OLYMPIA, ¡a por otros 100!

La noche del 14 de Noviembre de 2016 el Teatro Olympia de Valencia celebraba una GALA con la que cerraban las actividades con las que han ido festejando el PRIMER CENTENARIO de la empresa OLYMPIA METROPOLITANA que regenta uno de los teatros más emblemáticos de la ciudad, por su programación, por su acogedora sala, por su situación tan céntrica y por haberse convertido en un oasis para la cultura que en nuestro país y en nuestra ciudad ha sufrido mucho y no pocos embites.

El desfile de invitados en el hall era un hervidero de gente de la profesión, de la política y de la vida social y cultural de la ciudad en la que veías a Arturo Fernández apoyado en la barra del bar, te cruzabas con Emilio Guitiérrez Caba al entrar en la sala, veías como reclamaban a Josema Yuste para que acudiera al fotocall, Norma Duval hacía su entrada derrochando glamour y tantas y tantas caras conocidas, amén de un sinfin de actores, directores, productores y empresarios de la escena valenciana, que no quisieron perderse semejante acontecimiento, porque la canción dice que cuarenta años no es nada, pero cien años ¡es un siglo!.

Se proyectaron algunos de los videos hechos para conmemorar el centenario protagonizados por gente de la talla de José María Pou, Concha Velasco, Ricardo Darín o Verónica Forqué y actuaron como presentadores Ángel Figols, Noélia Pérez y Laura Romero. También intervinieron las actrices Pilar Martinez y Paula Miralles para protagonizar un momento muy emotivo y otro muy divertido contando con la colaboración de un público entregado.

Hubo un número de baile de Dance Center Valencia con Mario Castaño, Hermes Muatetema, Saïd Bensani, Carles Escoms, Pastor Obiang y Borja Palacios con David Gadea en la percusión, además de un medley con temas famosos de películas interpretados a capella por Melomans y en lo musical brillaron Noèlia Pérez, Josep Zapater y Alicia Merelo.

También los hermanos Mariangeles y Enrique Fayos que gestionan la sala tuvieron unas palabras para los asistentes, pero sentados en la escalera de accceso al escenario, como sin atrevarse a pisar el lugar reservado para los profesionales de la interpretación. Enrique Fayos dio las gracias a Mariangeles atribuyéndole el mérito de su empeño en conmemorar el centenario y nos recordó que el Olympia antes que teatro fue cine, donde pudo verse en un pase privado “Lo que el viento se llevó” (Gone with the wind, 1939), casi a la vez que en el resto del mundo, pero en inglés y para un público extranjero, ya que en español la censura franquista no autorizaría exhibirla hasta 1950.

La primera obra que inauguró el Olympia en su andadura teatral fue “La chica del asiento de atrás” con Arturo Fernández en 1984 y Enrique Fayos quiso traer simbólicamente con el recuerdo a tantos actores y actrices que han pasado por esta sala y hoy ya no están con nosotros como Rafaela Aparicio, Manolo Codeso, Antonio Garisa, Jose Sazatornil, Antonio Ozores, Juanito Navarro, Paco Marsó, Lina Morgan, Joan Monleón, Paco Morán, Quique Camoiras, Ovidi Monllor, Pepe Rubianes y tantos otros.

Enrique Fayos flanqueado por sus hijos Mariangeles y Enrique

Enrique Fayos flanqueado por sus hijos Mariangeles y Enrique

También nos recordó que “Hace casi 400 años Lope de Vega fue desterrado de la Corte de Madrid y eligió Valencia para ver teatro, para escribir teatro y a principio de siglo pasado Valencia era plaza de inicio en la gira de muchas compañías de teatro. Una pena que hayan desaparecido teatros como el Ruzafa, Eslava, Princesa, Apolo, Novedades, Lírico, Alkazar o Valencia Cinema. No podemos perder ese espíritu de Valencia como casa de artistas, escritores, actores, ya que nuestro pasado nos obliga a ser exigentes y ambiciosos en nuestro futuro”.

Reconozco que dichas palabras me emocionaron como el agradecimiento que tuvo para los “maquinistas, tramoyistas, eléctricos, regidores, productores y sobre todo los actores cuya profesión es vocacional, hay que sentirla, llevarla en la piel, ser parte de tu alma para que tanto esfuerzo y dedicación esté compensado por una risa, un silencio, una emoción o un aplauso y en general a los profesionales que deben compaginar la vida familiar con el trabajo en un teatro, debiendo pagar por ello un peaje muy alto”.

Los hermanos Fayos en la Gala que cerraba los actos de la celebración de los 100 años del Olympia

Los hermanos Fayos en la Gala que cerraba los actos de la celebración de los 100 años del Olympia

No se olvidó de dar las gracias a los miles de espectadores fieles que hacen posible con su asistencia que este teatro PRIVADO, sin ningún tipo de subvención, pueda seguir adelante. Tambien tuvo palabras de gratitud para los medios de comunicación y las instituciones a las que recordó que “el teatro público y el privado deben unir fuerzas para ir de la mano ya que el teatro debe ser algo vivo que oxigene a la sociedad y la cultura no es un gasto, sino una inversión“.

Muchas gracias Enrique, Mariangeles y todo el equipo que día a día conseguís mantener viva la llama.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola