SONDHEIM x SONDHEIM

Dentro de la programación de Temporada Alta que cada año se produce en la ciudad de Gerona, este año se anunció un concierto para los días 9 y 10 de Diciembre de 2022, titulado  “Sondheim x Sondheim”, con el subtítulo “Que passin els pallassos”, haciendo referencia a la canción “Send in the clowns” del musical “A little night music”, indiscutiblemente la pieza más popular de toda la carrera del compositor.

El concierto estuvo dirigido por Mario Gas. La dirección musical corrió a cargo de Pep Pladellorens, que en cierto modo recogió la batuta que dejó Manuel Gas al morir. Se anunció la participación de intérpretes, que estuvieron en las producciones originales dirigidas por Gas. Vicki Peña, Jordi Boixaderas, Muntsa Rius, Pop Molina, Xavier Ribera-Valls, Pedro Pomares, Ángel Llácer, Miranda Gas, Teresa Vallicrosa, Mónica López, Carmen Conesa y otros que se confirmarían más adelante, esperando reunir más de 20 cantantes en escena. Finalmente de los 11 anunciados, fallaron 5.Esto no fue lo peor de la velada. Me sorprendió que arrancase el espectáculo con la proyección de varias escenas del “Follies”, con una grabación de la producción de 2012, mientras sonaba un audio de aquel año. Teniendo una orquesta en escena, poner una grabación de una pieza instrumental, me pareció muy triste y me temí lo peor.

A continuación mientras sonaba el “Night waltz” de “A little night music” fueron apareciendo en escena los intérpretes bailando solos, girando sobre si mismos, pero el escaso espacio libre del escenario les impedía moverse con libertad y en algún caso llegaron a tropezar entre ellos. A continuación Mario Gas presentó “Golfus de Roma” recordando que se estrenó en Mérida y nos puso otra grabación de la obra, esta ¡de 1993!, mientras los cantantes y la orquesta se giraron hacia atrás para poder ver la proyección.

Por no alargarme más, aquello denotaba una falta de ensayos y un mucho de improvisación que me hicieron sentir mal. En vez de “Sondheim por Sondheim” parecía más “Sondheim por Gas” ya que el espectáculo se armó en torno a los cuatro musicales de Sondheim, dirigidos por Mario Gas:  “Golfus de Roma”, “Sweeney Todd”, “A little night music” y “Follies”.El espectáculo se anunció que sería en catalán, castellano e inglés. Sólo hubo dos temas de musicales que no había dirigido Mario Gas: “West Side Story” y “Sunday in the park with George”. Mario Gas leyó la letra de “Somewhere”, no recuerdo si fue en catalán y “Sunday” fue cantada en inglés por toda la compañía y  sonó realmente de pena. El resto si no me equivoco fueron cantadas en castellano.

Algunos de los mejores momentos los tuvo Vicky Peña con “¿Podría dejarte?” de “Follies”, “Junto al mar” de “Sweeney Todd” y “Que entre el bufón” de “A little night music”. De “Follies” Muntsa Rius cantó “Voy a perder la razón” y José Ruiz “Qué bellas son”. Xavier Ribera Vall cantó la “Joanna” del Juez Turpin y con Pedro Pomares el dúo “Las damas tienen sensibilidad” de “Sweeney Todd. Luego se unieron Pep Molina y Maria Josep Peris para cantar el “Cuarteto”. Teresa Vallicrosa cantó “Dime espejo” de “Follies” con las demás intérpretes y de nuevo la coreografía volvió a verse poco ensayada.Hubo homenajes a algunos colaboradores ya desaparecidos como Asunción Balaguer de la que se puso un fragmento de ella cantando “Soy corista” de “Follies”, perdiendo la ocasión de que alguna de las 13 intérpretes que estaba allí sentadas, cantase entero el “Broadway Baby”. Hubo un recuerdo para Monserrat Carulla poniendo completa la grabación del “Liesons” de “A little night music”. La segunda parte del concierto tuvo como media hora dedicada a “Sweeney Todd”. Otra ocasión desaprovechada al querer homenajear a Constantino Romero, poniendo un fragmento de su dúo con Vicky Peña cantando “Prior”. Hubiera sido más lógico poner “Amiga fiel” (My friends) que es un número de Sweeney solo.

Para terminar proyectaron unas imágenes de Stephen Sondheim y de su paso por Barcelona con la compañía que estrenó Sweeney Tood. Hasta hubo alguna fotografía de la época, de Mario Gas solo saludando al público, que parecía más que asistiamos a un homenaje a Mario Gas, que se pasó todo el concierto sentado frente a un atril, en un extremo del escenario, introduciendo cada uno de los temas.

En fin, una lástima que con semejante material de músicos e intérpretes nos ofrecieran un trabajo, que como dijo alguien al salir “la nostalgia por sí sola, no es suficiente”. Pero no nos marchamos con las manos vacías ya que aunque no nos dieron programa, al menos, al salir, nos regalaron a cada uno un par de botellas de agua…… ¡con gas!. Parece un chiste, pero es cierto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad