VENUS

Son bien distintas las razones que nos hacen elegir una u otra obra a la hora de ir al teatro, en mi caso elegí “VENUS” por que era el primer texto de Victor Conde, experto director de teatro y amante del cine y del musical, aficiones que comparto y la curiosidad me animó a ver de qué versaba su primer texto al que acudí sin tener ni idea del argumento y lo cierto es que el título daba pocas pistas, algo que también me gusta, ya que no te predispone sobre lo que vas a ver.

Dicho esto confesaré que al principio estaba un poco perdido con tanta entrada y salida de los personajes de nombres recurrentes, sin acertar a qué venía tanto repetir determinadas frases hasta que llegado un punto se hizo la luz y cada pequeña pista que se había ido dando, te coloca en situación de componer el rompecabezas que Conde ha deconstruido en su cabeza para plasmar de una forma aparentemente desordenada, pero que al final todo encaja sin dejar fisuras.

Diego Garrido y Nuria Herrero en un momento de la obra

Muchos guiños al espectador cinéfilo desde las referencias a “Tu y yo” o al “novato director de American Graffitti”, a alguna de mis películas favoritas como “Regreso al futuro” o “Una cuestión de tiempo”, incluso al musical “Follies”, van componiendo estas historias de amor con esa música enlatada que suena en el jukebox de ese bar de pueblo en el que coinciden Carlos Serrano-Clark con su amigo Diego Garrido, que ha convocado unas audiciones para formar un dúo vocal.

Sin tratarse de un musical, la música es una parte muy importante de la obra bien sea por las versiones tan personales que hace Nuria Herrero de algunas canciones muy conocidas o por los arpegios de guitarra de Diego Garrido con los que subraya gran parte de la acción. Nuria se convirtió en la verdadera sorpresa de la obra por su papel tan rico en frases y matices como por actriz además de cantante.

Diego Hortelano y Ariana Bruguera

Antonio Hortelano compone el protagonista que da forma la historia y Ariana Bruguera es su amiga de la infancia, en esta historia de amor y desamor, de lo que pudo ser y no fue, de las ocasiones perdidas y un canto a la vida como dice uno de los personajes: “¿Cuántos libros buenos debe haber?, ¿Cuántas canciones imprescindibles?, ¿Cuántos postres buenísimos que no sé ni que existen?. A mi no me da miedo la muerte, sino el no vivir lo suficiente para conocer todas esas cosas”.

Se estrenó en el Teatro Pavón Kamikaze donde estará hasta el 28 de Septiembre de 2017. Se representa en el ambigú que tiene su lado agradecido ya que situa al público casi encima de los actores, percibiendo cada pequeño matiz intepretativo, pero tiene su lado negativo y es que no reune las condiciones para dotar a las escenas del aire evocativo y mágico que pide la obra y al que ni el gran Juanjo Llorens pudo sacar mejor partido, quizá si con el tiempo se repone en otro teatro pueda mejorarse ese aspecto.

TEXTO Y DIRECCIÓN: Victor Conde

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola