonia de no querer deshacerse de Leo. La relación va deteriorándose hasta que finalmente rompen, pero como esto es una comedia, no puede tener un final infeliz, así que aún deberán pasar Sonia y Leo por otros trances, que los lleven a darse cuenta de que no pueden vivir separados.

El musical tras unas funciones previas en Los Angeles, se estrenó en Broadway en Febrero de 1979, protagonizado  por Robert Klein y Lucie Arnaz, en el que sería su debut en Broadway. La obra se mantuvo en cartel por más de mil funciones y fue nominada a cuatro premios Tony, aunque no consiguió ninguno. En los consiguientes cambios de reparto tras el estreno, pasaron por la obra gente como Tony Roberts, Stockard Channing o Victor Garber.

La obra se exportó en 1980 a Inglaterra, donde fue interpretada por Tom Conti y Gemma Craven, a Australia y a Argentina, donde Valeria Lynch y Victor Laplace, estrenaron la primera versión en castellano de este musical, más adelante también se estrenaría en Méjico con Mauricio Herrero y Macaria.

Barcelona, fue la pionera en estrenar el musical en 1990. Traducida por Jordi Galcerán, con una adaptación de las letras de las canciones al catalán de Joan Vives, dirigida por Ricard Reguant, bajo el título de “Están tocant la nostra cançó” contando con Pep Antón Muñoz y Angels Gonyalons en los papeles protagonistas, empezó con una floja respuesta del público, pero tras anunciar las “últimas funciones” la gente se volcó y colgaron varias funciones el cartel de “no quedan localidades”, permaneciendo nueve meses en cartel y consiguiendo autorización para filmarla y emitirla por TV3, en tres ocasiones. En 1991, José María Pou y Roser Batalla, adaptaron el musical al castellano para estrenarlo en Madrid, pero no consiguió conectar con el público de la capital y tuvo que cerrar tras dos meses en cartel.

Su fácil y económico montaje la hacen pieza codiciada por compañías pequeñas y así la han representado por una sola noche en beneficio de la Fundacion del Actor Seth Rudesky y Sutton Foster. También la interpretaron Stephanie J. Block con Jason Alexandre y en el año 2000 se estrenó en Filipinas protagonizada por Lea Salonga con Adrian Pang y en el 2008 se presentó en la Menier Chocalete Factory de Londres, con Connie Fisher y Alistair MacGovan en los principales papeles, por citar algunas de las múltiples versiones que ha conocido este musical.

MÚSICA: Marvin Hamlisch

LETRAS: Carole Bayer Sager

   

Existe el CD con la grabación del reparto de Broadway y también se puede conseguir el de Londres. Aunque también se editó el vinilo con la grabación del reparto original en catalán, nunca se publicó en CD y actualmente sólo se vende en formato mp3 en alguna página de Internet. No se ha comercializado en DVD ninguna grabación del musical.

Para terminar un video de los Tony del año 1979. La calidad es la que es, claro

http://www.youtube.com/watch?v=ZJETUrkz1GI

y Angels Gonyalons y Pep Anton Muñoz en la versión catalana en su pase televisivo

http://www.youtube.com/watch?v=Ej90hl7ODnc

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola