Clausura Olimpiadas 2012 un 10, TVE un 0

Los Juegos Olímpicos del 2012 en Londres, ya han terminado. La ceremonia de clausura, como siempre, espectacular y a pesar de haberse filtrado que iba a ser más un concierto que otra cosa, en la que se iba a rendir tributo a la música, posiblemente la exportación más importante de Inglaterra al mundo de finales del siglo pasado, casi podríamos decir que no han decepcionado y eso que era difícil, puesto que en un estadio de esas dimensiones, era difícil llegar a conmover y lo han conseguido.

Pero como diría Scarlata O’Hara: “A Dios pongo por testigo… de que los comentaristas de TVE me han sacado de mis casillas”. Espero poder volver a ver la ceremonia si la cuelga alguna cadena televisiva, sin comentarios. Señora y señores…. ¿Si van a retransmitir una ópera filmada se les ocurre decir en medio de un aria que la soprano lleva un traje rojo y va a matar al mayordomo?….. ¡Que es televisión, no es radio!…. ¡Que no necesito que me digan lo que estoy viendo, porque estoy viendo lo mismo que tú….. Algunos comentarios como que habíais estado alojados en el mismo hotel que los padres de no se qué deportista, es una información con la que podría haber muerto tan tranquilo sin enterarme. También podríais haberos ahorrado ese comentario… y así…. como en “Toy Story” “¡hasta el infinito y más allá!.

En el repaso espectacular que se dio enlazando unas canciones con otras, es cierto que tuvieron un especial espacio los Beatles y es que no podía ser de otra forma, así sonó: “Because” cantada por un coro de niños, que intuí detras de las palabras de los comentaristas, o mientras sonaba “Here comes the sun”, los comentaristas nos informaban que era una canción de los Beatles, que la escribió George Harrison y que iba incluida en “Abbey Road”, el último disco que grabaron los Beatles y ¡TODA ESTA PARRAFADA MIENTRAS ESTABAN CANTANDO LA CANCIÓN!…. ¡Señores, qué falta de respeto y de oficio!. Otro tanto mientras un coro rendía homenaje a John Lennon, con posiblemente la mejor canción escrita nunca: “Imagine”. Terminaron formando una especie de rompecabezas que construia la cabeza de Lennon. Impresionante. Aunque hubiera sido mucho más sin los comentarios inútiles. La música no necesita explicación.

También sonó ¿cómo no? el “Bohemian Rhapsody” de Queen, cantada por otro grupo que el comentarista se atrevió a comentar ¡qué lástima que no la cante Freddie Mercury y qué pena que se muriese y no pudiera estar en Barcelona!. (Qué lastima que no te quedases tú en casa ese día). También aparecieron cantando el “West End girls” Pet Shop Boys, Ed Sheran cantó el “Wish you were here” de Pink Floyd y los chicos de Madness nos cantaron su “Our house”. Ray Davies cantó el “Waterloo Sunset”. No sé si Barry Gibb, último superviviente de los Bee Gees aprobaría lo que hicieron un trío de cantantes con su “You should be dancing”. Luego sonó el “Pinball wizard” de The Who, pero cantada por Kaiser Chiefs que aparecieron montados en motos, que el comentarista explicó que “el cantante está cantando de pie encima de una moto”, menos mal que lo dijo, podíamos pensar que era un fallo de nuestra tele. Posteriormente George Michael salió para cantar  “Freedom” y “White light”.

Apareció Russell Brand al que el comentarista describió como “un enterteiner, una especie de Buenafuente”. Brand cantaba “Pure imagination” de Leslie Bricusse para el musical “Willy Wonka and the Chocolate Factory” y la comentarista apunta: “Mira, volvemos a los Beatles” (y es que se ha saltado esta canción de la chuleta que les dieron con los temas que iban a sonar). Su compañero no la desdice, pero aclara que es una canción de la película “Charlie y la fábrica de chocolate” que hizo Johnny Deep, no le dice que fue la de Gene Wilder. O sea, dos gazapos por el precio de uno, pero como no hay dos sin tres, la comentarista remacha la metedura de pata y dice mientras suena “I’m the walrus” (que sí es de los Beatles, concretamente del “Magical Mystery Tour”), que toda la puesta en escena le recuerda a la de la fábrica de chocolate y nadie hace ninguna referencia al autobús pintado a rayas, claro referente a la película de los Beatles. Y el comentarista ya dispuesto a llevarse la medalla de oro a la gilipollez suelta: “Esta canción es “I’m the walrus”, pero no la cantan Los Beatles, ¡ya quisiéramos que fueran ellos quienes la cantaran”. ¡Señor mío, que estamos en unos juegos olímpicos, no en un maratón de ouija!.

Salen unos camiones trayler impresionantes, con unas fotos gigantescas de algunas supermodelos inglesas como Kate Moss o Naomí Campbell y de repente alguién va quitando, una a una, las fotos cubrían el interior del trayler para dejarnos ver que detrás, o sea dentro del trayler está la modelo que iba fotografiada afuera y la comentarista grita jubilosa: “Es Annie Lennox”. Yo alucino, quitan la segunda foto y sale otra modelo y la comentarista dice: “¿Ellas estaban dentro del camión?. Increíble.” (gracias guapa, no nos habíamos dado cuenta) y repite “Annie Lennox”, pero la cantante de Euryhtmics, que ni flores. Finalmente cuando están los siete traylers descubiertos, por un extremo aparece un barco de madera empujado hasta el centro del escenario, y en la proa del barco levanta la cabeza…. ¿adivinan?… Annie Lennox cantando “Little bird”.Aparecen diez taxis y los comentaristas empiezan a crear expectación diciendo “¿qué habrá en esos diez taxis?”, “bueno en realidad sólo cinco de ellos -apunta ella- llevan alguien dentro, ¿cinco? ¿qué podrá ser?” y dice “Mira la matrícula del taxi” en la que se lee “SPICE” y aparecen las Spice Girls cantando “Wannabe”, mientras se encaraman en los taxis y dan vueltas al estadio, los comentaristas nos cuentan que van vestidas como el mote que tenían en su día, que es la primera vez que se juntan desde su separación (¿no sabran que están a punto de estrenar un musical en el West End llamado “Viva Forever” basado en sus canciones, que ya sa habían juntado para hablar del mismo y que esto les va a suponer una propaganda superextra?), bueno ellas están cantando y los comentaristas siguen a lo suyo: “¿Te acuerdas que Beckham estuvo en la ceremonia de clausura del año pasado?” y ella responde: “Sí, y este año vino por el Támesis llevando la antorcha olímpica”. (¡No me digas!).

Luego aparece un cañón gigantesco y los comentaristas, para que no suframos nos aclaran que vamos a ver un cañón humano. Un señor se mete dentro del cañón pero falla el disparo, se inclina el cañón y escupe a un señor a un foso. Los comentaristas, aclaran: “Ha fallado el disparo, pero ¿quién sale del foso, es Eric Idle de los Monty Phyton?”. Bueno, menos mal, si no lo dicen ¿quién lo habría conocido?. Con un montón de gente, desde monjas a soldados romanos el escenario se llena de gente que canta el “Always look on the brigther side of light” de la película “La vida de Brian” y el musical “Spamalot“, y ¡hasta la comentarista canta por el micro por encima de Eric Idle la canción!”. ¡Shit you, little parrot!.

Aparece una pantalla con Freddie Mercury incitando a cantar al personal y los comentaristas otra vez, que si esas imágenes son del concierto de Wembley editado en DVD, que si cuanta fuerza tenía Freddie y más y más y mil, incluso aún hablan cuando aparece Brian May haciendo un espectacular solo de guitarra y dicen que está Roger Taylor, aunque no le vemos hasta que termina el solo May y llega Jessie J para cantar “We will rock you“, poniendo a todo el estadio en pie, acompañando la canción con las palmas, como se encargan de advertirnos los comentaristas.

En fin, ¿para qué alargarlo más?. También estuvieron Take that y tras interpretar el tema “Survival” de Muse y una coreografía mientras sonaba el tema de la antorcha olímpica compuesto por David Arnold, bajaron las llamas del pebetero y se apagaron mientras sonaba el tema de John Barry para “Bailando con lobos”, al que Don Black le puso letra en una canción titulada “Here’s to the heroes”, apropiadísimo para el momento.

Y para no quedar con ese momento de bajón y despedida, para poner la guinda musical final salieron nada menos que los “chicos” de The Who, que cantaron el famoso “See me, feel me” del musical “Tommy“, para terminar con su tema clásico “My generation”.

Los comentaristas se despidieron diciendo “Bueno nosotros nos despedimos, pero no se asusten, volvemos al futbol, volvemos a la normalidad. Ahora esperemos que el año que viene se confirme Madrid como nueva capital olímpica por encima de Estambul y Tokyo”. Y yo me pregunto: “Lo del futbol, la normalidad, lo entiendo y eso que a mi el fútbol…. pero ¿Estambul, Madrid y Tokyo?. ¿Con la que nos está cayendo estamos luchando de organizar una olimpiada en Madrid?. ¿Y Estambul también la quiere?. En fín, no entiendo nada, pero yo no haría mucha fuerza… digo yo.

Y la pregunta del millón: Dónde estaba Elton John?. Por qué no hubo ni una sola referencia a su música?.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola