007: 1964 Goldfinger

Animados por el éxito de las dos primeras películas de la serie Bond, “Agente 007 contra el Dr. No” (Dr. No, 1962) y “Desde Rusia con amor” (From Russia with love”, 1963), los productores Saltzman y Broccoli se embarcaron en una gran producción invirtiendo tanto dinero como en la suma de las dos películas anteriores y eligieron la séptima novela de Ian Fleming escrita en 1959 “Goldfinger”, en la que contaron con el equipo técnico con el que trabajaron en las anteriores, a excepción de Terence Young que según una versión estaba ocupado y según otra pidió aumento de sueldo y finalmente la dirección corrió a cargo de Guy Hamilton, que curiosamente firmó la más popular y taquillera película de la serie hasta entonces.

Esta sería la primera película que marcaría algunas bases que se repetirían en toda la saga: Se arranca con un prólogo desarrollado en Méjico que no tiene ninguna relación con el resto de la trama. También se utiliza una canción con el título de la película, que acompaña los títulos de crédito, en esta ocasión por segunda y última vez obra de Robert Brownjohn, que a partir de la siguiente película volvería a crear Maurice Binder. Los gadgets del armero “Q” toman una relevancia muy importante con todos los “extras” con que dota al famoso coche Aston Martin DB5.

Sean Connery con el famoso Aston Martin DB5

Sean Connery con el famoso Aston Martin DB5

La película comenzó a rodarse en Miami sin Sean Connery que estaba terminando de filmar “Marnie, la ladrona” (Marnie, 1964) con Alfred Hitchcock. Se filmaron algunas escenas con Bob Simmons el doble de Connery y cuando se incorporó el actor al rodaje se filmaron los primeros planos del actor en los estudios de Londres utilizando transparencias. También observamos un giro en el personaje de Bond que se vuelve más irónico en sus respuestas. Curiosamente su primer encuentro con Goldfinger es en una partida de golf, deporte que Connery no conocía y tuvo que tomar clases para dar la réplica de forma creíble en pantalla, pero con el tiempo dicho deporte se convertiría en una de sus mayores aficiones.

El personaje de Goldfinger fue creado por Gert Fröbe que tuvo serias dificultades en el rodaje ya que no hablaba ni una palabra de inglés y aunque fue doblado en la película, hubo ocasiones en que sus compañeros de reparto tenían problema para entenderlo y seguirle. También mostró su reticencia a participar en la escena en la que se deshace de los gánsters a los que debe dinero, encerrándolos en un compartimente hermético, lanzándoles un gas letal, por lo que pudiera molestar a las víctimas del holocausto nazi, más cuando él era alemán. Israel prohibiría la película argumentando que Fröbe había pertenecido a un partido nazi, aunque más tarde se demostró que era falso e incluso había ayudado a escapar a alguna familia judía.

Harold Sakata y Gert Forbe como Odjobb y Auric Goldfinger

Harold Sakata y Gert Fröbe como Oddjobb y Auric Goldfinger

La protagonista femenina de la película fue Honor Blackman, que venía de haber interpretado a Cathy Gale en la serie de televisión “Los vengadores” (The avengers, 1961-1969) y dado que sabía judo cambiaron su personaje para poder utilizar sus conocimientos en la película. El hábito de Ian Fleming de poner nombres con doble sentido nos presenta al malvado “Goldfinger” que vendría a ser “dedo de oro” y al asesino coreano del bombín “Oddjob” que traduciríamos como “trabajo extraño”, aunque estuvo “especialmente inspirado” con la protagonista al llamarla “Pussy Galore” que traduciríamos como “coño en abundancia”, lo que provocó no pocos quebraderos a los productores para lidiar con la censura de la época.

Se produjeron situaciones cómicas como que el príncipe Philip de Inglaterra coincidiese en una fiesta con Honor Blackman y se les hizo una fotografía que publicó la prensa poniendo en el pie de la misma “Pussy and The Prince” (sin comentarios), mientras que Honor se lo tomaba con mucho humor ya que consideraba que era un guiño más de una novela de aventuras y le hacía gracia ver como una casa de golosinas incluía cromos con los protagonistas de la película y sus nombres, menos en el de Pussy Galore que nombraron como “la mujer piloto de Goldfinger”.

Honor Blackman y las chicas del Pussy Galore Flying Circus

Honor Blackman y las chicas del Pussy Galore Flying Circus

Lo de “piloto” era por ser la capitana de cinco despampanantes rubias que volaban con cinco avionetas en una atracción llamada “El circo volante de Pussy Galore”, me ahorro la traducción y el doble sentido, pero es que además en la novela original Pussy es declaradamente lesbiana, mientras que en la película se insinuaba por comentarios que lanzaba a Bond como “Sus encantos no le servirán de nada. Soy inmune”. Claro está, al final la virilidad y aplomo del agente conseguirán que Pussy “vea la luz” y se vuelva heterosexual.

Posiblemente dos de las escenas más significativas de la película fueron la visión del personaje de Jill Masterson (Shirley Eaton) tumbada muerta sobre una cama, desnuda y pintada de oro de cabeza a pies, una escena que se les ocurrió a los guionistas tras leer la noticia de que una modelo había muerto por asfixia cutánea al pintarse toda su piel para un anuncio, de forma que esa escena nunca estuvo en la novela de Fleming. La otra escena es la del intento de asesinato de Goldfinger a James Bond atándolo a una mesa mientras avanza entre sus piernas (en la novela de Fleming una sierra y en la película un rayo Láser) que dividirá en dos al agente.

Goldfinger_LaserEl argumento tenía algunas variaciones sobre la novela original de Fleming, cuyo eje central versaba sobre un villano que hace contrabando de oro y tratan de descubrirlo hasta que el agente descubre que quiere atracar Fort Knox, la reserva de oro de Estados Unidos y aunque en la novela de Fleming los malvados no conseguían entrar en Fort Knox, los guionistas de la película encontraron la forma aunque Fleming murió un mes antes del estreno de la película y no llegó a saber el enorme éxito que envolvería al personaje a raíz de ésta película.

En el apartado de la música John Barry se superó a sí mismo. Por primera vez le encargaron que se hiciera cargo también de componer la canción del título y Barry con la música escrita se dirigió a Anthony Newley para que escribiese la letra a quien le llamó la atención que las tres primeras notas fuesen las mismas de “Moon River” y decidió trabajar en la letra con Leslie Bricusse con el que había estrenado el musical “Stop the wold, I want to get off” y tomaron como ejemplo la letra de otra canción para el malvado de un musical, “Mack the knife”.

Shirley Bassey y John Barry muestran su disco de oro por "Goldfinger"

Shirley Bassey y John Barry muestran el disco de “Goldfinger”

Anthony Newley, que también era cantante grabó una demo de la canción “Goldfinger” en un tono más romántico que no convenció a los productores. Entonces entró en escena Shirley Bassey, pareja entonces de John Barry que con los nuevos arreglos de él y la portentosa voz de ella consiguieron el clásico insuperable, que convertirá a Bassey en reclamo recurrente para cantar otras canciones posteriores de la serie.

La sesión de grabación fue muy complicada ya que Barry le pedía a Shirley que subiese una nota más y ella no podía. Había muchos nervios ya que faltaba poco tiempo para el estreno de la película y Barry no quería que contratasen a otro y sabía cómo quería su canción. Bassey estalló en lágrimas varias veces al no poder llegar a lo que Barry pedía, hasta que decidida se quitó el sujetador, tomó más aire y pudo dar la nota correcta que pedía el compositor que asombrado le pedía que la mantuviese unos segundos más y otros más, hasta que Bassey a punto de estallar pudo poner fin a la canción.

En la película, Bond que se supone un ser con un gusto exquisito, hace un comentario despectivo hacia la música de los Beatles que estaban en el número 1 de las listas de ventas con “A hard day’s night” y curiosamente fue “Goldfinger” la que desbancó del número uno a los mismísimos Beatles.

Sean Connery y Shirley Eaton en la grabación de la famosa escena

Sean Connery y Shirley Eaton en la grabación de la famosa escena

La banda sonora de “Goldfinger” es mucho más que la canción del título, cuya fama la mantuvo en las listas de éxitos inglesas durante más de 70 semanas, incluso se grabaron versiones en español de la misma con Karina o José Guardiola que acompañamos en el apartado de videos y audios al final del post. La música de John Barry subraya la acción de forma magistral, juega con el tema principal en “Alpine drive” en forma romántica o más agresiva en “Oddjob’s pressing engagement” y sabe crear un clima de tensión total en el crecendo en “Dawn Raid on Fort Knox”.

Todo un cúmulo de factores que consiguieron que la película a pesar de los más de 50 años desde su estreno, aguanta muy bien.

MÚSICA: John Barry
DURACIÓN: 110 minutos

00591858-381882_500 goldfinger-blu-ray-cover-68Existe por supuesto el CD con el score de la película y el video en DVD y Blu Ray

Adjunto audio de la canción “Goldfinger” en la demo grabada por Anthony Newley


aquí los títulos de crédito con la canción en la voz de Shirley Bassey
https://www.youtube.com/watch?v=-OGi40MUFS0
aquí el trailer de la película

y un montaje de escenas y audio hecho por un fan de la película

En 2013 en la ceremonia de los Oscars celebrando los 50 años de Bond Shirley Bassey interpretó la canción “Goldfinger” que no fue nominada al Oscar ni como canción ni como banda sonora.
https://www.youtube.com/watch?v=eszhV1M3Dk8
como curiosidad la versión en español cantada por Karina

para terminar otra versión de la canción con letra diferente cantada por José Guardiola

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola