METROPOLIS

METROPOLIS es una película futurista, considerada hoy día una obra maestra del expresionismo alemán, que denunciaba la crisis producida entre la clase trabajadora con la llegada de las máquinas. Dura crítica del capitalismo que denunciaba una hipotética sociedad futura en que los magnates de las empresas para los que el hombre no es más que una máquina de producción.

La película fue escrita por Fritz Lang y su esposa Thea Von Harbou. Dirigida por el propio Lang METROPOLIS, se estrenó en Berlín el 10 de Enero de 1927 con una duración de 210 minutos y para su estreno en New York dos meses después, ya sufrió varios cortes en su metraje.

La película ha conocido diferentes montajes, incluso en 1984 se estrenó en cines con una banda sonora diferente, compuesta por Giorgio Moroder con canciones interpretadas por Freddie Mercury, Pat Benatar o Bonnie Tyler entre otros, lo cual fue criticado por los cineastas, aparte de por haberla coloreado y suprimiendo la música original que compusiera Gottfried Huppertz.

La última versión que se ha podido montar es la que se ha publicado el año 210, de la que se han conseguido restaurar 148 minutos gracias a una copia encontrada en Argentina, que adem´s conservaba el montaje original estrenado en su día por Fritz Lang.

Aquí podemos ver un clip de la película con una de las canciones de Moroder que cantaba Freddie Mercury

Fritz Lang con el ascenso del nazismo al poder, abandonó Alemania exiliándose a Estados Unidos donde nos dejó varias joyas del cine negro americano como “Deseos humanos” (Human desire, 1954) , “Perversidad” (Scarlet Street, 1945), “Los sobornados” (The big heat, 1953), “La mujer del cuadro” (The woman in the picture, 1945), etc. etc. Investigado por la caza de brujas del senador McCarthy abandonó América para regresar a su Alemania natal donde en 1959 rodó una historia de aventuras dividida en dos partes “El tigre de Esnapur” y “La tumba india“, a la que siguió la que sería su última película “Los mil ojos del Dr. Mabuse” que rodó en 1960. Murió en 1976 sin poder ver recuperada su obra maestra “Metropolis“,  ni afortunadamente, ser testigo de todas las manipulaciones de que fue objeto.

 

Rodada en tiempos del cine mudo mostraba una civilización, supuestamente del año 2026, con dos mundos bien diferenciados: el mundo superior con rascacielos impresionantes entre los que discurren suntuosas avenidas y trenes elevados, donde vive la clase dominante, los empresarios e intelectuales, con jardines, instalaciones deportivas y todo tipo de comodidades y avances, contrastando con la vida en la ciudad subterránea donde moran los trabajadores, especie de robots humanos que trabajan para los poderosos que viven arriba. Los moradores del mundo subterráneo tienen prohibido subir a la superficie.

Un día aparece en el mundo superior una joven con unos niños a los que muestra los árboles, los pájaros, el aire… pero que es obligada inmediatamente a volver al submundo, pero Freder, hijo del poderoso creador de Metropolis, Johan Frederson ha quedado deslumbrado por la aparición de María y corre a buscarla hacia el mundo inferior. Allí va a conocer las condiciones de trabajo de la gente y ante un trabajador desfallecido en su puesto de trabajo se intercambia ropas y ocupa su puesto, para que descanse. Freder va a conocer los problemas y quejas de los habitantes del submundo que se reunen en una especie de catacumbas donde una joven angelical que responde al nombre de Maria, les apacigua pidiéndoles que tengan paciencia porque llegará un mediador que les conseguirá una vida mejor, sin necesitar usar la violencia para conseguirlo. Maria descubre a Freder y se siente inmediatamente atraida por él.

La película está llena de simbolismos de todo tipo, especialmente religiosos, con los que Lang no estaba muy de acuerdo, pero nos muestra una catedral, gente que se reune en secreto en unas catacumbas ante varias cruces, Babel un rascacielos donde se reunen los magnates y propietarios de Metropolis, la gente trabajadora que espera la llegada de un mediador que les libere y la frase que abre la película: “Entre la cabeza (el pensamiento, las ideas) y las manos (la acción) debe haber un mediador que debe ser el corazón”. Aquí tenemos la clase dominante y la clase trabajadora entre las que tiene que mediar el amor y el bien, simbolizados por las figuras de Freder y María.

Tenemos un científico-investigador que trabaja para Johan al que odia, por haberle robado la mujer que quería y cuando descubre el amor que nace entre Maria y Freder, así como el poder de ésta para dirigir al pueblo planea raptarla para construir un robot con sus rasgos que arrastre a la gente a la rebelión y destruya Metrópolis, la obra de Frederson. A la Maria robot la va a despojar de su aura de ángel virginal y le va a dar todo su erotismo y sex appeal para que pueda seducir con más facilidad a las masas.

Esta historia quizá muy sencilla aparentemente, encierra toda una serie de mensajes a nivel social, como una elaborado plan de filmación y montaje que estudiosos del cine han analizado concienzudamente. La versión de la película en DVD publicada en España con 117 minutos que mantiene la banda sonora original de la película, lleva un comentario del historiador de cine Enno Patelas, que se puede seguir subtitulado en español.

El musical es bastante fiel a la estética visual y argumento de la película, si bien cambia los nombres de los personajes y Johan Frederson ahora se llama John Freeman que fue interpretado por Brian Blessed, mientras que su hijo en vez de Freder se llama Steve y lo interpretó Grahan Bickley, mientras que una joven Judy Khun debutaba en Londres para hacerse cargo del doble papel de Maria la angelical y la Maria el robot. En el caso de Maria se mantuvo el nombre para la buena y virginal, mientras que a la creación robótica se la llamó Futura.

El montaje no limitó recursos y la puesta en escena de Ralph Koltai daba agilidad a la historia, con sus cambios de escenario rápidos y silenciosos para meternos en la nave de trabajo llena de tubos y trabajadores con ascensores que subían y bajaban por el escenario llevando o trayendo nuevos trabajadores, sin emitir casi ruido o la burbuja en la que estaba el todopoderoso dueño de Metropolis con toda su maquinaria de control, facilitaban poderosamente la conexión del espectador con la obra.

La iluminación y coreografías así como el diseño de sonido contribuían a crear los ambientes perfectamente. La dirección corrió a cargo del prestigioso director francés Jerome Savary, mientras que el hoy famoso director de orquesta David Firman escribió el material adicional musical y se encargó de la dirección de la orquesta en la grabación del audio.

Estrenada en el Picadilly Theatre de Londres en Marzo de 1989, a pesar de la buena reacción por parte del público, no pudo competir con una cartelera en la que convivían “Phantom of the Opera”, “Les Miserables”, “Cats” y el inmediato estreno de “Miss Saigon” no la dejaron acabar de despegar y tuvo que cerrar tras seis meses de representaciones, con unas pérdidas de 2,5 millones de libras, repitiéndose el mismo efecto que con la película de Lang, que en su estreno no fue tan bien recibida, como luego el tiempo se ha encargado de colocar.

MÚSICA: Joe Brooks

LETRAS: Dusty Hughes & Joe Brooks

 

Se publicó el CD doble con el audio completo del musical que prácticamente carecía de diálogos, así que en este caso tenemos más de dos horas del musical en audio. También es aconsejable hacerse con una copia de la película muda que dio origen al musical y que se puede encontrar en DVD y Blu Ray con la última y más larga versión totalmente restaurada. Eso sí, para amantes cinéfilos ya que como dije antes es una película muda, aunque con una soberbia banda sonora y unas imágenes excelentes.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola