007: 1983 Nunca digas nunca jamás

Todo comenzó en 1958 cuando Kevin McClory escribió un borrador de guión con Ian Fleming que abandonaron sin llegar a nada, hasta que en 1961 Ian Fleming publicó su novela “Thunderball” que llamó la atención de McClory tras leerla y demandó a Fleming por haber utilizado ideas que él había aportado a aquel guión primitivo y le ganó el pleito, de forma que al llevarla al cine figuró como guionista y el juez dictaminó que suyos serían los derechos para llevarla de nuevo al cine pasados diez años del estreno de “Operación Trueno“, que como dijimos se estrenó en 1965.

En cuanto pudo McClory ofreció a Sean Connery volver a meterse en la piel de James Bond, encarnando a un agente cincuentón lo cual le pareció interesante al actor, que aceptó participar con la condición de dar el visto bueno al guión final, que debería tener grandes dosis de humor, así nos encontramos con que 007 conquista a las mujeres por su exquisito gusto en la elección de comida y vinos, más que por su atractivo personal y eso que Connery con 52 años era tres años más joven que Moore, pero le sedujo la idea de dar vida al personaje desde un punto de vista menos prepotente y más divertido.

NeverSay10

Sean Connery con Barbara Carrera

Desde que se publicó la noticia de que Sean Connery iba a rodar una nueva aventura del famoso agente secreto, Albert R. Broccoli se rodeó de los mejores abogados presentando cuantas denuncias pudo para impedir que la película llegase a puerto, pero por más que lo intentó no pudo evitar que se estrenase con el título “Nunca digas nunca jamás”, sugerido por la esposa de Connery que bromeaba repitiendo la frase del actor desde “Diamantes para la eternidad” de que nunca volvería a ser Bond, aunque algo ayudarían a decidirse los tres o cinco millones de dólares y un porcentaje de los beneficios que recibiría el actor, según diferentes fuentes informativas.

La película no podía arrancar con la clásica escena del agente visto a través del cañón de un revolver, ni por supuesto podía utilizarse el tema musical de 007 y aunque se recurrió a John Barry para que escribiese la banda sonora, el compositor prefirió ser fiel a la serie original, así que se barajaron otros nombres como el de James Horner pero fue decisión de Sean Connery que se encomendase la partitura a Michel Legrand, que no hizo precisamente uno de sus más inspirados trabajos. La canción principal con letras de Alan y Marilyn Bergman estaba cantada por Lani Hall y sonaba acompañando las primeras escenas de la película, en las que tampoco estuvieron los sugerentes títulos de crédito de Maurice Binder.

Max Von Sydow es el malvado Blofeld

Max Von Sydow es el malvado Blofeld

Además de la canción de los créditos, Legrand compuso otra titulada “Une chanson d’amour”, cantada por Sophie Della, con letras de la misma cantante y Jean Drejac. Se presentaron varias canciones de diferentes autores para los créditos que fueron rechazadas por los productores, de las que adjunto algunas en la sección de videos al final de este post y como curiosidad comentar que Bertín Osborne escribió y grabó una canción titulada “Never say never again”, que también fue rechazada, aunque aparecería años más tarde en un CD del cantante titulado “Mayor de edad”.

El guión se le dio a Lorenzo Semple, jr. que había escrito los de “El último testigo” (The Parallax View, 1974), “Los tres días del Cóndor” (The three days of Condor, 1975) o “King Kong” (King Kong, 1976), para que maquillase el guión del original “Operación Trueno” con mínimos cambios en nombres y situaciones, así encontramos a Max Von Sydow como el elegante Blofeld, acariciando a su inseparable gatito blanco, mientras que Emilio Largo que interpretó Adolfo Celi, aquí es Maximilian Largo y fue Klaus Maria Brandauer, creando un inquietante, peligroso y loco villano, ayudado por Fatima Blush en vez de Fiona interpretada por Barbara Carrera tomando el papel que hizo Luciana Paluzzi, que en esta película en vez de perseguir al agente con una moto mortífera como en la original, es Bond quien la persigue a ella con una moto suministrada por Q.

Sean Connery baila con Kim Bassinger un tango

Sean Connery baila con Kim Bassinger un tango

Edward Fox interpreta a un M más enfadado con 007 que de costumbre, mientras que Alec McCowen es Q, al que Bond llama Algernon, mucho más hablador que de costumbre, que se queja de los medios de que dispone y entre los inventos que proporciona al agente está una estilográfica lanza explosivos que esconde tinta corrosiva o un reloj muy especial, aparte de la moto que ya hemos comentado. Rowan Atkinson es el contacto de 007 en Bahamas con todos los tics de su Mister Bean y para interpretar a Domino encontraron a una desconocida Kim Basinger que hizo poco más que lucir su impresionante belleza y bailar un tango con James Bond.

El nombre en clave no fue “Operación Trueno” sino “Las lágrimas de Alá” y el yate de Largo no se llamó Disco Volante, sino Platillo Volante. Por otra parte la batalla submarina del final se resuelvió torpemente y terminaba casi de golpe. El guión tiene fallos de credibilidad desde la escena inicial en la que en un simulacro de salvamento Bond corta las cuerdas que atan a una prisionera y ésta saca un puñal escondido debajo de la almohada para herir al agente salvador, o cuando tiene que entrar en una cámara protegida con contraseña secreta, 007 pulsa un montón de teclas y da con la contraseña. Lo que interesaba era acción trepidante y humor, más que buscar coherencia en la trama.

Sean Connery con Rowan Atkinson en una escena de la película

Sean Connery con Rowan Atkinson en una escena de la película

La dirección corrió a cargo de Irvin Kreshner cuya última película había sido la exitosa “El imperio contraataca” (The Empire strikes back, 1980) y la fotografía fue del prestigioso Douglas Slocombe recien salido de “En busca del arca perdida” (Raiders of the Lost Ark, 1981), pero la película estrenada meses después de “Octopussy”, si bien funcionó en taquilla por el reclamo de encontrarse con Connery en el papel que creó, no tuvo el éxito esperado.

MÚSICA: Michel Legrand
LETRAS: Alan y Marilyn Bergman

DURACIÓN: 134 minutos

never cd nunca-digas-nunca-jamas-original
Existe el CD ampliado con la banda sonora y también se ha publicado el DVD y Blu Ray de la película.

Para terminar algunos videos empezando por el trailer original de la película


arranque original de la película sin el cañón del revolver ni títulos de crédito

montaje de un fan mezclando la canción de Lani Hall con escenas de la película
https://www.youtube.com/watch?v=Qq3acEBmqDs
la otra canción de la película “Une chanson d’amour” cantada por Sophie Della

tema rechazado escrito por Stephen Forsythe y Jim Ryan cantado por Phyllis Hyman y un fan ha montado este video con los títulos de crédito de “Operación Trueno” cambiando todos los rótulos

otra canción titulada “Never say never” cantada por Anita Skorgan que también fue rechazada

no he podido encontrar video de la canción de Bertin Osborne aunque por la red hay algún archivo en mp3.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola