THE DROWSY CHAPERONE

Hay veces que el azar juega partidas inesperadas y aquí tenemos una de ellas.

Bob Martin, actor en la vida real, iba a casarse con Janet Van De Graaf, actriz también y sus amigos actores prepararon una especie de broma-espectáculo para representar en la despedida de soltero de ambos, en la que se rendía homenaje a los musicales de los años 20, con chistes bastante subidos de tono que fue muy alabada por los amigos de la profesión que asistieron al evento y se plantearon la idea de tomarla como base para construir con ella un musical en toda regla.

Para ello necesitaban algo que sirviese para enlazar los números musicales que habían creado y entonces recurrieron a un narrador que en total complicidad con la audiencia   nos cuenta su musical favorito.

Así surgió la figura del “hombre en la silla” que es un ser maniático, que vive sólo en su casa, rodeado de sus cosas entre las que se cuenta su valiosísima colección de vinilos de sus musicales.

El “hombre en la silla” nos comenta que cuando se siente deprimido se pone uno de sus musicales que siempre le levantan el ánimo. Saca de la estantería “The drowsy chaperone” su musical favorito, lo pone en el tocadiscos y va presentándonos pieza a pieza de la obra, con tal cantidad de detalles y anécdotas que consigue que el musical tome vida en su apartamento y podamos ver a través de sus ojos el musical, tal como él lo vive.

Bob Martin y Don McKellar escribieron el libreto, con música y letras de Lisa Lambert y Greg Morrison que estrenaron en 1998 en Toronto, luego estuvo en Los Ángeles y se  estrenó en Broadway en Mayo de 2006, siendo nominado para 8 premios Tony, de los que ganó 5, incluidos el de mejor libretto y mejor score (música y letras). La obra alcanzó las 700 representaciones.

El argumento del musical representado en el salón de la casa donde vive el hombre en la silla tiene un montón de guiños, como que trata de una corista de las Zigfield girls, llamada Janet Van De Graaf, que va a abandonar el mundo del espectáculo para casarse con un magnate del petróleo llamado Robert Martin. Sí, llamaron a los personajes del musical como a los novios y actores en la vida real, de cuya fiesta salió la idea para el musical.

Cuando la música empieza a sonar en el tocadiscos, el salón de la casa de nuestro narrador se va a convertir en un escenario de Broadway, con muebles y elementos de lujo como en los buenos musicales de los años 20 y 40. El narrador se mezclará entre los actores/personajes de su musical, por los que siente un cariño y devoción especial y nos contará alguna que otra confidencia de la vida real de los actores, que él como buen seguidor del género está al corriente de todo cuanto les pasa.

Para el estreno en Broadway, Bob Martin se reservó el papel del “hombre en la silla” consiguiendo crear un personaje tierno, obsesivo y cercano con el que nos identificamos en más de una de sus manías. Sutton Foster interpretó a la vedette Janet Van De Graaf, Beth Level fue la “drowsy chaperone” (carabina borrachina) que acompaña a la vedette para cuidar su honra, Troy Britton Johnson es Robert Martin, el novio multimillonario, y Danny Burstein es el ardiente latin lover Aldolfo.

La obra se estrenó en Londres con dos bazas importantes, Bob Martin, el autor del musical, a la vez que novio-protagonista de la historia de ficción, además de creador del personaje del “hombre en la silla”, viajó a Londres para hacerse cargo del papel y en el papel de “drowsy chaperone” estaría Elaine Paige que volvía a un musical tras 6 años de inactividad escénica. Inexplicablemente, a pesar de contar con buenas críticas el público no respondió como estaba previsto y la obra tuvo que cerrar en menos de dos meses. Toda una lástima, por lo original, divertida y bien ejecutada trama que por algún extraño azar no jugó a favor del musical a este lado del Atlántico.

Londres va a darle una segunda oportunidad y por ello le han montado la primera versión fringe de este musical y va a representarse entre el 23 de Septiembre y 31 de Octubre de 2010 en el Upstairs at the Gatehouse, una especie de Menier Chocolate Factory que lleva tiempo montando sus obras y con este montaje ha apostado ya por actores profesionales contando con Siobhan McCarthy (Mamma mia) será la drowsy chaperone, Michael Howe (Chess, Chorus Line) hara del ardiente Aldolfo y Amy Diamond, concursante del reallity televisivo Over the rainbow, eliminada por ser demasiado sexy para interpretar a Dorothy, puede estar perfecta ahora como Janet Van De Graaf.

MÚSICA Y LETRAS: Lisa Lambert y Greg Morrison

CD Original Broadway Cast

También te podría gustar...

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola