THE BOY FROM OZ

Musical basado en la vida del compositor australiano Peter Allen, que escribió canciones de éxito para otros y fue descubierto por Judy Garland estando de gira en Hong Kong y lo llevó con ella a Estados Unidos, de ahí la asociación de Peter Allen como “el chico de Oz”.

El argumento intercalaba las canciones famosas que había escrito Allen, adecuándolas al momento de su vida en que encajaba con lo que contaba la canción, así aparecían “Quiet please, there’s a lady on the stage”, “Don’t cry out load”, “I honestly love you”, “You and me, we wanted it all”, “Everything old is new again”, “I go to Rio”o “Best that you can do”, entre otras y que se habían hecho famosas en las voces de intérpretes como Frank Sinatra, Olivia Newton John, Melissa Manchester o Christopher Cross.

Ciertamente la vida de Peter Allen tuvo elementos más que suficientes para escribir un buen guión, que el público  seguiría con interés al descubrir momentos íntimos de gente tremendamente popular, que a pesar de tenerlo “todo” sobre el papel, tuvieron dificultades para encontrar la felicidad.

Peter Richard Woolnough nació el 10 de Febrero de 1944 en Tenterfield, Australia que dio salida a su vena artística bailando y cantando en público a la menor ocasión. Estuvo muy unido a su madre, que tenía que soportar a un marido que regresó de la segunda guerra mundial, dominado por su adicción al alcohol y convertido en un ser violento, que llegó a suicidarse de un balazo delante de su hijo, cuando éste era todavía un niño.

La madre de Peter trataba de dirigirlo hacia la música, para la que demostraba tener facultades, confiando en que pudiera servir como vía de escape para salir del barrio pobre en el que vivían. A principio de los años sesenta, Peter se juntó con Chris Bell para actuar en cabarets y espectáculos de televisión, formando el dúo “The Allen Brothers”, donde ninguno de los dos se llamaba Allen, ni eran hermanos, pero desde entonces Peter adoptó el nombre artístico de Peter Allen.

El cambio importante en la vida de Peter Allen se produjo cuando fue descubierto por el marido de Judy Garland,  al oírlo cantando al piano en un club de Hong Kong, invitándole a acompañarlos en la gira con Judy, con paradas previstas en Londres y Estados Unidos. Como protegido de Judy, conoció a su hija Liza Minnelli, de la que se hizo muy amigo y con la que se casó en 1967.

Allen debutó en Broadway en 1971 con una ópera rock llamada Soon, que no tuvo más que tres representaciones. Su faceta de compositor, sin embargo, le dio pronto alegrías al ganar en 1974 el premio Grammy por Don’t cry out load, como grabación del año, por no hablar del Oscar en 1981 por el tema de la película “Arthur, el soltero de oro”, titulada Best that you can do. Grabó varios discos y actuó en el Carnegie Hall y el Radio City Music Hall, aunque nunca llegó a ser uno de los grandes.

Más estrella en Australia que en Estados Unidos, actuaba con bastante frecuencia en su país al que era llamado para grandes acontecimientos y una de sus canciones “I call Australia home” utilizada en anuncios televisivos se hizo tremendamente popular, de forma que hoy en día es como un himno para los nativos que se encuentran lejos de su hogar.

bfo2

Se divorció de Liza Minneli en 1974 reconociendo su relación con Gregory Connell, un modelo que le acompañaba en sus actuaciones haciendo coros y encargándose de las luces, con el que estuvo unido sentimentalmente desde 1970 hasta que el sida acabó con la vida de Gregory en 1984.

En 1988 Allen volvió a Broadway, escribiendo las canciones para el musical Legs diamond, cuyo libreto escribió Harvey Fierstein. Allen interpretó el personaje principal, pero aunque el musical fue nominado a varios premios Tony no ganó ninguno y sólo tuvo 72 funciones previas y 64 desde el estreno.

hughjackman_wideweb__470x292,0

A raíz del fracaso del musical se centró de nuevo en componer canciones y dar conciertos, llegando a salir de gira con Bernadette Peters en 1989. Su última actuación la dio en Sidney en Enero de 1992, poco antes de que un cáncer de garganta, combinado con el sida acabaran con su vida el 18 de Junio de 1992.

Tremendamente popular en Australia, en 1998 se estrenó el musical “The boy from Oz” basado en su vida, que tuvo el suficiente éxito como para plantearse exportarlo a Broadway, reescribiendo el libreto y dando más protagonismo a la etapa americana de Allen y a los personajes de Judy Garland (Isabel Keating) y Liza Minnelli (Stephanie J. Block), asegurándose el éxito de la temporada dando el protagonista a otro australiano de lujo, Hugh Jackman, que hizo suyo el papel metiéndose al público literalmente en el bolsillo en cada función y ganando el Tony al mejor actor, en la ceremonia de entrega de premios en la que actuaba de presentador, descubriendo al mundo entero sus habilidades como cantante, bailarín, presentador y actor. En Septiembre de 2004, al vencer el contrato firmado para un año con Jackman, los productores sabiendo que nadie mantendría el tirón del australiano, decidieron cerrar la obra.

The-boy-from-Oz-the-boy-from-oz-10052296-600-432

El musical volvió a la tierra que lo vió nacer con el título de The boy from Oz: Arena Spectacular del 3 de Agosto al 10 de Septiembre de 2006, en un estadio con cabida para 10.000 espectadores, para el que había sido adaptado  utilizando una orquesta de 25 músicos, 40 intérpretes entre cantantes y bailarines, además claro está de tener a su carismático paisano Hugh Jackman, de vuelta en casa y en el papel protagonista del musical.

MÚSICA Y LETRAS: Peter Allen*

*Algunas de las canciones fueron co-escritas con Burt Bacharach, Carole Bayer Sager, Adrienne Andersson, Christopher Cross, David Pitchford, David Foster, Tom Keane, Michael Callen, Marsha Malamet y Jeff Barry.

Existe el CD original del reparto australiano y el de Broadway con Jackman

Para terminr algunos videos del musical

la maravillosa Don’t cry out load que le canta su madre cuando es niño tras el suicidio de su padre

La excelente balada Once before I go, casi al final del musical con Jackman totalmente entregado

El núero final que lejos de ser un número triste tras la muerte de nuestro protagonista nos lo presenta como una fiesta total

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola