HAIR en tour

Cuando en el 2009 vi "HAIR" en Broadway, al salir había una palabra en mi mente "energía" y es que la fuerza que brotaba del escenario hacia el patio de butacas era tal y con una intensidad que te arrastraban unos hippies desvergonzados, sin ningún tipo de prejuicio o cohibición, que al arrancar el espectáculo casi daban miedo por lo seguros y atrevidos que se enfrentaban al público, se subían en los reposa brazos de las butacas medio desnudos y caminaban entre las filas de público, dirigiéndose con tal naturalidad y descaro a los espectadores, que casi te sentías un prisionero que había caído por error en su zona restringida.

El año pasado fue a Londres el mismo reparto de Broadway y no me planteé repetirla porque guardaba un estupendo sabor de la versión que había visto, pero cuando vi que la estrenaban en Barcelona, dirigida por Daniel Anglés, con Julia Möller en el reparto -que lamentablemente no estuvo en la gira-, tras escuchar el CD que me compraron unos amigos que fueron a verla  y a la vista de algún video, pensé que estaría bien verla para conocer la adaptación española y cuando vi que salía de gira y venía a Valencia me dije que si no pasaba nada iría a verla.

Ayer sábado, era la penúltima función en Valencia, donde han estado un mes, algo que no era normal pero que cada vez más, los musicales en Valencia van estando más tiempo en cartel, confiando en la respuesta de un  público que demuestra que hay interés por el tema y responde a la llamada.

Me llamó la atención que antes de empezar, las dos o tres primeras filas del teatro estaban llenas de jóvenes con las camisetas del espectáculo y agrupándose para hacerse fotos con el telón en el que se leía "HAIR" y que se sentían poco menos que como en su casa. Desde el principio estuvieron dando palmas al ritmo de la música y se notaba que eran unos fans de la obra, porque sabían cuando había que dar palmas y cuando había que parar, incluso cuando una canción fuerte parecía haber terminado, pero quedaba un par de estrofas más suaves no aplaudían y esperaban al final que sabían dónde estaba, señal de que no era ni la primera ni la segunda vez que lo veían o que se sabían de memoria el CD.

Si fuera capaz de olvidar el recuerdo de lo que vi en Broadway diría que estuvo bien, aunque mejoraría bastante si se recortase algún número que pesa como una losa en la acción, como el momento del viaje astral y lo de los fans jaleando en primera fila, que parecían conocer como de la familia a todo el reparto, me parecía más de función de fin de curso que de algo profesional.

Otro de los fallos es el tema del sonido que hacía ininteligible muchos fragmentos, en ocasiones temas completos, que a pesar de conocer el original en inglés costaba adivinar lo que estaban diciendo. Creo que es la gran asignatura pendiente de este país ya que es inconcebible que al adaptar las letras, a veces van acentuadas en la sílaba que no corresponde y aún hacen menos entendibles las palabras.

Los hippies de esta adaptación no son descarados ni seguros de sí, casi cuando se dirigen al público lo hacen casi con miedo, pidiendo permiso para que colaboren con ellos, como al principio del segundo acto en un ejercicio como de terapia de grupo "nueva era" perfectamente suprimible.

A pesar de todo, para quien no conozca la obra se va a encontrar con un puñado de buenas canciones, gente que canta bastante bien, unos más que otros y unas ganas enormes de agradar. Tiene algunas ideas plásticas muy bien resueltas como la de la quema de cartillas de reclutamiento, el emotivo momento final, la idea del viaje astral (aunque tan larga que se hace pesada), lo de los cojines haciendo participar al público, lo de la música en directo que siempre es de agradecer y una posibilidad de ver un musical que algunas personas de otra forma no podrían ver nunca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies