THE KING STORY

No me atraen especialmente los musicales que cuentan la historia de un grupo o cantante, que bajo mi punto de vista lo único que buscan es captar al seguidor de un determinado intérprete, que acude al reclamo de su ídolo al teatro. No es que la fórmula sea nueva tenemos “Buddy”, “Roy Orbison”, “Thriller”, “King of pop”, “Looking through a glass onion”, Lennon, Rain, Million Dollar Quartet, Nino Bravo, etc. etc. etc. Quien acude al teatro debe asombrarse de poco, ya que la historia que se le cuenta, fácilmente debe conocerla y sabe que su artista favorito, quizá muerto o su grupo mítico, ya disuelto no van a estar en el escenario y confiará en que los arreglos y voces sean lo más parecido al original. Lo siento, pero me recuerda a James Stewart en “De entre los muertos” queriendo vestir a Kim Novak como a la mujer que amó y ha muerto, para poder volver a estar con ella.

En este caso leo que Greg Miller, el “mejor imitador de Elvis Presley”, que ha hecho más de 10.000 actuaciones en Las Vegas y en Estados Unidos “honrando” al que llama su amigo y dejando en el aire la duda de que quizá sea hijo de Elvis, ha montado un espectáculo llamado “The King Story – Elvis… y yo”, para rendir un tributo al rey del rock.

El Sr. Miller que debe haber dado clases de español a todo trapo, con un acento bastante fuerte, en el poco más de hora y media que dura la obra se dedica a cantar una tras otra más de 20 canciones de Elvis, dejando tres o cuatro temas y hasta un número de claqué a otros miembros de la compañía, para tener tiempo a cambiarse de traje, que por cierto, perdí la cuenta de las veces que se cambia, vistiendo réplicas exactas de los utilizados por Elvis en sus actuaciones.

De vez en cuando unas proyecciones y una voz en off nos van contando los hechos más significativos de la vida de Elvis, incluso alguna vez escuchamos la voz original del cantante y su narración es subtitulada en español, pero llamar a esto musical como ha aparecido anunciado en algunos medios me parece vergonzoso, es otra vez subirse a la moda de “los musicales”, porque aquí toda la interpretación del “actor” principal se limita a pedir a un soldado que está de guardia en el cuartel, que le deje el transistor en el que está sonando “O sole mio”, el resto de tiempo enganrza un tema con el siguiente.

Al final el actor se dirige al público para decir que Elvis fue su amigo del alma y hablaba con él muchas veces por teléfono. Greg casualmente grabó alguna de esas conversaciones y nos coloca algún fragmento en el espectáculo. Intenta decir que quiere honrar la memoria de Elvis para el que fue como un hijo,  la emoción le deja sin voz y el público aplaude entendiendo que está emocionado, todavía, tras más de 10.000 actuaciones.

El anuncio tiene la habilidad de que si lo miras sólo lees Elvis Presley The King Story, porque ¿quién iría a ver en España a Greg Miller si anunciase que iba a dar conciertos con canciones de Elvis Presley?.

La gira de este espectáculo comenzó en Barcelona donde el afiche lo anunciaba como “estreno mundial” y ha estado en Valencia y seguirá de gira por nuestro país. Quizá en Las Vegas hay demasiados imitadores del rey del rock y está el mercado saturado, mientras que Europa está aún por explotar.

A la salida te venden un DVD del espectáculo completo. ¡Ya quisiéremos poder tener eso en cualquiera de los musicales de hoy en día!. Bueno, debo aclarar una cosa, el DVD que venden en el teatro, es un DVD-R, quiero decir es una copia hecha en un ordenador, que no está prensado como los DVDs “normales” que se venden en las tiendas “normales”.

Para ser honesto, reconozco que Greg canta e imita muy bien a Elvis Presley, aunque ya está algo mayor para pasar por Elvis que murió con 42 años, aunque es cierto que los últimos años de su vida físicamente estaba muy estropeado. Confieso que no acudí al teatro a verlo y he conocido el show por un DVD-R que me ha dejado una amiga que fue a verlo y lo compró. Personalmente me parece que es una forma muy chapucera de hacer dinero, aunque al final del video todo el patio de butaca en pie, aplaude enardecidamente porque evidentemente recibieron lo que fueron a buscar.

Por si a alguien le puede servir, que sepa lo que va a ver.

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Nani dice:

    Lo que a mí me parece vergonzoso es que se opine de algo sin haberlo visto, echando por tierra el trabajo de los/as profesionales que participan en el espectáculo. Yo lo he visto, y te diré que el DVD no hace honor al espectáculo.No “te lo venden”, como tú dices, te lo ofrecen; si quieres lo compras y si no pues no. Es cierto que podría estar mejor grabado y todas esas cosas, pero lo importante es el espectáculo en sí. La pena es que con comentarios como el tuyo nadie iría a ver ningún musical. Empieza por ir a verlo y luego opinas.

    • allwebber dice:

      De acuerdo, ningún DVD hace justicia al directo. Del mismo modo que no es lo mismo ir a ver una película al cine que verla en casa, pero te haces una idea.

      Lo de que no te lo venden sino que te lo ofrecen me ha gustado, claro, te lo ofrecen a cambio de dinero. Yo a eso lo llamo vender y si es un DVD-R me parece vergonzoso.

      Y no, no creo haber hablado mal de ningún miembro de la compañía, incluso he reconocido que y repasa si no el artículo “Greg canta e imita muy bien a Elvis Presley, aunque ya está algo mayor para pasar por Elvis que murió con 42 años”.

      No he echado por tierra el trabajo de ningún profesional, sino a la forma de vender el espectáculo.

      Siento si no coincido con tu criterio.

  2. Brown-Eyed-Arrow dice:

    Escribo para darle mi más sincera enhorabuena. Tras meses de seguimiento periodístico de este espectáculo al fin he encontrado la crítica más despiadada. Y es que, claro, desde la primera fila del teatro Tívoli no se aprecia nada bien. Disculpe mi osadía pero yo no pertenezco a la RAE y no me pasé el rato leyendo subtítulos o tachando a Miller de iletrado. Lo siento. Quizás es porque, consciente de estar viviendo un presente volátil me dejé llevar por focos, trajes y voces. Le doy la razón; es mucho mejor verlo desde casa con una copia prestada, ahora no entiendo porqué viajé más de 300km, usted tenía la clave, además el ambiente amable del teatro le hubiera envenenado hasta la muerte.
    También quiero felicitarle por haber conseguido increpar a la estrella, al actor y al público en pocas líneas. Aún no estamos perdidos, usted está aquí para mostrarnos el camino correcto sin dejarse llevar por sentimientos tan rastreros como la ilusión, el respeto o el cariño.
    Solo encuentro un guiño a la objetividad. Es cierto, deberíamos dar más aplomo a la edad. ¿Demasiado mayor? A la calle. ¿Demasiado joven? A la guardería. ¿Qué es eso de la experiencia, la calidad, el esfuerzo y la valentía? Simples bobadas con acento americano. ¡Vuélvanse a su país, visionarios!
    Por favor, reinvierta el dinero que había ahorrado para la entrada del teatro en comprarse un corazón. No puede ir así por la vida, le hace mucha falta.

    • allwebber dice:

      Ya dije que el público que se ve en el video termina con todo el teatro en pie, de lo cual me alegro ya que encontraron lo que esperaban y desde lo más profundo de ese corazón que dices me hace falta, me alegro enormemente de que te gustase, de verdad.
      Me alegro de que mi opinión sea la más despiadada, porque podría haberlas mucho peores. En cuanto a lo de “haber increpado a la estrella, actor y público” me ha dejado un poco extrañado ya que según lo que yo entiendo por reprender es reñir a alguien y no creo haber reprendido a nadie.
      El público es soberano y con su dinero va donde quiere.
      Y no ha sido más que una opinión, la mia, que como las verdades ya sabes que no hay una, sino la de cada uno.
      Repito, me alegro de que te gustase.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola