THE UBEDA CONNECTION 2011 – 3

Sábado 23-Julio-2011

Mark Isham abría los actos del sábado con un repaso a su formación musical que como hijo de una violinista, comenzó a estudiar violín hasta que en un concierto descubrió la trompeta y supo que aquello era lo que quería hacer, aunque su madre le dijo que estaba de acuerdo, siempre que no abandonase el estudio del violín, así que alternó ambos instrumentos, hasta que un día su madre le vio haciendo un solo de trompeta en un concierto y le dijo que era bueno, que podía seguir practicando con la trompeta.

También nos presentó algunos clips de películas a las que había puesto música, de los que el que más me gustó fue el que puso de Point break, en el que la fusión de música e imágenes, era realmente espectacular. Tuvo su apartado para gente como Alan Rudolph en su carrera y compartió con nosotros la anécdota de su trabajo con  Frank Darabont que le dijo que no quería música para su película La niebla basada en la novela de Stephen King,  para que impresionara más, pero finalmente recurrieron a él para que pusiera música a gusanos, animales y bichos que debían aterrorizar desde la pantalla.

Asímismo nos dijo que había creado su propio sello para sacar a la luz trabajos suyos antiguos remasterizados y nuevos de otros artistas. Cuando se le preguntó por la posible edición de Fly away home, comentó que aunque siempre la tuvo en mente, al estar grabada por una gran orquesta, para sacarla hay que pagar derechos a todos los músicos y la hacían prácticamente prohibitiva, pero últimamente han cambiado las leyes en Estados Unidos y tal vez sea más fácil publicarla ahora en CD.

Tras Isham llegó Philippe Sarde que fue presentado por Stéphane Lerouge, director de la discográfica Universal Francia, que se ha encargado de ir sacando todos sus trabajos en CD en ediciones remasterizadas. Sarde apareció en el escenario y fue recibido con una amplia ovación de todo el público puesto en pie. Camina con dificultad y para los 66 años que tiene lo veo muy mayor, todos lo tratan con sumo cuidado. Stéphane nos dice que aprovechemos la ocasión que Sarde no sale prácticamente de casa y quizá no lo veamos otra vez en los próximos 20 años.

Sarde ha preparado más de 60 clips de las más de 300 películas a las que ha puesto música y sólo dio  tiempo a ver tres o cuatro de ellos. Habla muy lentamente, con pausas en medio de frases muy largas, prácticamente olvida que tiene que dar paso a Iván para que traduzca del francés al español. Sarde comenta que siempre se sintió fascinado por el cine y la música, de hecho cuando hizo su primer corto al que puso música, fue al cine donde se estrenó para escuchar los comentarios del público a la salida. Si la gente decía que le había gustado la película se dedicaría al cine y si resaltaba la música, se dedicaría a la música y así fue como continuó con la composición para el cine, pero sin olvidar su ojo cinematográfico.

El clip de “Les choses de la vie” (1970) es un ejemplo perfecto. No sabrías si es la imagen quien acompaña a la música o es la música la que ilustra las imágenes, realmente increíble pensar que ésta fuese su primera película. Habló de su relación con algunos de sus directores habituales como Claude Sautet o Roman Polanski de quien dijo que trabajaron juntos por primera vez en El quimérico inquilino (Le locataire) y que era un excelente actor que interpretaba al complicado protagonista, a la vez que ejercía de director, pero no era un entendido en música y confiaba ese trabajo al músico, con lo que Sarde pasó muchas horas en el rodaje y en conversaciones con Polanski para entender qué había detrás de ese complicado personaje de ficción.

También habló de su trabajo con Costa Gavras para la película La caja de música (Music box) y con Jean Jacques Annaud en sus películas “mudas” cuyos diálogos los tenía que escribir él con su música, refiriéndose a El oso (L’ours) y En busca del fuego (La guerre du feu). Tuvo sus referencias al cine americano en Historia macabra (Ghost stories) y sus diferencias con los productores que querían imponerle un estilo, que él no hubiera aceptado y que en ocasiones tras dejarle escribir como quería, al final de la grabación se encontraba con la gente llorando emocionada en el estudio, con lo que le dejaron trabajar sin condiciones ya que veían que al final su música era la que iba a salvar la película.

El encuentro con Sarde rebasó el tiempo previsto y el mismo Stéphane nos preguntó si a la vista de todo el material preparado para la ocasión y que se había quedado sin poder enseñarnos, nos gustaría que el señor Sarde volviese el año próximo a Úbeda a continuar con la ponencia, a la que evidentemente respondimos que sí ante un Sarde descolocado que se sintió como acorralado por las circunstancias.

A continuación fue la presentación de novedades de la casa La-la Land por Dan Golwasser, hablándonos del triple CD de Star Trek: The next generation que se estaba presentando en el mismo momento en la feria de Comic-Con de San Diego. Joan Arbona preguntó si estaría disponible en el resto de tiendas del mercado a lo que le contestaron que por supuesto, pero insistió en si habría segunda edición ern caso de que comprasen toda la tirada en Comic-Con, pero lo tranquilizaron  diciendo que la edición era de 3000 ejemplares y habría para todos. También se anunció el esperado doble CD de John Williams para la película de Spielberg 1941. Otros lanzamientos previstos son Batman forever expandido de Elliot Goldenthal  y Space and Beyond de Shirley Walker. Para terminar Dan nos regaló el pase de un video grabado por él mismo a John Williams, dirigiendo en el estudio una versión de Over the rainbow,  que se publicará en un CD benéfico que reunirá a varios intérpretes como Sting y otros más que no recuerdo.

El concierto estrella del Festival es el del sábado por la noche, con la Orquesta Filarmónica de Málaga dirigida por Arturo Diez Boscovich y el coro Ziryab, que comenzaron con una suite de cuatro temas de la película Coraline de Bruno Coulais, Presidente de Honor del Festival este año, ahora con coros y con efectos acústicos ya grabados. A continuación vino para mi gusto la sorpresa de la noche, tres temas de Castlevania: Lord of Shadow de Oscar Araujo, que sonó estupendamente, aprovechando la ocasión para ser premiado por la organización, que Oscar agradeció visiblemente emocionado. Coulais y Araujo fueron los únicos europeos de la noche, a los que siguieron Christopher Lennertz con dos temas de “America”, un tema de Hop que dedicó a su hija que se había quedado dormida y los temas principales de Saint Sinner y Vampires Suck.

Blake Neely tomó la batuta para dirigir el tema Believe de “The Mentalist”, pero tuvo que parar ya que la parte grabada no iba sincronizada con la orquesta en directo. A la segunda intentona la pieza salió. Al presentar el siguiente tema se le oyó a Neely decir “Everwood … o algo parecido”. Algo incómodo asistí a la ejecución de la pieza que fue bastante aplaudida y terminó con el tema principal de “The Pacific” que puso en pie al auditorio.

Mark Isham cerraba la primera parte del concierto con los temas de El rio de la vida, Leones por corderos y The miracle, dirigidos por Arturo Diez Boscovich, con todo el público puesto en pie, mientras Isham felicitaba al director por la ejecución de las piezas e hicieron ponerse en pie a toda la orquesta y coro para recibir los aplausos.

La segunda parte comenzó con el tributo a Michael Kamen con una suite de Robin Hood dirigida por Christopher Lennertz que cedió la batuta a Blake Neely, colaborador de Kamen como él, para que dirigiese Training montage de Los inmortales (Highlander) y el tema principal de Hermanos de sangre (Band of brothers). Hubo gente que comentó que fue la parte que más le gustó del concierto, no fue mi caso, que ya he comentado que fue la de Oscar Araujo.

El final del concierto se le dejó a Bear McCreary, compositor americano conocido por sus trabajos en televisión de los que dirigió una suite de Human target y dos temas de The cape, para terminar con el tema principal de Dark Void, la música de un videojuego compuesta por él. Todos en pie aplaudiendo esperando algún bis, hasta que Christopher Lennertz subió al podio para decir que tenían algunas sorpresas para nosotros y dirigiéndose hacia la orquesta les grito: “Con muchos cajones” y acometieron el tema de Conan el destructor de nuestro Basil Poledouris, que me emocionó por el recuerdo en sí, aunque me hubiese gustado que la batuta la hubiese llevado Arturo. Aún quedaban otras sorpresas y subió Bear McCreary para obsequiarnos con dos piezas de su famosa música para la serie “Battlestar Galactica”, para delicia y complacencia de sus fans.

Un extracto del concierto sinfónico en video

Aún siguieron la fiesta en un pub, yo despedí la jornada como ya es costumbre con una buena leche merengada en Los Valencianos.

Las fotos son de Julio Rodriguez

Mañana, el último capítulo…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola