VIVA BROADWAY, el musical

En nuestro país hay palabras que “venden” y hace unos años que la coletilla de “el musical”, se ha sumado al título porque gran parte de público cada día demanda y consume más teatro musical, lo cual parece haber abierto la veda para poder llamar “musical” a cualquier producto que contenga música, si bien para mi, repito -para mi- un musical debe ser una obra en la que las canciones ayuden a avanzar la historia y como dijo alguien si quitásemos dos o tres temas y se entendiera la trama, NO sería un buen musical.

Aclarado esto diré que “VIVA BROADWAY” no es un musical, sino un recital de canciones metidas a martillazos en una trama, que ni se sostiene ni interesa en ningún momento y que las incongruencias del libreto harán sonrojar al amante del “musical” como género, pero al público que busque escuchar las canciones conocidas de las que igual no sepa que procedían de un musical, puede hacerle pasar un rato distraido.Para aquellos que tras esta advertencia decidan ir a ver este espectáculo, les diré que si no quieren que les desvele ningúna “sorpresa”, dejen de leer para no pisarles la gracia de descubrir por ellos mismos un fallo o despropósito en el argumento o la puesta en escena, así que nadie me acuse de hacer spoilers ya que avisados quedáis.

La acción arranca en “Londres, 1850” pero los actores parecen salidos de la Feria de San Isidro. Thomas Baker, un autor inglés canta el tema “Odio a Shakespeare” y copia el diálogo que lleva al tema “Un musical” que en el musical “Something rotten”, del que han sido “robados” ambos números encajan como un guante ya que un autor inglés, celoso de la fama de Shakespeare, acude a un adivino para que le diga cual será el próximo éxito de su odiado autor y así adelantarse para escribirla antes, pero el adivino le descubre que el futuro del teatro está en el musical, género inexistente entonces, de ahí la gracia que tiene el número situado en 1600, con todas las referencias que se hacen al musical actual que todos conocemos y reímos por lo inspirado del número, la partitura y los gags visuales, que en este espectáculo queda como algo sin gracia.
Y esto no ha hecho más que empezar porque en un viaje desde 1850 de Londres a Broadway nos cantan “Superfragilistico expialidoso” (????) y de ahí nos dicen que estamos en 1900 y nos cantan “Somewhere over the rainbow”, canción se escrita en 1939 (????). Nos hablan de que Florence Zigfield llevó las chicas de Folies de París y nos cantan el “Folies bergere” del musical “Nine” estrenado en 1982 (????), para decirnos que en la Ópera Garnier en 1910 había un Fantasma y en vez de Christine sale un chico cantando aquello de que “El Fantasma de la Ópera está dentro de mi” (sin comentarios) mientras otro acróbata colgado de una barra, con una capa sobre los hombros y el torso desnudo hace acrobacias y sí, adivinásteis, lleva una máscara blanca sobre la cara (?????)……

Tras este tema como “estamos en París” se nos dice que Victor Hugo escribió la historia de Jean Valjean en la que estaba la pobre Cosette y aparece una joven cantando “Soñé con ser otra mujer” vistiendo un vestido crema hasta los pies, con un dibujo bordado en la cintura, lejos de la harapienta que debe prostituirse para sobrevivir de “Los Miserables” (????), también está Berlín y se da paso a “Cabaret” y “Chicago” con los temas “All that jazz” y el “Tango” que sitúan en una prisión mixta donde en vez de seis asesinas, hay tres chicas y tres chicos (???). Lo de “Hair” vistiendo unas especie de levitas todos iguales con bordados brillantes me conectaba más cerca de una secta religiosa que de una tribu hippie, pero es que se hizo un oscuro, se quitaron las sotanas y aparecieron todos de blanco para cantar y bailar el “Dancing Queen” de “Mamma mia”…. (?????)En fín, también está el “No llores por mi Argentina”, “Footlose”, “Fama”, “Grease”, “A chorus line” y se supone que aquel Thomas Baker que viajó desde 1850 tras 150 años en Broadway, o sea que debería rondar los 200 años de edad, aunque luce como si tuviera sólo 30, recuerda con nostalgia aquel Broadway que conoció y canta el “Memory” de “Cats” y terminan con el “New York, New York” al que cambian la letra para cantar “Broadway, New York” (?????).

Resumiendo un concierto de canciones de musicales, disfrazado de musical, con la música grabada (a muy alto volumen por cierto) y unas luces que cual estadio de futbol, parecían más interesadas en iluminar el patio de butacas que a los actores, que la mayoría de veces tenían la cara en sombras y cuyo acabado final estaba más cerca de una celebración de fin de curso de una academia de baile que de un musical profesional.No me entregaron ningún tipo de programa o información para saber quienes eran los que daban la cara y quienes estaban detrás de este espectáculo, así que no puedo citar más que por las fotos y la información de su web a los cantantes principales Roberto Sáiz, Idaira Fernández, José Miralles, Paloma Colmena y Alicia Real, que supongo serían los que vi yo y eran lo mejor del espectáculo, así como los bailarines, pero ni unos ni otros podían hacer milagros con lo que les había tocado defender.

Han estado de gira por España y vuelven a Madrid el 1 de Junio de 2017 así que como hay espectáculos para todo tipo de públicos, como he dicho al principio, quien busque un concierto de canciones conocidas y no intente encontrar un sentido al argumento, puede pasárselo bien, pero los amantes del musical, a la vista de lo dicho, que cada uno actúe en consecuencia.

MÚSICA Y LETRAS: Varios

Para terminar un video promocional del espectáculo, en el que por cierto la canción en inglés que suena en el video, no la cantan los actores del espectáculo, sino que han puesto el audio del Broadway Cast, porque ellos las canciones las cantan en español.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola