FRED ZINNEMAN: Oklahoma

Alfred Zinnemann, de nombre artístico Fred Zinneman fue otro de tantos directores europeos, de padres judíos, que trabajó en la industria cinematográfica en Francia y Alemania pero con los escasos medios y conocimientos que había en Alemania cuando llegó el sonoro decidió emigrar a América con 21 años, para aprender en la meca del cine. Su llegada coincidió con el crack del 29 y el desplome económico, aunque no se amilanó ni le importó comenzar trabajando de extra en la película “Sin novedad en el frente” (All quiet in the western front, 1930).

Poco a poco fue colaborando en documentales y películas hasta que con “La Séptima Cruz” (The seventh cross, 1944), obtuvo su primer gran éxito protagonizado por Spencer Tracy y Hume Cronyn, que pasaba de ser un simpatizante nazi a ayudar a Tracy a luchar contra el régimen fascista. Al terminar la Segunda Guerra Mundial Zinneman descubrió que sus padres habían muerto en el Holocausto.

con Marlon Brando y Montgomery Clift dos actores que debutaron con él para el cine

Su película “Los ángeles perdidos” (The Search, 1948), ganó el Oscar al mejor guión y además fue nominado como mejor director y como mejor actor principal Montgomery Clift que debutaba para el cine en el papel de un soldado preocupado por un niño checo traumatizado por la guerra. A esta seguiría “Acto de violencia” (Act of violence, 1948), película de cine negro en la que Zinneman confesó haberse sentido satisfecho con el resultado obtenido que abordaba el tema de los veteranos de la contienda, así como la ética de la guerra.

Su siguiente película es “Hombres” (The Men, 1950), con Marlon Brando como veterano de guerra parapléjico, en la que el director insiste en su idea de utilizar localizaciones reales, a ser posible donde sucedieron los hechos y no decorados, así como valerse de gente del entorno que se mezcle con los actores reales para dar mayor aspecto de realidad y en este caso filmó muchas escenas en un hospital de California donde los pacientes reales servían como extras.

con Gary Cooper dirigiendo “Sólo ante el peligro”

Su siguiente película “Teresa” (Teresa, 1951), protagonizada por Pier Angeli, incide de nuevo en las dificultades de los veteranos de guerra, tras la que se enfrenta a uno de sus trabajos más populares “Sólo ante el peligro” (High Noon, 1952), interpretado por Gary Cooper y Grace Kelly de la que el director insiste en que más allá de lo que los estudiosos crean encontrar en ella, “no es más que una historia sobre la conciencia, la independencia y la intrepida audacia, que transcurre en el Viejo Oeste, pero que hay algo intemporal al respecto, algo que tenía una relación directa con la vida de hoy. Es la historia de un hombre que debe tomar una decisión de acuerdo con su conciencia. Su ciudad, símbolo de una democracia que se ha ido perdiendo, se enfrenta a una amenaza que trastocará el modo de vida de su pueblo. Determinado a afrontar los problemas busca apoyo en todas partes pero cada uno tiene una razón para no involucrarse. Es entonces cuando asume su destino elegido por él mismo, con las puertas y ventanas de su ciudad firmemente cerradas contra él. Es una historia que sucede cada día en todas partes”.

Su siguiente gran éxito es “De aquí a la eternidad” (From Here to Eternity, 1953), nominada a 13 Oscars de los que ganó 8 incluyendo los de mejor película, mejor director, mejor actor y actriz de reparto (Frank Sinatra y Donna Reed) en la que también trabajaban Burt Lancaster y Deborah Kerr y que estaba basada en la popular novela de James Jones que refleja los problemas de las tropas americanas en la base de Hawaii cuando el ataque japonés a Pearl Harbor.

Una escena de “Oklahoma”

De nuevo cambia totalmente de registro al asumir la dirección de un musical rodado en un nuevo sistema el Todd-AO, para llevar al cine la producción de Rodgers & HammersteinOklahoma“, centrada en los problemas de convivencia entre los vaqueros y granjeros en el viejo oeste, cuyo rodaje supervisado por los autores del mismo es una de las adaptaciones más fieles del teatro a la pantalla, algo que vigilarán siempre muy de cerca Rodgers & Hammerstein en sus adaptaciones al cine.

Cambio total de registro pasando de un colorista musical a dirigir “Un sombrero lleno de lluvia” (A Hatful of Rain, 1957), un drama en blanco y negro protagonizado por Don Murray, Eva Marie Saint y Anthony Franciosa, que tocaba un tema tabú en el cine por aquel entonces como era la adicción de un joven a la heroina y sus problemas para desintoxicarse, conviviendo con su joven esposa embarazada.

con Audrey Hepburn en “Historia de una monja”

“Historia de una monja” (The nun’s story, 1959), fue su siguiente película protagonizada Audrey Hepburn que tras ser destinada a trabajar en una colonia del Congo Belga con enfermos mentales y devuelta a su país decide renunciar a la vida religiosa para unirse a la resistencia belga contra los nazis en la Segunda Guerra Mundial. A éste seguiría “Tres vidas errantes” (The sundowners, 1960), protagonizada por Robert Mitchum y Deborah Kerr como un matrimonio australiano y su nómada forma de vida trabajando de jornaleros que esquilan ovejas, sin establecerse en ningún sitio.

Su siguiente película “Y llegó el día de la venganza” (Behold A Pale Horse, 1964), prohibida por la censura española del momento al tratar sobre los refugiados y la resistencia al régimen de Franco, protagonizada por Gregory Peck, Anthony Quinn y Omar Sharif, fue un fracaso de crítica y público. El gobierno de Franco no autorizó que se rodase en España ni la exhibición de películas de Columbia Pictures, distribuidora de la película durante varios años.

con Paul Scofield en “Un hombre para la eternidad”

“Un hombre para la eternidad” (A Man for All Seasons, 1966), con Paul Scofield como Sir Thomas More, es otro de sus grandes éxitos con la que gana seis Oscars incluyendo Mejor Película, Mejor Actor (Scofield) y Mejor Director. Un enfrentamiento con Metro Goldwyn Mayer le tiene apartado de la profesión durante más de una década y cuando pensaba haber terminado con su carrera Universal le ofrece el que será otro éxito de público adaptando una novela de suspense.

“Chacal” (The day of the Jackal, 1973), basado en la novela de Frederick Forsyth, protagonizada por Edward Fox como un inglés que trata de matar a Charles de Gaulle con un detective francés siguiéndole la pista para impedirlo. Todo un éxito que tendría un remake americano años más tarde.

con Jane Fonda y Vanessa Redgrave dirigiendo “Julia”

Sus dos últimas películas son “Julia (1977), protagonizada por Jane Fonda dando vida a la autora del relato en que se basa la película Lillian Hellman y Vanessa Redgrave como su mejor amiga Julia, una rica heredera americana que abandona la seguridad y confort de su privilegiada situación, para dedicar su vida a la causa anti-nazi en Alemania. La película en la que debutaba para el cine una joven Meryl Streep ganó 3 Oscars de los 11 a que fue nominada y su última película “Cinco días, un verano” (Five Days One Summer, 1982), filmada en Suiza y protagonizada por Sean Connery y Betsy Brantley como una “pareja” de vacaciones en los Alpes en los años 30, y un joven Lambert Wilson como guía de escalada que sospecha de su relación.

Director comprometido con su cine y gran descubridor de estrellas que lanzó al cine a Marlon Brando, Rod Steiger, Pier Angeli, Julie Harris, Brandon deWilde, Montgomery Clift, Shirley Jones y Meryl Streep. Consiguió 19 nominaciones al Oscar para actores en sus películas como Frank Sinatra, Montgomery Clift, Audrey Hepburn, Glynis Johns, Paul Scofield, Robert Shaw, Wendy Hiller, Jason Robards, Vanessa Redgrave, Jane Fonda, Gary Cooper o Maximilian Schell.

Su musical: OKLAHOMA

Terminamos con un video en el que rinden homenaje a sus películas por orden de valoración

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola