LA CANTANTE CALVA

Eugene Ionesco fue un escritor rumano que desarrolló la mayor parte de su profesión en Francia, donde tras trabajar en una editorial y un banco se dedicó a escribir para el teatro. Su primera obra fue “La cantante calva” que estrenó en 1950 y que está considerada la primera obra teatral del llamado teatro del absurdo, a la que el autor llegó por casualidad ya que su intención era la de escribir una obra dramática sobre la incomunicación, en la que satirizaba sobre la burguesía de la época y fue el primer sorprendido al descubrir que en contra de su objetivo el público reía con las situaciones que planteaba.

La idea le vino mientras estudiaba inglés con un manual de Assimil en el que le llamaron la atención los diálogos sobrios y extraños, a menudo sin sentido entre unos y otros, que le decidió a escribir una obra a la que tituló en principio “El inglés sin esfuerzo” (L‘anglais sans peine), que más adelante cambiaría por el de “Llueve a cántaros” (Il pleut des chiens et des chats) , hasta que se decidió por el definitivo con el que se estrenaría, cuando durante los ensayos uno de los personajes que debía preguntar por una institutriz rubia se equivocó y preguntó por una cantante calva.El argumento nos sitúa en casa de los Smith, un matrimonio inglés que están esperando a los Martin, a los que han invitado a cenar y que su conversación son dos monólogos ya que uno no escucha al otro. La llegada de los Martin tampoco traerá normalidad a la escena ya que hablan entre ellos como si no se conocieran y además la criada de los Smith es la amante de un bombero que se presenta en la mansión sin que haya más fuego que apagar que el de su ardiente novia, aunque también parece desatar la líbido en el resto de personajes.

La obra está considerada un clásico del teatro del absurdo que se representa periódicamente en Francia desde 1957, convirtiéndose en la obra más representada del país galo y fue galardonada con el Premio Moliére de Honor en 1989. En España se estrenó en el Pequeño Teatro de Madrid en 1955 protagonizada por Blanca Sendino y Lali Soldevila, luego conocería otra versión en 1991 en el Centro Cultural de la Villa protagonizada por Blanca Portillo y otra más en 2005 en el Teatro Alfil de Madrid.La versión que nos llega ahora, estrenada en 2017 en el Teatro Español de Madrid, dirigida por Luis Luque, cuenta con un reparto de lujo: Adriana Ozores, Joaquín Climent, Fernando Tejero, Helena Lanza, Javier Pereira y Carmen Ruiz que son el reclamo para el gran público que acudirá atraído por sus nombres y se encontrará con esta obra sinsentido, adaptada a nuestros días por Natalia Menéndez que sigue descolocando con sus situaciones absurdas y diálogos inconexos, que me alegro de haber visto, aunque reconozco que no es mi tipo de teatro, ya que puestos a hablar del teatro del absurdo me quedo mucho antes con el de Jardiel Poncela, del que hablábamos hace unos días a raíz de la reposición de “Cuatro corazones con freno y marcha atrás“.

TEXTO: Eugene Ionesco
DIRECCIÓN: Luis Luque

Terminamos con unos videos en los que los actores hablan de la dificultad de su trabajo en esta obra

 

 

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Elphaba dice:

    Ya te salió la vena diplomática. La última vez te eché la bronca porque al final tu comentario demasiado benevolente me incitó a ver una producción nefasta, jajaja. En este caso te avisé yo a ti, que conste. Pero bueno, que si yo quiero ver algo, normalmente me gusta comprobar lo bueno o malo que es por mí misma también.
    Pero bueno, hablaré por mí honestamente. Esta obra va más allá de un “no es lo mío”. Me parece una estafa en toda regla. Al parecer Ionesco detestaba el teatro y escribió este despropósito para ridiculizarlo y reírse de los amantes del teatro, y a bien que lo ha conseguido. Por supuesto como en todo en esta vida, habrá a quien le guste de verdad, pero creo que es el clásico traje del emperador al que todos llaman arte porque está clasificado como arte, y nadie se atreve a decir la verdad, o directamente se lo creen y ríen con todo aunque no toque, porque han presionado el chip de “ostras, obra cumbre de blablablá, repartazo, no lo entiendo pero habrá que dejarse llevar por la corriente”. Florence Foster Jenkins también llenó salas, no lo olvidemos.
    Diría que la obra es un horror pero los actores están bien, sin embargo no veo nada en lo que los actores puedan demostrar que están bien en semejante despropósito. Y con esto no les quito su mérito y talento, que me consta en el caso de algunos de ellos que lo tienen a raudales, sin embargo de donde no hay, no se puede sacar.
    Tan solo me encantaría ver por un agujerito cómo reaccionaría la gente si la obra no viniera con la etiqueta de clásico o con semejante reparto de prestigio. Me sentí como aquella vez que vi a gente observando un lienzo en blanco en el MoMa.
    Y sí, hay cientos y cientos de obras de teatro, de cine, de arte, de música… que ciertamente no son lo mío, pero no dejo de ver su valor o su mérito. No es este mi caso.

    • allwebber dice:

      No me gustó. Ni a mi ni a las dos personas que vinieron conmigo. A la salida comenté que no entendía cómo actores de la talla de los de esta versión se metían en semejante obra, que no es fácil, ni comercial pero precisamente ellos han conseguido que el público acuda a verla. Entiendo que asumieron un riesgo porque podrían haber fracasado, supongo por creer en la obra y querer hacerla, porque podrían haber hecho cualquier otra mucho más comercial, pero el amigo que venía conmigo me dijo que podrían haberla hecho por tener en su currículum haber hecho “la cantante calva”, yo quiero creer que por algún motivo que se me escapa la han hecho a conciencia, porque pueden permitirse elegir y eligieron esta.
      Me pasó lo mismo con “El público” de Lorca en el Teatro de la Abadia con un reparto estupendo y un éxito de critica y público brutal de la que yo me hubiera ido antes de la media hora de función.
      El hecho de que no me guste Kafka o las películas de Tim Burton por poner dos ejemplos, no me avalan para decir que sean malas, porque hay otra gente que aprecia en ellas cosas que yo no valoro, es más a feces me atacan los nervios, del mismo modo que musicales como “El guardaespaldas” o “Dirty dancing” gustan a mucha gente y yo digo que no son mi estilo de musical y trato de argumentar por qué.
      Normalmente trato de ser imparcial en mi resumen de los antecedentes o raíces de la obra y luego doy mi impresión sin tratar de cargar o destruirla por el respeto que me merece el trabajo de la gente que hay detrás y sólo cuando algo me parece horrible, sin nada positivo o defendible, paso de escribir sobre ella.
      En este caso y viendo la entrevista del video adjunto tengo claro que este equipo no hizo esta obra porque tenía que comer, sino por que creían en ella, aunque a mi no me gustase, pero me alegré de verla para saber cómo era.

      • Elphaba dice:

        No me cabe duda de que ellos lo hicieron convencidos.
        Y en cuando a la capacidad para decir que algo es malo, si nos ponemos así no podemos decir que nada es malo, sino que siempre es un “no es lo mío”. A lo mejor es tu caso, pero desde luego no el mío en este concreto. Como he dicho, hay montones de cosas que no van conmigo nada de nada y que soy capaz de respetar y valorar sin ningún problema, ni me dan miedo las propuestas arriesgadas. Pero hay otras que me parecen una mierda sin remisión, aunque sepa lo que intentan decirme o transmitirme o me lo vendan de la forma que me lo vendan, o se hayan esforzado mucho, y siento decir que esta es una de ellas. Obviamente tú debes mantener más mesura que yo como dueño y moderador de la página, y no te critico por ello, aparte de que tus opiniones en un medio de difusión son tu decisión, pero yo escribo como público y los artistas tienen que estar a las duras y a las maduras. Lo siento por su esfuerzo, pero yo también lo siento por mi tiempo y dinero.

  2. Elphaba dice:

    Lo de que Ionesco no me lo he inventado, lo relataba el mismo programa de la obra, aunque parece que como le fue bien siguió haciéndolo.
    Y lo de Florence Foster me refiero a la cantante de verdad, no a la peli, jajaja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *