NICE WORK IF YOU CAN GET IT

“Nice work if you can get it”, es una canción escrita por los hermanos Gershwin, para la película “Señorita en desgracia” (A damsel in distress), que protagonizase Fred Astaire en 1937 y posteriormente se incluyó en el musical Crazy for you (1992), para reforzar la partitura original del musical “Girl crazy” de los Gershwin y que se ha convertido en el titulo del nuevo musical, estrenado en Broadway en Abril de 2012.

Joe DiPietro, famoso principalmente por su Te quiero eres perfecto, ya te cambiaré (I love you, you’re perfect, now change), escribió en 2007 el libreto para un musical titulado Heaven on Earth, con canciones de Gershwin, que pretendía devolver a Harry Connick jr. a los escenarios de Broadway, en el papel de un playboy de Long Island.La dirección y coreografía serían de Kathleen Marshall y los arreglos musicales de Rob Fisher, pero en Junio de 2008, Marshall abandonó el proyecto declarando “diferencias irreconciliables”, aparentemente con la gerente y el agente de Connick, que a su vez era el novio de Kathleen Marshall.

La obra se estrenó en previas en Diciembre de 2008 en Boston, con vistas a exportarla a Broadway a principios de 2009, pero en Julio del mismo año, el productor anunció que el musical quedaba aplazado sine die, hasta que lo trabajasen más, para encajarlo todo mejor. Posteriormente, Harry Connnick jr. en Junio de 2010, también abandonaba el proyecto y el musical regresó de nuevo a manos de Kathleen Marshall, que hizo una lectura del mismo en Octubre de 2010, con Matthew Broderick y Sutton Foster en los papeles principales, aunque finalmente se estrenó el 24 de Abril de 2012 con el título de Nice work if you can get it, en Broadway, con Broderick y Kelly O’Hara como compañera de reparto.El nuevo guión escrito por DiPietro nos lleva a los tormentosos años veinte, en plena era de la llamada ley seca, donde Jimmy Winter (Broderick) es un rico playboy que vive felizmente, sin más preocupación que la de conquistar a las coristas de los espectáculos musicales, que ya le han llevado varias veces al altar.

Jimmy va a casarse con una mujer de armas tomar, nada menos que la mejor bailarina de danza moderna del mundo, pero el fin de semana de su boda, Jimmy va a “tropezar” con Billie Bendix (O’Hara), una contrabandista de mucho cuidado que ha escondido 400 cajas de ginebra en el sótano de la casa de Jimmy, lo cual va a crear una serie de situaciones imprevistas, no exentas de humor, con nuestro protagonista a merced de un torbellino brutal en el que es zarandeado por su prometida, su madre, su suegra, un grupo de contrabandistas, los prohibicionistas, la policía y muchas coristas, la mujer que ama y un senador muy moralista, que no se lo va a poner nada fácil. a partir de ese momento, la vida de Jimmy  nunca será lo mismo.

Judy Kaye y Michael McGrath, ganadores del Tony a la mejor actriz y actor de reparto en un musical

Aunque partia como uno de los musicales favoritos del año 2012, ya que al hacerse públicas las candidaturas a los Premios Tony, contaba con nada menos que diez nominaciones, finalmente consiguió solamente dos, los correspondientes al Mejor Actor y Actriz de Reparto en un musical. Ciertamente tanto Kaye como McGrath están espléndidos, pero es que Kathleen Marshall, sabe sacar un excelente partido de los medios con los que cuenta, así a Broderick y O’Hara que son más actores y cantantes que bailarines, les acomoda un par de números de baile para que se luzcan y deja sobre ellos la responsabilidad de cantar los temas de Gershwin, mientras que utiliza una docena de bailarines, a los que prepara unas coreografías potentes, para realzar más si cabe, la música de Gershwin.

La vis cómica de Kelli O’Hara es brutal, todo un descubrimiento y sinceramente tras ver a Broderick, me cuesta imaginarme a Connick en el papel. La aparición de Estelle Parsons, casi en los veinte minutos finales hace que sea aplaudida a rabiar por el público. Por otro lado, el guión de Di Pietro funciona estupendamente, con una serie de clichés repartidos aleatoriamente y la dirección de Marshall, con momentos musicales, ahondando en lo irreal y absurdas de algunas coreografías de películas musicales de la época, arrancan las carcajadas del público constantemente.

Sinceramente, aún no he visto el musical “Once” ganador absoluto del mismo año, pero tras saber de que va por la película, no entiendo cómo no arrasó en los Tony este musical, porque la partitura es incuestionable, cuenta con un argumento original bien elaborado que funciona, un reparto estupendo y una dirección y coreografías de las que gustan al público. En fin, misterios….

MÚSICA: George Gershwin
LETRAS: Ira Gershwin

El CD del musical con el reparto original ya está a la venta.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola