MIGUEL DEL ARCO 2

III – GORKI Y PIRANDELLO: LA PUESTA AL DÍA DE DOS CLÁSICOS

Love  4 Musicals – Ja, ja, ja. Claro, también leo que dicen “es que con esos actores….”, pero como decías al principio, hay que saber potenciar las cualidades de un actor y ahora me encuentro en “Veraneantes” con que está Miquel Fernández, que estuvo con Dagoll Dagom, en “We will rock you”, “Hoy no me puedo levantar” y ahora lo deja todo y se viene a trabajar contigo. Esa confianza del actor que se pone en tus manos ¿puede dar algo de miedo o no?.

Miguel del Arco – En el caso de Miquel, creo que ha sido una apuesta personal suya. Ha hecho de todo en el musical, nadie duda de que es un pedazo de cantante y en Veraneantes tenía que cantar, pero no había hecho nunca teatro de texto. El suyo fue el único personaje para el que hice pruebas. Vi a 18 personas y fue Israel quien me sugirió que lo viera. Yo le dije: “Es que no ha hecho texto y estrenamos en La Abadía, que se supone que es el templo de la palabra, es un personaje muy complejo y no me vale sólo con que cante…”, pero es que me hizo una prueba rotunda.

Creo que Miquel había terminado su etapa como director en “40, el musical” y le apetecía volver al escenario y someterse a otros retos. El resto del reparto lo completé en su mayoría con gente de La Abadía que tienen una formación de la palabra muy específica y Miquel se tomó las pruebas como algo personal. Quería sí o sí, estar en este montaje.

L4M – Con respecto a “Veraneantes” tu último trabajo, he leído que ya la trabajaste en tus tiempos de la Escuela…

MdA – Sí. Yo empecé en la RESAD con Miguel Narros y luego continué con Angel Gutiérrez, más conocido como “el ruso”. “Los veraneantes” iba a ser el montaje de fin de curso de nuestra promoción, pero a mitad de curso me salió mi primer trabajo profesional y me fui sin poder hacerla. Cuando estábamos de gira con “La función por hacer”, se la propuse a los actores sin más intención que la de tener un texto del que hablar. Para Kamikaze era impensable abordar un montaje tan grande. Pero un día José Luis Gómez, director de La Abadía, que nos había visto en “La función por hacer” y le había gustado mucho, le preguntó a Israel Elejalde en qué andábamos y le comentó que estábamos dándole vueltas al texto de Gorki. Al día siguiente estábamos reunidos con él firmando una coproducción.

L4M – Parece que has llevado la sociedad rusa de principios del siglo XX a la España actual y ¿no te consideras autor?. Aunque tomes solo el espíritu de la obra, he visto que los personajes se llaman como los actores que los interpretan, o sea que hay mucha reescritura de texto.

MdA – Muchísima, tal vez más libre que con “Seis personajes en busca de autor” donde el discurso filosófico de Pirandello quedaba más o menos intacto. Aquí respetamos la estructura de los cuatro actos y un algunos conflictos, no todos, porque algunos no eran válidos al traer la acción a la actualidad. No sé… al final, quizá a fuerza de hacerlo diré: “Sí, soy autor”, pero ahora es una palabra que no me cabe en la boca. Soy un hombre de escena y hago lo que sea necesario para subir a ella.

Con “Veraneantes” debo reconocer que he sido feliz escribiendo porque es la primera vez que me pongo a escribir no “por si acaso”,  sino con la seguridad de que lo que escribía iba a subir a escena. La diferencia es abismal: sabía que sería representado y que yo lo iba a dirigir, con lo cual ya estaba haciendo un ejercicio de dirección mientras escribía.

Cuando entrego la obra para que alguien la lea, nunca digo: “Léete esta función que he escrito a ver si te gusta”. Sólo la entrego a los actores, a la gente muy allegada para que le echen un vistazo. A veces alguien me dice: “Deberías publicar “La función por hacer” o “Veraneantes”,  pero nunca he sentido esa necesidad. Mis textos son para ponerse en pie y ser encarnados por el actor.

L4M – Una compañía como esta, con unos textos que podrías llevar como piezas de repertorio, en los que te apoyas en los mismos intérpretes, podría ser el embrión de una compañía para salir de  gira, pero te oí decir que el problema lo tienes con la gente que te contrata y tarda en pagar.

MdA – Eso es una vergüenza nacional. Espero que eso cambie tras las elecciones municipales. Todos hablan de este momento grandioso del teatro y yo creo que es una mierda como un castillo. Nosotros, que se supone que tenemos el éxito de la temporada, tenemos que ir con muchísimo cuidado porque hacemos los bolos pero los Ayuntamientos no nos pagan.

Aitor y yo somos mileuristas, porque el dinero que entra en la productora, hay que mantenerlo para pagar la nómina actoral, con sus viajes, seguridad social, IVA de unas facturas que aunque no cobremos hacienda nos obliga a devolver. De forma que estamos con un sueldo miserable, para mantener este remanente con el que poder pagar a los actores.

“Veraneantes” es una coproducción con La Abadía, pero será Kamikaze quien se quede con la gira. Si emprendemos una gira con 11 actores y los Ayuntamientos no nos pagan según los contratos tendremos que echar el cierre. En esta situación están un montón de compañías. No creo que haya ningún productor teatral en este momento en España, al que no deban un montón de dinero los Ayuntamientos. 

En tiempo de vacas gordas se pagaba el caché a la compañía pero se tiraba el precio de la entradas de una forma populista. Entradas al teatro más baratas incluso que entradas para el cine. Ahora que no tienen dinero quieren que sigamos haciendo lo mismo pero que sean las compañías las que asuman el riesgo de ir a taquilla con precios ridículos. No podemos mantener esto, es completamente absurdo. El teatro, con su permanente crisis, parece que tiene ahora que subvencionar los programas culturales de los ayuntamientos.

Firmas contratos que obligan al pago a los tres meses, pero no se cumplen. ¿Qué te queda?, denunciarlos y meterte en un juicio. Claro, cobrarás, pero previo paso por el juzgado, abogados, procuradores y demás…. ¡es vergonzoso!.

L4M – Es que sobre el papel parece perfecto. Podríais estableceros en una ciudad una semana por ejemplo, ofreciendo dos obras distintas, para economizar la estancia y asegurar el público que aunque fuese más reducido, podría ver por ejemplo lunes, miércoles y viernes una obra y martes, jueves y sábado otra, aunque no sé si algo así entraría en vuestros planes…

MdA – Claro, es el sueño de cualquier compañía. Me encantaría tener una compañía de repertorio. De hecho la gira de “La función por hacer” hubo que cortarla porque no podía prescindir de los seis actores para los ensayos de Veraneantes. En unos meses la recuperaremos. Tras las nueve candidaturas a los premios MAX nos han salido más bolos. Me encantaría volver a Madrid, porque aunque ya hemos estado dos veces, siempre hemos llenado hasta las trancas y me sigo encontrando con gente que me dice: “Es que tenéis que volver a traerla porque me quedé sin verla”.

No sabemos si aparecerán bolos para un producto más caro como “Veraneantes”: más escenografía, el doble de actores… Mi idea no es hacerme millonario con esto pero tampoco pagar para trabajar.

L4M – Tengo una amiga en Barcelona con la que coincidí en el concierto de “Los Miserables” en el O2 y me comentaba: “Estudié para dirección y con unas críticas estupendas, tengo que estar haciendo malabarismos con los números, ocupándome de labores de producción, que no es lo mío…. ¿Dónde están en España los Cameron Mackintosh que se ocupen de la producción?….

MdA – En ese sentido soy un privilegiado y tengo a mi socio, Aitor Tejada que es mi íntimo amigo y hermano que se ocupa de eso y me deja a mi libre para crear. Pero Aitor tampoco puede sacar de donde no hay, así que lo que hacemos es malvivir nosotros para poder mantener la compañía, pero eso tiene un límite. Hay casos que nos llaman y nos dicen:

– “Queremos traer vuestra función, pero os pagaremos dentro de un año y medio”.

– “¿Has dicho un año y medio? ¿Pero es que se creen que somos El Corte Inglés y que vendemos a plazos?”.


IV – LA MÚSICA EN EL TEXTO Y EL MUSICAL EN EL TEATRO

L4M – Increíble. Dices que te has sentido muy a gusto escribiendo y dirigiendo este “Veraneantes” y las críticas por lo que he visto todas lo ponen fenomenal. Mi pregunta es: Habiendo hecho teatro musical, ¿no te tienta dirigir un musical?.

MdA – Sí, aunque creo que en mi trabajo siempre hay un concepto musical, incluso en el texto. Les hablo mucho de música a los actores. Hay una cualidad musical en el habla, la prosodia es ritmo. La partitura musical es algo más tangible: si entras un segundo tarde, vas tarde, mientras que en el texto esta línea es más subjetiva.  Aún así mi aproximación siempre es musical. Incluso cuando parece que los actores hablan a la vez todo está pautado y acordado.

L4M – Es cierto esos diálogos como atropellados que entran a velocidad de vértigo para mantener el ritmo frenético de la obra, que casi no te permiten pestañear, nunca lo había pensado, pero ahora lo veo como si cada actor fuese el instrumento de una orquesta, que suenan a la vez y cada uno a su tiempo..

MdA – En “La función por hacer” muchas veces hablaba a los actores del concepto de la jam session, donde hay una partitura común, en la que todos saben lo que tienen que tocar y parece que van improvisando. Muchas veces me han preguntado si el texto de “La función por hacer” surgió de improvisaciones de los actores y no, el texto se cierra antes de empezar a ensayar. No tengo problema en tocar algo cuando no funciona o añadir algo que ayude a entender, porque pienso que el texto debe ser un pretexto para llegar a la puesta final, pero dentro de ese concepto tiene que haber un orden, una musicalidad que debe ser muy estricta.

Por mi formación musical tengo el oído muy acostumbrado a escuchar y puedo sentir cuando algo no suena como tiene que sonar. Para eso soy muy puntilloso. Hablan todos a la vez, pero no es un guirigai. Es un caos perfectamente establecido y pautado. Hay cosas que se pierden, las que no importan, las que sólo deben ayudar a crear atmósfera, pero los textos que se tienen que escuchar, están claramente privilegiados.

L4M – Recuerdo en “La función por hacer” con algunas frases que no podías pararte a pensar, o te perdías la siguiente que era tan importante o más que la anterior y detrás venían otras más….

MdA – Una directora amiga mía me decía: “Miguel, es que no das pausa para pensar” y le dije: “¿Por qué?, en la vida no la tenemos cuando estamos inmersos en un conflicto. Prefiero que el público piense después, si es que quiere hacerlo, pero que durante la función se vea arrastrado por lo que planteamos.

Ahora en “Veraneantes” conozco gente que en dos semanas que llevamos la ha visto cuatro veces, para verla desde diferentes lados, porque la función está rotada para no privilegiar ninguno, pero tu punto de vista cambia dependiendo de cómo estés ese día y de las reacciones del público e incluso del lugar donde estés sentado.

El público está muy cerca y eso ayuda a integrarlos en la acción dramática pero también a que modifiquen el curso de la representación. Intento dar vías de escape a través del humor. Unas veces el público sigue la acción y se ríe moderadamente y otras se enganchan a la risa y la función se convierte en el festival del humor.

L4M – Volviendo al tema de los musicales. Recuerdo haberte visto en “Los productores” y se notaba que lo pasabais estupendamente. Te vi disfrutar de tu Roger deBris y realmente cuando salíais todo el plantel de “secundarios” la obra subía como la espuma.

MdA – Personalmente ese año fue estupendo porque dirigí dos funciones además de las representaciones diarias de Los Productores. Me quedé en 70 kilos cuando mi peso está entre 76 o 77 kilos y parecía el “espíritu de la golosina”, pero la función era terapéutica. Llegaba muerto de cansancio, pero siempre salía feliz de la función, por el equipo, porque me parecía un musical brutal que aquí no se entendió, también lo de Santiago…

L4M – Creo que tenía muchas ganas de hacerla, pero debe ser el personaje que tire de la obra…

MdA – Es que es un personaje sobrenatural. Necesitas un prodigio musical y actoral para mantener ese personaje que tiene más números musicales que nadie y en ningún otro musical. Yo hacía el Javert en “Los miserables” y tenía dos grandes temas y alguna participación, pero el personaje de Byalystock, creo que tiene como nueve temas enormes..

L4M – El “Betrayed” en la cárcel…

MdA – Es puro virtuosismo de tempo musical y actoral. Necesita de una preparación técnica muy específica. Santiago tenía más entusiasmo que técnica.

L4M – Yo llegué a verlo recitando el número…

MdA – Santiago sufrió muchísimo porque desconocía lo que es la repetición diaria. Hoy lo venía comentando con Barbara Lenny que me decía: “Es que vivo por y para la función, no pienso en otra cosa”. Pero cuando no tienes la formación necesaria, sobre todo cuando tienes que cantar, porque la voz hablada te permite poder estar un poco más al límite, y la voz te falla y no puedes descansar y cantas un día tras otro con la garganta dolorida se convierte en un suplicio. Santiago vivió angustiado los 9 meses que estuvimos con la función, literalmente.

L4M – No te recordaba en “Los Miserables” porque hace tanto tiempo… pero el otro día revisando el programa te vi con la peluca y me dije: “Pero si este hombre ya estaba aquí y de Javert”. ¿No pensaste en presentarte ahora para esta nueva reposición?.

MdA – Me llamaron porque era la misma empresa que “Los productores” y me llamó Mariana Gomez Cora diciéndome: “Miguel… que te quieren ver los ingleses…. ” y le dije “Mándame las partituras” y cuando colgué el teléfono mi pareja me dijo: “¿Estás tonto?”. ¿Sabes todo lo que tienes para este año?” y volví a llamar a Mariana y le dije: “Oye que se me ha ido la cabeza, que no puedo….”

L4M – Muchas gracias Miguel por tu tiempo y seguiremos tu trabajo, esperando esos proyectos de ópera y de musicales.

Teatro de La Abadia, Madrid
Paco Dolz para Love4Musicals
Fotografías de Julio Rodríguez
Abril 2011

Las fotos de esta entrevista pueden verse con mejor detalle en el siguiente enlace

Ficha profesional de Miguel del Arco
Reseña de La función por hacer
Reseña de Youkali
Reseña de Veraneantes

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola