THE BOY FRIEND, Londres 2019

La Menier Chocolate Factory de Londres como cada fin de año ha preparado un musical y en esta ocasión se trata de “THE BOYFRIEND“, compuesta por Sandy Wilson que tuvo más éxito en Londres que en Broadway, donde debutaba en 1954 una prometedora jovencita llamada Julie Andrews. Esta nueva producción podrá verse desde el 22 de Noviembre de 2019 al 7 de Marzo de 2020 en la prestigiosa sala del off West End, de donde saltarà al Festival de Toronto previsiblemente para volver al West End a partir de Mayo.

La dirección es de Matthew White que vuelve con este musical a la Menier donde ya dirigió “She Loves Me”, “Candide” y “Sweet Charity” y en el reparto nombres de altura como Janie Dee (Madame DuBonnet, la directora de la escuela), Tiffany Graves (Hortense, la doncella francesa), Amara Okereke (Polly, la joven protagonista que interpretó Julie Andrews en el teatro y Twiggy en la película de Ken Russell), Adrian Edmondson e Issy van Randwyck como Lord y Lady Brockhurst, Dylan Mason (Tony, el misterioso chico de reparto) y Jack Butterworth (Bobby Van Husen, el playboy).

La historia nos situa en el sur de Francia, en la escuela para jovencitas de la alta sociedad que dirige Madame Dubonnet. Las chicas están muy excitadas por asistir al baile de disfraces que se va a hacer y por poder presumir del chico que las acompañará, como dicen en la canción: “Suplicamos, necesitamos, de hecho, nuestros pobres corazones sangran por tener esa cosa llamada “novio”.

Polly, una de las jóvenes, es tímida y se avergüenza de no tener un novio que la acompañe. Ella inventa un ficticio pretendiente que vive en París y que se reunirá con ella en el baile, aunque se resiste a dar más información a sus compañeras que están muy intrigadas por conocer al misterioso acompañante de Polly. Este tema estrenado en 1953, hoy solo se puede ver desde la distancia con humor y dejándose llevar por la música y sus bailes.

La producción de la Menier mantiene el formato original de tres actos y cambia el decorado rápidamente entre actos a la vista del público, variando de emplazamiento algunos elementos que nos permitan situarnos bien en la escuela, en la playa o en el salón del baile del final. Por supuesto, la dirección incide en la exageración gestual de algunos intérpretes, para hacernos sonreir con lo cursi de algunas situaciones, contempladas desde la óptica de hoy en día.

Las coreografías de Bill Deamer, los arreglos y orquestaciones de David Cullen y la ejecución de los bailes, son indudablemente la apuesta mayor de este musical, con un reparto que saca adelante la obra con una entrega y coordinación excelentes, aunque ya es marca habitual de la casa que cuenta con un meticulosamente escogido grupo actoral que defiendan sus papeles a la perfección ya que tener al público a escasos centímetros no da margen al error.

Además de los divertidos números musicales y las vistosas coreografías, amén de las conocidas canciones “I could be happy with you” o “A room in Bloomsbury” casi al final nos encontramos con “Poor little Pierrette” con el que hacen un precioso y emotivo duo Janie Dee y Amara Okoreke. Una orquesta de nueve músicos dirigida por Simon Beck da soporte a toda la acción. Un dulce caramelito, vistosamente presentado.

Para más información sobre el musical entrar en este enlace “THE BOYFRIEND”

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola