RANDAL KLEISER: Grease

Randal Kleiser es un director y productor de cine americano que procedente del mundo de la televisión, donde había dirigido algunos episodios de series como Doctor Marcus Welby (1969), Starsky y Hutch (1975) o la película para televisión “El chico de la burbuja de plástico” (1976), protagonizada por John Travolta en su primer papel protagonista, debutó en la pantalla grande en 1978 nada menos que con “GREASE“, la adaptación al cine del musical de Broadway, protagonizada por Olivia Newton-John y John Travolta que se convirtió en un éxito de taquilla y sigue siendo uno de los musicales más taquilleros del cine.

Su siguiente trabajo fue otra diana en taquillas al dirigir “EL LAGO AZUL” (The blue lagoon, 1980), con una excelente fotografía del español Nestor Almendros y una banda sonora del todavía poco valorado Basil Poledouris, que volvería a ser requerido por el director para muchas de sus películas posteriores. Esta película romántica juvenil lanzaría al estrellato a la pareja protagonista Brooke Shields y Christopher Atkins que gracias al éxito de la misma, Kleiser pudo elegir sus siguientes trabajos sin encasillarse.

Nestor Almendros con Randal Klesier en el rodaje de "El lago azul"

Nestor Almendros con Randal Klesier en el rodaje de “El lago azul”

“UN AMOR DE VERANO” (Summer lovers, 1982) fue una ligera historia de amor cuyo principal atractivo estaba en los protagonistas Daryl Hanna, Peter Gallagher y Valerie Quennessen, que al igual que en “El lago azul” aparecían parcial o totalmente desnudos, filmados en los luminosos escenarios de las islas griegas y de nuevo la música incidental de Basil Poledouris, aunque casi sacrificada por completo con la inclusión de temas pop que fueron los que además aparecieron en el CD de la banda sonora de la película.

“GRANDVIEW, U.S.A.” (1984) fue su siguiente película que no llegó a estrenarse en España a pesar del reparto que incluía a Jamie Lee Curtis, C. Thomas Howell, Patrick Swayze, Jennifer Jason Leigh, Troy Donahue, John Cusack y Joan Cusack. De nuevo a pesar de tener como compositor a Thomas Newman, la banda sonora volvió a estar plagada de canciones pop.

sl honey-i-blew-up-the-kid xFOnov5l2niXVVzSoeCTigE2Chg
“EL VUELO DEL NAVEGANTE” (Flight of the navigator, 1986) fue una película de ciencia ficción en la que un niño era abducido por una nave extraterrestre que lo llevaba a un futuro ocho años después del momento real, en la que contó con Alan Silvestri para la música, que ya había compuesto la banda sonora para “Regreso al futuro” (Back to the future, 1985), de temática similar, aunque sin lograr el mismo éxito.

“EL GRAN PEE-WEE” (Big Top Pee Wee, 1988), sería otra aventura del personaje Pee Wee que ya hizo Tim Burton una película en 1985 y en la que Kleiser repetía con el músico que Burton, Danny Elfman y reunía un interesante reparto de secundarios como Penelope Ann Miller, Kris Kristofferson, o Benicio del Toro, pero que tampoco gozó de buenas críticas, al igual que su siguiente película “GETTING IT RIGHT” (1989).

con Etan Hawke en el rodaje de "Colmillo blanco"

con Ethan Hawke en el rodaje de “Colmillo blanco”

Kleiser entra en contacto con la Disney y filma “COLMILLO BLANCO” (White Fang, 1991), basado en la novela de Jack London, con Klaus Maria Brandauer y Ethan Hawke, repitiendo con Basil Poledouris en la partitura que los directivos de la Disney llaman a Hans Zimmer para que escriba otra banda sonora y es cuando el compositor alemán les dice si son conscientes de la música que están rechazando y los convence para escribir algunos temas adicionales pero salvando la partitura de Poledouris.

Luego vendrían “CARIÑO, HE AGRANDADO AL NIÑO” (Honey I Blew Up the Kid, 1992), secuela de la película “Cariño, he encogido a los niños” (Honey, I shrunk the kids, 1989) y también dirigiría el cortometraje exhibido sólo en los parques de atracciones Disney “CARIÑO HE ENCOGIDO AL PÚBLICO” (Honey, I Shrunk the Audience, 1995), ambos con música de Bruce Broughton.

Randal Kleiser entre Olivia Newton-John y John Travolta en una pausa del rodaje de "Grease"

Randal Kleiser entre Olivia Newton-John y John Travolta en una pausa del rodaje de “Grease”

Sus posteriores películas nunca alcanzarían el éxito de sus dos primeros films y aún dirigiría para televisión y algunos largometrajes de los que destacamos “FIESTA DE DESPEDIDA” (It’s my party, 1996), su último trabajo con Basil Poledouris, el único compositor que repitió en sus largometrajes y que mientras rodaba la película, acudía entusiasmado a casa del músico que le interpretaba a piano los temas que iba componiendo para la película, pero cuando llegó el momento de grabar la banda sonora con la película terminada, Kleiser no terminaba de estar convencido con lo que le ofrecía Poledouris, hasta que descubrió que lo que le sobraba era la gran orquesta y quería sólo la música desnuda al piano del compositor, para dar sencillez y emoción a la historia, resultando una obra maestra más del desaparecido compositor.

Llama la atención que este director que no volvió a rodar otro musical a pesar del enorme éxito de “GREASE”, su primer largometraje, siempre pusiera un especial cuidado en las bandas sonoras de sus películas, eligiendo a excelentes compositores, apoyándose en sus primeros años también en la música pop para reforzar el impacto del score en el público, pero que iría abandonando con el paso del tiempo, confiando en el trabajo de los compositores.

Su musical: GREASE

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola