TEATRO DE LA ZARZUELA 2017/18

El Teatro de la Zarzuela ha dado a conocer la programación para la temporada 2017-2018, en la que concurrirán conciertos desde Ainoa Arteta a Marta Sánchez, además de danza, talleres y otras actividades, además de la joya mimada de su programa donde cada año se presentan zarzuelas famosas, junto a otras no tanto, e incluso algún estreno para mantener viva la llama del género, más allá del público habitual que lo conoció en sus tiempos de esplendor y que ya toca atraer a otras generaciones para que siga viva esa parte de nuestra cultura, que a veces ha quedado desfasada en los libretos, pero que tiene unas partituras perfectamente válidas a día de hoy.

En esta programación que pueden ver en su totalidad en la web del teatro entrando en este enlace, quiero destacar las zarzuelas programadas donde aparte de los maestros clásicos en las partituras, encontramos nombres interesantes, curiosos y muy atractivos que nos invitan a no perdernoslas, desde Mario Gas a Alberto Conejero, Emilio Sagi, José Carlos Plaza o Alfredo Sanzol con intérpretes de la talla de Ángel Ruiz, Rossy de Palma, Yolanda Ramos o Vicky Peña….. habrá que estar atentos a cuando salgan a la venta las entradas.

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Srdan K. dice:

    El montaje de <> es simplemente ¡MARAVILLOSO! Acabo de volver del Teatro de la Zarzuela y todavía estoy flotando en una nube de felicidad. Durante toda la función pensaba que había viajado en el tiempo y que estaba en los años dorados de Broadway (esta opereta se parece muchísimo a los musicales de esa época): Actores que cantan sin micrófonos (hoy, el pobre Emmanuel Faraldo, que interpreta a Vicente, el protagonista, no se encontraba bien y había veces que no se le oía, pero el chico es guapo y canta como un ruiseñor), música celestial y pegadiza, una historia simple que te hace olvidar tus problemas y sonreír, decorados espectaculares, vestuario colorido y vistoso, una orquesta en la que hay ¡más de cuarenta fantásticos músicos! Y Rossy de Palma es ¡DIVINA! Animo a todo el mundo que vaya a verlo. Yo ya tengo entradas para verlo por lo menos dos veces más. Y si encuentro un hueco en mi agenda lo veré tres o cuatro veces más. De hecho, lo vuelvo a ver este sábado. Por cierto, este montaje es un poco diferente al que se vio en el Théâtre du Châtelet en Francia en 2006 y que, también, dirigió Emilio Sagi y protagonizó Rossy de Palma, ya que hay varios cambios que, en mi opinión, mejoran el montaje. Por ejemplo, el momento en el que se canta “Maitechu”:

    SPOILER

    En Paris, Vicente lo cantaba a Eva (la diva insoportable) al principio de la historia. En Madrid, Vicente lo canta a Cricri (la adorable secretaria que está enamorada de él) al final de la historia.

    FINAL DEL SPOILER

    Y merece la pena comprar el libro que venden en el hall; cuesta cinco euros e incluye el libreto completo, fotos del montaje, artículos sobre <> y este montaje y muchas cosas más.

  2. Srdan K. dice:

    Por cierto, estoy hablando del montaje de El cantor de México. No sé por qué en el mensaje anterior aparece cómo .

  3. Srdan K. dice:

    No me sorprende que hablen maravillas, porque este montaje de El cantor de México es ¡MÁGICO, MAGNÍFICO, MARAVILLOSO! Anoche, salí del teatro flotando en una nube de alegría y felicidad y todavía sigo flotando en ella.

    Los músicos de la Orquesta de la Comunidad de Madrid son simplemente fantásticos. Cuando empezó a sonar la obertura, me emocioné tanto que incluso derramé unas cuantas lágrimas de felicidad. Y Óliver Díaz, el director de la orquesta, era genial. De verdad, era un auténtico placer escuchar a estos músicos interpretar la maravillosa y pegadiza música de Francis Lopez, muy parecida a las celestiales melodías que compusieron Cole Porter e Irving Berlin. Hay canciones románticas preciosas, canciones divertidas y canciones corales. Me sentía como si hubiera viajado en el tiempo y estaba en la edad dorada de Broadway.

    La magia comienza desde el momento en el que uno llega al Teatro de la Zarzuela y se encuentra con una multitud de personas que van a ver la función.

    Cuando entras en la sala, te encuentras con el maravilloso telón.

    El ritmo es ágil y las dos horas y media que dura el montaje se pasan volando. La historia es muy simple, pero hace que sonrías y te olvides de tus problemas. Un empresario francés quiere hacer una adaptación cinematográfica de su opereta El cantor de México, pero se ha quedado sin el actor protagonista. Vicente, pintor de decorados, se presenta a la audición e impresiona a todos con su belleza y su voz y se convierte en la nueva estrella. Además, todos tienen que aguantar a la insoportable vedete, Eva Marshall y sus caprichos.

    La puesta en escena es espectacular. La escenografía de Daniel Bianco y el vestuario de Renata Schussheim son muy coloridos y vistosos. ¿Kitsch? Sí, pero nunca de mal gusto. La iluminación de Eduardo Bravo es impresionante y la coreografía de Nuria Castejón es muy divertida – destacan las escenas de “Dos amigos así”, “El barco vamos a tomar”, el baile de “Acapulco” y “El tequila”. El cantor de México pide a gritos esta estética y menos mal que Emilio Sagi y su equipo se lo han dado. La “falla” mejicana con la que termina el primer acto recibió un aplauso cerrado cuando apareció sobre el escenario. Hay tantos momentos creativos, sorprendentes e inolvidables en esta maravilla que cada escena es una joya. A mí me encantó el viaje en el barco durante “Fandango” y el final es simplemente apoteósico – con todo el público cantando la canción principal.

    Por cierto, también, me encantó como ha incluido Emilio Sagi la homosexualidad en la historia: Cuando uno se enamora, le da igual que esa persona sea un hombre, una mujer o una mujer “con bigotes”. Lo que importa es que esa persona sea el amor de su vida.

    Los actores son maravillosos. Todos cantan sin micrófonos – como en la edad de oro de Broadway – y ¡qué bien cantan! Tal y como dije en el otro mensaje, creo que, anoche, Emmanuel Faraldo, que interpreta a Vicente no se encontraba bien, ya que varias veces no se oía lo que cantaba (sobre todo cuando estaba alejado del foso de la orquesta) y durante un par de números musicales tuvo que parar durante unos segundos para aclarar la garganta. Pero el chico es guapo y canta como un ruiseñor. Me pareció muy injusto que la gente que estaba sentada detrás de mí se quejara continuamente de que no le oía o que hubiera preferido escuchar a Toni Marsol, que interpreta a Bilou, cantar las canciones de Vicente. Por cierto, el protagonista es interpretado por José Luis Sola en la mayoría de las funciones.

    José Luis Sola: 6, 8, 11, 13, 15, 18, 19, 21, 22, 25, 27 y 29

    Emmanuel Faraldo: 7, 12, 14, 20, 26 y 28

    Toni Marsol es maravilloso como Bilou, el fiel amigo de Vicente, que quiere lograr “enervar” a alguien y que ese alguien le ame. Este personaje es, también, interpretado por Manel Esteve.

    Manel Esteve: 6, 8, 11, 13, 15, 19, 21, 26 y 28

    Toni Marsol: 7, 12, 14, 18, 20, 22, 25, 27 y 29

    Sylvia Parejo es una dulce Cricri y su vals es muy bonito. Cricri es interpretada por Sonia de Munck en las mismas funciones en las que José Luis Sola interpreta a Vicente.

    También, quiero destacar a Luis Álvarez que es magnífico como Cartoni, el empresario – su número musical “Cartoni, Cartoni” es muy divertido; y a Ana Goya que es simplemente maravillosa como la cómica e indomable Señorita Cécile.

    El coro del Teatro de la Zarzuela es fantástico y los bailarines son divinos. Me encantaron los chicos de Eva Marshall – cada uno tiene una personalidad diferente.

    Y ¿qué puedo decir sobre Rossy de Palma que interpreta a Eva? Es simplemente DIVINA DIVINA DIVINA. Como ella misma dice en su vals – que, por cierto es una joya – es “atractiva, reactiva, delictiva, caprichosa, orgullosa, mentirosa, frivolona, derrochona, aroñona”. Es una auténtica Diva. La escena de la Coronela Tornada y sus “guerreras” y la escena final en la que “lucha” con Señorita Cécile son pura comedia. ¡Viva Rossy de Palma!

    ¡Y viva este montaje de El cantor de México! Salí del teatro con una sonrisa de oreja a oreja y ya tengo entradas para ver esta maravilla tres veces más. Estoy completamente de acuerdo con el autor de “El Cantor de México. Mariachi y olé”, una de las críticas que ha recibido este montaje, cuando dice que “hay más verdad en este Cantor de México que en cualquier prefabricado musical de franquicia con micrófonos de Gran Vía.” Montajes como este hacen que uno aprecie todavía más la valiosa labor que hacen los teatros públicos.

    También, repito que merece la pena comprar el libro que venden en el hall del teatro. Solo cuesta 5 euros e incluye:

    – información sobre este montaje

    – cuatro artículos sobre El cantor de México escritos por Emilio Sagi, Alejandro Carantoña, Alberto Mira y Boris Izaguirre:

    “Ante El cantor de México”

    “Emilio Sagi y la cáscara de melón”

    “Recuperar la opereta, ejercer la mirada: El cantor de México ayer y hoy”

    “El espíritu de Luis Mariano”

    – el libreto completo

    – cronología de Francis Lopez

    – biografías de los actores

    – impresionantes fotos del montaje hechas por Javier del Real y dibujos de vestuario.

    – información sobre el Teatro de la Zarzuela

    En el Shubert Theatre de Nueva York, venden un libro parecido sobre el montaje de Hello, Dolly! y cuesta ¡40 dólares!

    Por cierto, según el programa de mano, el 26 de octubre, Radio Clásica de RNE transmitirá el montaje en directo.

    No obstante, si puedes, ve el montaje en el teatro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola