ESTAMOS EN EL AIRE

Tras el éxito en España de algunos musicales como “Los Miserables”, “Sweeney Todd”, “El Hombre de La Mancha” y “Grease”, se intentaron varias fórmulas para encontrar el musical español y posiblemente fuese este “ESTAMOS EN EL AIRE”, estrenado en el Teatro Alcázar de Madrid, en Septiembre de 1999 el que obtuvo una mejor respuesta del público.

Planteado como un homenaje al mundo de la radio, dando un repaso a la España de los años 1940 a 1980, con momentos importantes de nuestra historia reciente, desde los comienzos de la dictadura, hasta la noche del 23 de Febrero, con el fallido intento de golpe de estado y lo que ello supuso como un revitalizador del medio radiofónico, que había perdido gran parte de sus oyentes con la llegada de la televisión.

1422666_10202791153646879_1373886469_nEl texto de Juan José Arteche y Ángel Montesinos no profundizaba demasiado en la historia, buscando incluir anécdotas graciosas, sobre programas muy populares en la época como los concursos radiofónicos buscando estrellas de la canción, los consultorios sentimentales como el mítico de Elena Francis, o dar un repaso a los muchos anuncios comerciales de la época, que despertaban alguna sonrisa amén de la nostalgia de quienes vivieron aquellos días y cuidando de no herir la sensibilidad de ningún espectador, independientemente de su ideología.

El tema de la manipulación del medio, contemplado con la perspectiva que da el paso del tiempo, con el reciente caso de censura en Canal Nou, o cuando el censor de la época se autodefinía como “orientador del sentir nacional”, nos hace ver que la manipulación sigue todavía cuando se llama “preferentes”  a unos bonos basura.

1499761_10202791153246869_1342446228_n

La radio tuvo un lugar muy importante en todos los hogares españoles y a través de ella pudieron seguirse desde casa corridas de toros, partidos de fútbol, sesiones de teatro en el aire, que vieron los cambios con la llegada del transistor, donde la familia ya no se reunía frente al aparato de radio, sino que cada uno, con su transistor se aislaba para escuchar su programa favorito.

Y ¡cómo no! la música. Las secciones de discos dedicados que hacían popular una melodía. Este es posiblemente el terreno en el que más descansaba este jukebox de la época, en el que se incluían tramos con recopilatorios de canciones, que iban de los diez a los quince minutos o más, haciendo de este pretendido musical, algo más cercano a la revista, que había sido un género más popular en la época que abarcaba el espectáculo.

Entre las canciones que incluía el espectáculo estaba “Cocidito madrileño”, “Allá en el Rancho Grande”, “El tiroliro”, “Bésame mucho”, “Mirando al mar”, “Yo te diré”, “El mundo”, “Begin the beguine, “In the mood”, “La vie en rose”, “La mer”, los temas de las películas “Casablanca” o “Gilda”, así como se daba un repaso a los éxitos de los años 60 desde el “Baúl de los recuerdos” o “El sorbito de champagne”, al “My way”, “Yesterday” o “Strangers in the night”, sin olvidarse de musicales famosos de la época como “My Fair Lady” o “Hello Dolly”.

En el reparto, hoy encontramos nombres mucho más populares que en su momento, como Enrique del Portal, Gemma Castaño, Lourdes Zamalloa, Manuel Rodríguez, Eva Diago y las coreografías eran de Alberto Portillo y en el diseño de iluminación ya aparecía el hoy multipremiado Juanjo Llorens.

MÚSICA Y LETRAS: Varios

Se publicó un disco doble, que luego apareció en CD con las canciones y anuncios del espectáculo.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola