THE EMPEROR WALTZ

“El vals del emperador” (The Emperor Waltz, 1948), es una película calificada como musical, si bien sólo tiene cuatro canciones a mayor lucimiento de Bing Crosby, con algunos números musicales en el Tirol y el vals de Johann Strauss II que da título a la película, pero su interés reside en que el guión y la dirección son de Billy Wilder y para mi cualquier película asociada a su nombre es motivo de obligada visión porque como dicen algunos “la peor película de Wilder, Hitchcock o Ford, matarían por haberla firmado muchos directores”.

En este caso Billy Wilder ya es un director de prestigio que ha estrenado “Días sin huella” (The lost weekend, 1945) con la que gana los Oscar como mejor película, director, guionista y actor principal (Ray Milland) y planea su siguiente proyecto con su colaborador Charles Brackett sobre el personal americano establecido en Europa tras la Segunda Guerra Mundial.

Para documentarse sobre el tema se desplazó a Alemania y descubrió que sus padres habían muerto en el holocausto. Tras pedirle que ayude en el montaje de un documental sobre los campos de concentración Wilder quedó tan impresionado tras visionar el material filmado que decidió aparcar el proyecto que años más tarde se convertiría en “Berlín Occidente” (A foreign affair), para volver a Estados Unidos y dirigir algo mucho más ligero, una película musical.

Trabajando para la Paramount era lógico que siendo un musical lo protagonizase Bing Crosby, que en aquellos momentos estaba en lo más alto de su fama. La historia se desarrollaba en las montañas austriacas, donde pasó su infancia Wilder, pero al rodar la película en Canadá, el director no aprobó el paisaje e hizo traer pinos de California y pintar margaritas de azul para que recordasen las del Tirol y más siendo que iba a ser la primera película en color del director.

El rodaje no fue ningún jardín de rosas para Wilder que tuvo que lidiar con los divismos de Bing Crosby, que cambiaba a su antojo las frases del guión argumentando que él las sentía así, enfrentándose a Wilder que como guionista exigía que se ciñese al texto escrito. La relación entre Crosby y Joan Fontaine, actriz cedida por la RKO tampoco funcionó ya que el actor prácticamente la ignoraba como si fuera una recién llegada, cuando la actriz ya era toda una estrella tras haber protagonizado “Rebecca”, “Sospecha” o “Jane Eyre” entre otras.

Aún así la película salió adelante y partiendo de una anécdota que escucharon Brackett y Wilder sobre un inventor que intentó que el emperador Francisco José I de Austria le financiase un invento, crearon la historia de un americano que trataba de vender al mismo emperador un fonógrafo, pero él anciano sólo estaba interesado en cruzar su caniche con Sherezade, la perrita con pedigrí de la misma raza de la condesa Johanna Augusta Franziska von Stoltzenberg-Stolzenberg, que contra todo pronóstico acababa seducida por Bottons, el perro fox terrier de Crosby.

La historia es una excusa perfecta para que Wilder se burle de la pretendida superioridad de la aristocracia europea y de la autosuficiencia del americano, hilvanando una comedia en la que no pierde ocasión de ridiculizar desde el psicoanálisis freudiano con el que el veterinario atiende al caniche del emperador, que sufre una crisis nerviosa o a la forma en que hablan los dueños de los sentimientos de sus perros como si fueran personas, con frases como: “Sherezade quiere daros las gracias por las flores que le ha enviado Bottons”.

En el apartado musical aunque el score lo firma Victor Young, las canciones escritas para Bing Crosby fueron adaptaciones de canciones austríacas o temas de operetas a las que puso letra Jonny Burke tituladas “The kiss in your eyes”, “Friendly Mountains” o “The Emperor Waltz”, con música de Johann Strauss II. Otras fueron “I Kiss Your Hand, Madame” de Fritz Rotter y Ralph Erwin, “Whistler y su perro” de Arthur Pryor que escribió también con Jimmy Van Heusen “Get Yourself a Phonograph” aunque finalmente ésta no se incluyó en la película.

La equiparación de la relación romántica entre los perros con la de sus dueños, da lugar a situaciones divertidas y no digamos la brillante y deliberada comicidad con que Wilder incluye los números musicales, haciendo de ellos un gag más de la película, que disfrutarán mucho los amantes del cine de Billy Wilder, que sabrán situarla en su tiempo y detectarán los guiños del director.

MÚSICA Y LETRAS: Varios


En su día apareció un disco de Bing Crosby con 4 temas de la película que además se publicó en DVD con las canciones subtituladas en  español.

Termino con un fragmento de la película que alguien ha subido a la red

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Cesar dice:

    La mayoría de críticos dicen que esta es la peor película de Billy Wilder; ciertamente parece no estar muy a gusto con el musical (recordemos que cuando filmó “Irma la dulce” le quitó todas las canciones), pero es curiosa, debo revisarla pero a mi me gustó en su momento.
    Saludos.

    • allwebber dice:

      Es que decir la peor película de Billy Wilder es decir poco, porque por mala que sea comparada con el resto de su filmografía, no falta esa aguda ironía que le caracterizaba y que tanto me gusta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola