HISTORIA DE UN CABALLO

“Historia de un caballo”, es un cuento de Leon Tolstoi escrito en 1886 y estrenado por primera vez en Leningrado en 1975, llegando a Estados Unidos y España en 1979. El estreno español fue en el Teatro Maravillas de Madrid, dirigido por Salvador y Manuel Collado y contando con José María Rodero, Maria José Alfonso, Paco Valladares, Gonzalo Benavides, Antonio Canal y Cesáreo Estebanez.

Más de veinte años después, habiendo fallecido Manuel Collado, su hermano Salvador Collado volvió a ponerla en escena en el Teatro de La Latina en el 2001, protagonizada por Carlos Hipólito, Paco Valladares, Pilar Barrera, Gonzalo Benavides, Antonio Canal, Fidel Almansa, Ángel Amorós y Javier Collado.

La obra está contada desde el punto de vista de Patizanco, un caballo pinto, marginado del resto de la manada por ser diferente y que nos plantea dudas a los humanos sobre cuestiones como la amistad, la lealtad, el sentido de propiedad, el racismo o la juventud, fue interpretado por el gran José María Rodero, en la primera versión y por Carlos Hipólito en la reposición, repitiendo en ambas versiones Paco Valladares el papel de Principe Serpujovskoi.

La reposición del año 2001 llegó a los escenarios españoles como un musical, contando con una interpretación excelente de uno de nuestros mejores actores, Carlos Hipólito, que había saltado a la fama por su premio al mejor actor el año anterior por “Arte“, derrotando a sus compañeros nominados por la misma obra, José María Flotats y José María Pou.

El mismo Carlos Hipólito definía la obra como una pieza de teatro con canciones y en el programa figuraba como “espectáculo musical de Mark Rozovsky y Yuri Riashentsev“, aunque luego aparecía acreditado el gran músico español José Nieto, cuyos arreglos en el campo del pop español, o sus composiciones para el cine, ha visto premiados en muchísimas ocasiones.

Tuve la ocasión de hablar con Nieto recientemente, para que me aclarase qué parte de responsabilidad había tenido él como músico en esta aventura y me confesó que le dieron la partitura original, escrita para piano solo y él la desarrolló para una pequeña orquesta, además de encargarse de complementar alguna transición entre escenas, con música original suya.

Si bien la música como las canciones estaban muy bien colocadas, también hay que reconocer que como musical, las canciones acompañaban, pero eran perfectamente prescindibles ya que si las quitásemos la obra no perdería un ápice, pero seguro harían el texto más corto y pesado.

El mismo productor original de la obra en el programa citaba “Hemos abordado “Historia de un caballo” como un musical. Pepe Nieto ha construido el soporte necesario para crearlo, pero es algo más que un musical, es un espectáculo donde coexisten danza, expresión corporal, mimo, plástica, técnica y la aabra, con una gran base literaria donde el texto y la hstoria, siempre quedarán por encima de todo lo demás”.

Para mi fue la ratificación en el año 2001 de la calidad actoral de Carlos Hipólito, con una interpretación tan llena de matices, los movimientos de su cuerpo, sus relinchos, su forma de andar, sus miradas, sus gestos de agonía o tristeza hacían que convergiesen en  él todas las miradas del público. Sólo por su interpretación merecía la pena ver a obra.

La primera parte, quizá alargada en exceso, resultaba algo monótona una vez definidas las costumbres, raíces y pensamientos de los caballos, hasta el final del acto, cuando aparecía Paco Valladares, en su papel de príncipe Serpojovskoi, que con su saber estar, dominio de las tablas y voz nos regalaba las mejores canciones del espectáculo, haciendo el segundo acto más llevadero al recaer el peso de la obra sobre los dos grandes actores: Hipólito y Valladares.

En resumen, una obra muy visual, con un trabajo actoral increíble y una preparación física por parte de los actores, que consiguen transmitir la “esencia” del espíritu del caballo, sin más apoyo que su presencia, sin necesidad de ningún disfraz, sólo con su cuerpo.

La obra estuvo de gira por varias ciudades españolas además de Madrid, como Bilbao, Santander, Las Palmas, Valencia o Valladolid y la prensa alabó éste trabajo.

MÚSICA Y LETRAS: Mark Rozovsky y Yuri Riashentsev

No existe audio i video del musical

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola