JOEL SCHUMACHER: Phantom of the Opera

Joel Schumacher es un director de cine americano que comenzó sus estudios en la New School Parsons for Design y el Fashion Institute of Technology de Nueva York que le permitieron entrar a trabajar en el mundo de la moda, aunque pronto sintió la llamada del cine y se trasladó a Los Ángeles para probar suerte en la industria con trabajos en televisión y cine como diseñador de vestuario, primero en películas como “El dormilón” (Sleeper, 1973) de Woody Allen que le aconsejó que escribiera sus guiones y así entró como guionista en “Car Wash” (Car wash, 1975) o “El mago” (The wiz, 1978), el musical llevado al cine bajo la dirección de Sidney Lumet con Diana Ross y Michael Jackson.

Tras explorar el diseño de vestuario y el guión pudo dar el salto a la dirección con modestas películas como “La increíble mujer menguante” (The incredible shrinking woman, 1981), combinando su tarea como director y guionista en otras como “Los locos del taxi” (D. C. Cab,1983) o “St. Elmo, punto de encuentro” (St. Elmo’s fire, 1985), que conectaron con el público adolescente y le dieron el éxito en películas como “Jóvenes ocultos” (Lost boys, 1987), “Línea mortal” (Flatliners, 1990) o “Elegir un amor” (Dying young, 1991) que se convirtieron en éxitos de taquilla, ayudando a subir al estrellato a  actores como Rob Lowe, Demi Moore, Kiefer Sutherland o Julia Roberts en los inicios de sus carreras.

Julia Roberts, Kiefer Sutherland y Kevin en "Línea mortal"

Julia Roberts, Kiefer Sutherland y Kevin Bacon con William Baldwin y Oliver Platt en “Línea mortal”

Michael Douglas que ya le había producido alguna película le contrató para dirigir “Un día de furia” (Falling down, 1993), de donde pasaría a encargarse de los best sellers de John Grisham “El cliente” (The client,1994) y “Tiempo de matar” (A time to kill,1996), además de tomar el relevo de Tim Burton en la serie del hombre murciélago, dirigiendo “Batman forever” (1995) que fue un gran éxito y “Batman y Robin” (1997), que se convirtió en un estrepitoso fracaso, lo cual lo llevaría a embarcarse en otro tipo de proyectos menos espectaculares.

Sus siguientes películas fueron “8mm” (1999) un thriller protagonizado por Nicholas Cage y la comedia “Nadie es perfecto” (Flawless, 2001) con Robert de Niro y Philip Seymour Hoffman que no consiguieron el éxito de sus películas anteriores por lo que decidió cambiar totalmente de registro dirigiendo en el 2000 “Tigerland”, centrada en la guerra de Vietnam que tuvo muy buenas criticas y nos descubría a Colin Farrell, con el que retomaría el género del thriller en sus siguientes películas “Ultima llamada” (Phone boot) que debió aplazar su estreno para no hacerla coincidir con los ataques del francotirador en Virginia y Washington, como le ocurrió a su siguiente película “Nueve días” (Bad company), protagonizada por Anthony Hopkins y Chris Rock que también se aplazó para distanciarla de los ataques terroristas del 11 de Septiembre del 2001, aunque ninguna de las dos obtendría el éxito esperado.

Joel SAchumacher dirigiendo una escena de "El Fantasma de la Ópera"

Joel Schumacher dirigiendo una escena de “El Fantasma de la Ópera”

A continuación lo contrataría Andrew Lloyd Webber para dirigir su musical “El Fantasma de la Ópera” (Phantom of the Opera, 2004) que fue nominado a 3 Premios Oscar, aunque no consiguió ninguno y de ahí volvió de nuevo al thriller con “El número 23” (The number 23, 2007) protagonizado por Jim Carrey, a la que seguirían “La masacre de Town Creek” (Blood Creek, 2009) con Michael Fassbender, “Twelve” en el 2010 y “Bajo amenaza” (Trespass, 2011) con Nicholas Cage y Nicole Kidman que fueron sendos fracasos en taquilla.

Sus últimos trabajos han sido dirigiendo algunos episodios de la serie de televisión “House of cards”.

Su musical: “EL FANTASMA DE LA ÓPERA” (Phantom of the Opera)

Os dejo un enlace al video de la serie “Los mejores directores” que analiza la carrera de este director

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. César dice:

    ¡Qué irregular la carrera de este director!, no está muy bien considerado en estos momentos la verdad. Con “El fantasma de la ópera” se lució para mal, la verdad, aunque pudo ser peor.

    • allwebber dice:

      Sí, comenzó muy bien y con unos repartos de gente que se haría famosa a raíz de sus peliculas, hasta que cayó en desgracia y desde luego “El Fantasma” en manos de un director más artesano y menos autor, hubiera quedado mejor, pero siempre nos quedará la grabación del Royal Albert Hall de 25 Aniversario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola