Andrew Lloyd Webber siempre sintió fascinación por los ferrocarriles y estuvo encantado cuando en 1975 le preguntaron si podría escribir música para una serie animada, basada en las historias del Reverendo W. Awdry sobre “Thomas and the tank engine and friends”, pero el reverendo finalmente no le dio los derechos a Webber, porque estimó que el músico quería un control sobre la obra, mucho mayor del que él estaba dispuesto a ceder. La historia quedó aparcada y sólo sobrevivió una canción llamada “Engine of love” escrita para el tren de vapor, que con letra de Peter Reeves fue grabada por Earl and The Steam Love.

Es significativo que cuando Webber creó su compañía, la llamase “Really Useful Group”, nombre que su utiliza muy a menudo en los libros del reverendo Awdry.

No fue hasta que Lloyd Webber buscando un argumento en que centrarse tras “Cats”, volvió a pensar en los trenes, algo propio de todas las culturas y edades y decidió escribir un musical para sus hijos Imogen y Nicholas, con el título de “Trenes” que luego cambió por  “Starlight Express”, como la suite del mismo nombre Op. 78 del compositor inglés Edward Elgar.

Volvió a reunir al equipo con el que había trabajado en “Cats” Trevor Nunn (director), John Napier (diseñador) y David Hersey (técnico de luces), el letrista Richard Stilgoe, otro apasionado de los ferrocarriles y confió la coreografía a Arlene Phillips. Lloyd Webber quería algo fresco y diferente de lo que el público espera normalmente cuando va al teatro. Su primera condición fue que todos los intérpretes estarían toda la obra sobre patines sin quitárselos para bailar, concepto totalmente innovador que dio popularidad al espectáculo.

Tras el éxito de “Cats” se buscó algo original, en el que Lloyd Webber dio rienda suelta a su vena más pop y construyeron entre todos un musical muy sencillo en cuanto al fondo de la historia, a la vez que espectacular en cuanto a la forma pensando en el “todos los públicos” que habían conquistado con las historias de gatos de T.S. Eliot.

La idea original era una revisitación del cuento de Perrault donde “Rusty” sería una especie de “Cenicienta” y Greaseball y Electra sus hermanastras, con un hada madrina que sería el “Starlight Express”. Finalmente el argumento giraba en torno a un grupo de trenes de juguete que tomaban vida en la mente de un niño, en una competición por ver quien es el más rápido de todos, venciendo “Rusty” al final con la ayuda moral de su padre y marchando feliz al haber conseguido enamorar de nuevo a su querida Pearl. Como ocurría en “Cats” vuelve a utilizar actores para que emulen a personajes que no son humanos y lanzaba a personajes y público el mensaje de que “puedes hacerlo siempre que tengas fé en ti mismo”.

El verano de 1982 se presentó un  anticipo de la producción en Sydmonton, a partir de aquí ésta fue creciendo en magnitud. El coste ascendió a 2 millones de libras, convirtiéndose en el musical más caro jamás producido en Londres, hasta entonces. Se habilitaron tres niveles en los que transcurría la acción rodeando al público y por los que discurrían las carreras. El teatro Apollo Victoria fue totalmente reconstruido usando 6 millas de listones de madera, 60 toneladas de acero y 6,000 bombillas. En Enero de 1984 para obtener el dinero que Lloyd Webber necesitaba, ofreció 1,000 participaciones a 2,000 libras cada una, que fueron adquiridas en 24 horas. El espectáculo se estrenó en Londres en Marzo de 1984 y fue un éxito total, colgando el cartel de “no quedan localidades” cada noche.

Cuando se estrenó en América en Marzo de 1987 fue el espectáculo más caro nunca visto en Broadway. El coste del escenario ascendió a 8 millones de dólares. El teatro no pudo ser dividido en alturas como en Londres, pero la pista se extendió hasta el público y el efecto fue realmente espectacular. A pesar de las malas críticas recibidas por la prensa de New York, el show se mantuvo en Broadway cerca de 2 años en cartel, saliendo de gira por Estados Unidos posteriormente. Recibió 7 nominaciones a los premios Tony de los que solo ganó el de Mejor Vestuario. También tuvo una versión de 90 minutos en el Gran Hotel MGM reconstruido de Las Vegas en 1994 e incluso tuvo su versión de patinaje sobre hielo con el título de “Starlight on Ice”.

El musical también se estrenó en Japón, Australia, Nueva Zelanda, Alemania y Méjico con el nombre de “Expreso Astral”.  En la versión original de Londres estuvieron gente de la talla de Frances Ruffelle, P.P. Arnold y Stefanie Lawrence, mientras que en Broadway estuvieron Jane Krakowski, Andrea McArdle y Sean McDermott, así como Reva Rice que estrenó en Londres, New York y Las Vegas repitiendo siempre su personaje de Pearl.

En 1993 el equipo creador se reunió para revisar el show. Escribieron cinco nuevas canciones y se suprimieron 12 de las originales, se suprimieron dos personajes (C.B. y Belle) y algunas partes fueron re-coregrafiadas, diseñando un nuevo logotipo para el show nacido como decía el slogan “para una nueva generación”. Es uno de los musicales con más representaciones en el West End donde ha sido visto por unos 13 millones y medio de personas. Tras cerrar en Londres salió de gira con algunas modificaciones en las letras hechas por el letrista David Yazbek.

LOS “PERSONAJES”

  • CONTROL: El niño en cuya mente se desarrolla la historia.
  • STARLIGHT EXPRESS: Tren nocturno en el que algunos ven la representación de Dios.

FERROCARRILES: LA ENERGIA DE LOS TRENES

  • RUSTY: Tímida máquina de vapor, enamorado de Pearl que se hunde al perder su amor, pero encuentra su camino hacia el Starlight Express.
  • GREASEBALL: Ardiente, ostentoso y enérgico Unión Pacific, que funciona con Diesel. Campeón de los EE.UU, con cierto parecido a Elvis.
  • ELECTRA: Flamante ferrocarril eléctrico. Es la última incorporación a la carrera. Luce como una andrógina estrella de rock.
  • POPPA: Jubilado ferrocarril de vapor. Es el padre de Rusty que abandona su retiro al ver desfallecer a su hijo para demostrarle que la fuerza viene del  alma.
  • BOBO: El ferrocarril francés, poder del Sudeste; arrogancia con instinto.
  • EXPRESSO: Venido de Italia, oscuro y apasionado, es el poderoso expreso Roma-Milán.
  • RHURGOLD: El valiente y estoico ferrocarril alemán, el poderoso intercontinental Express.
  • NINTENDO: El ingenioso y agresivo ferrocarril japonés que hace estremecer al Shinkanse tren bala.
  • PRINCIPE DE GALES: El ferrocarril inglés.  A menudo con retraso pero aún apreciado, “El Príncipe” da energía al tren real.

LOS VAGONES: CONFORTABLES VEHICULOS DE LAS VIAS

  • PEARL: Un vagón que lleva piedras preciosas, flores y plantas, aunque también se llamaba así un vagón del Orient Express.
  • BELLE: Vagón de lujo en memoria del “Brighton Belle” que partía de Victoria Station a Brighton.
  • DINAH: El vagón restaurante, cuyo plato especial es el “amor on the rocks”.
  • ASHLEY: Descarado y malhumorado vagón de fumadores.
  • BUFFY: Dulce y sencillo vagón Buffet que ofrece cosas a todo el mundo.

LOS MERCANCIAS: LOS QUE LLEVAN EL PESO POR LOS RAILES

  • ROCKY I, II y III: Vagones donde se esconde la pandilla de Greaseball.
  • FLAT TOP: Lleva los grandes y pesados equipajes.
  • DUSTIN: Vagón minero que quiere llevar su propio peso.  Algo positivo cuando vas cuesta abajo y una carga cuando vas cuesta arriba.

LOS COMPONENTES DE ELECTRA

Electra necesita un constante mantenimiento que requiere mucho soporte y energía de su entorno salvaje, a cada cual más extraño.  Ello incluye a Krupp (armadura), Wrench (herramientas), Joule (explosión), Volta (refrigeración) y Purse (dinero).

Números Musicales

Starlight Express  (1984)

  • Rolling Stock
  • Call Me Rusty
  • A Lotta Locomotion
  • He’ll Whistle At Me
  • Freight
  • AC/DC
  • Pumping Iron
  • Coda Of Freight
  • Crazy
  • Make Up My Heart
  • The Blues
  • Laughing Stock
  • Starlight Express
  • The Rap
  • U.N.C.O.U.P.L.E.D
  • Rolling Stock (Reprise)
  • Right Place, Right Time
  • I Am The Starlight
  • One Rock’n'Roll Too Many
  • Next Time You Fall In Love
  • Light At The End Of The Tunnel

The New Starlight Express (1992)

  • Overture
  • Entry of the national trains
  • Rolling Stock
  • He’ ll whistle at me
  • Freight
  • AC/DC
  • Pumping Iron
  • Coda of freight
  • Crazy
  • Make up my heart
  • Race One
  • Poppa’s blues
  • Race two
  • Starlight Express
  • The Rap
  • U.N.C.O.U.P.L.E.D.
  • Race three
  • Right place, right time
  • Starlight sequence
  • Race four
  • Nex time you fall in love
  • One rock and roll too many
  • Light at the end of the tunnel
  • Starlight Megamix

Actualmente sigue en cartel en Bochum (Alemania), donde se ha convertido en el musical más tiempo en cartel en la historia de su país. Estrenado en 1988, está a punto de cumplir sus BODAS DE PLATA, algo que no ha conseguido este musical en ninguna otra parte del mundo.

Para el 2012 se ha montado una nueva versión del musical para llevar de gira por Inglaterra y se rumorea que en función del éxito que tenga, puede terminar aterrizando en el West End de Londres. Tuve la oportunidad de verlo en Wimbledon al principio de la gira y tal vez sea el musical de Lloyd Webber que vuelto a ver tras su estreno original más me ha gustado, porque hay nuevas orquestaciones sobre las originales hechas por los propios Andrew Lloyd Webber y David Cullen, aparte de contar con una nueva canción “I do” que reemplaza a “Next time you fall in love” y que ha compuesto su hijo Alistair Lloyd Webber con letras de Nick Coler.

Además esta nueva versión de gira cuenta con una efectiva puesta en escena, que soluciona el “problema” de cómo hacer las cuatro carreras de trenes en un escenario convencional, mediante la proyeccion en 3D de las mismas, para lo que te entregan las gafas correspondientes y realmente se consigue el efecto tridimensional con momentos realmente graciosos. Todo ello con las canciones más pop y rock que Lloyd Webber quizá componga nunca y unos intérpretes que cantan, actuan y bailan estupendamente además de ejecutar piruetas y coreografías sobre patines, sin perder el aliento.

El público abandona la sala contento porque se lleva una historia muy sencilla que de alguna forma fomenta la autoestima en las posibilidades de uno mismo, con unos intérpretes totalmente entregados, y una puesta en escena de un musical perfectamente ejcutado, con momentos realmente espectaculares que demuestran que la comercialidad no tiene por qué estar reñida con la calidad, en un espectáculo digno, pensado para gente de todas las edades.

MÚSICA: Andrew Lloyd Webber
LETRAS: Richard Stilgoe (*)

(*) En la canción “Next time to fall in love” las letras son de Don Black y en la versión de gira por Inglaterra algunas letras fueran cambiadas por David Yazbek.

 

Existe el CD doble de la versión de cuando estrenó y el CD sencillo de la versión de 1992 aparecido como “The new Starlight Express”, aparte de los publicados en otros paises donde se ha estrenado como en Alemania.