AGGIUNGI UN POSTO A TAVOLA

  • Un nuevo sitio disponed, para un amigo más. Un poquitín que os estrechéis y se podrá sentar.
  • Para eso sirve la amistad, si llega la ocasión,hablémosle con libertad y con el corazón.
  • Él con su amor nos pagará y alegrará,alegrará, alegrará le reunión.

Este es el comienzo del musical estrenado en España como “El diluvio que viene”, creado por Iaia Fiastri, Pietro Garinei y Sandro Guiovanini, adaptado libremente de la novela “After me the Deluge” de David Forrest y estrenado en Italia con música de Armando Trovajoli en 1974, con el título de “Aggiungi un posto a tavola” (Pon un sitio en la mesa), tras haber votado la compañía de entre los posibles nombres, desechando los de “La bis bisarca” (La segunda Arca) y “Concerto per prete e campane” (Concierto para cura y campanas).

El argumento nos presenta a Don Silvestre, cura de un pequeño pueblo al que Dios un día le encarga que construya una nueva arca, ya que va a enviar un nuevo diluvio a la Tierra y ha decidido salvar a la gente de su aldea. También tenemos a Don Crispín, el alcalde del pueblo, que ve en el cura a su enemigo y no cree en nada de lo que este predica, pero su hija, Clementina está enamorada del cura y cuando le confiesa su amor, éste le dice que su amor es imposible y “es una pena que sea pecado” debido a su condición de sacerdote. En ese momento se escucha rugir la voz de Dios diciendo: “¿Cuándo dije yo que los curas no se podían casar?”, para regocijo de Silvestre y Clementina.

La llegada de “la Consuelo”, una prostituta que visita la aldea cada cierto tiempo, para llevar algo de “alegría”, revoluciona a la población masculina, pero Dios encarga a Don Silvestre que diga a los ciudadanos que esa noche deberán dedicarla a procrear, para asegurar la continuidad de la especie cuando termine el diluvio. Es la “bella noche sin sueño, noche de amor”, donde cada oveja se va con su pareja y Dios solucione el tema de Consuelo, emparejándola con Toto, el tonto del pueblo, al que Dios soluciona su disfunción sexual y le regala el entendimiento y “pasión” por la vida de la que carecía, consiguiendo que ambos se enamoren y decidan ser pareja por el resto de sus días.

A la mañana siguiente cuando todo el pueblo se entera de que Toto y Consuelo se quieren casar y marchar con ellos, no están de acuerdo y dejan de ayudar a Silvestre a construir el Arca. Finalmente el cura les hace entrar en razón y entre todos construyen el Arca. Una vez terminada, Silvestre y Clementina van subiendo los animales por parejas en el arca y cuando han terminado, se presentan las autoridades del pueblo prohibiendo al pueblo que suba al Arca, pero comienza a llover…. y sólo están en el Arca Silvestre, Clementina y los animales.

Dios viendo el poco apoyo que le ha dado al cura la gente de su aldea, decide que sólo ellos van a salvarse con la pareja de animales de cada especie, pero entonces Silvestre desobedciendo a Dios, decide sacrificarse por los suyos y baja del Arca para ahogarse con la gente de su aldea. Dios viendo la entrega y amor de Silvestre por la gente de su pueblo, ordena detener el diluvio y acepta las disculpas del cura por haberse rebelado contra su mandato.

Todo el pueblo celebra con una gran comida el perdón de Dios y ponen una simbólica silla a la mesa para Él, de ahí el título de la obra, que termina cuando una paloma blanca cruza desde atrás todo el patio de butaca, para ir a detenerse en la silla que la gente de la aldea han dejado reservada para Dios.

En el año 1977 se estrenó en España, alcanzando un éxito sin precedentes en el teatro español, permaneciendo más de tres años continuados en el Teatro Monumental de Madrid, con la dirección, vestuario y decorados de la versión italiana y con un reparto de campanillas para aquel momento, contando con Frank Joham como Don Crispín, Lorenzo Valverde como Don Silvestre, María Elías como Clementina, Lia Uyá como Consuelo y Manuel Zarzo como Toto, poniendo el actor José Guardiola su voz a Dios, todos ellos famosos por sus apariciones en las entonces dos únicas cadenas televisivas de nuestro país.

La obra fue un exitazo en su momento. Era el año 1977, con una España saliendo de la dictadura, ver un espectáculo en el que Dios se manifestaba en contra del celibato de los curas, alentaba a que hubiese una noche de amor libre para procrear, resultaba bastante innovador y revolucionario para la época, pero Clementina que llamaba Silvestre al cura, sin anteponerle el respetuoso Don, a raíz que Dios aprobó su amor por el cura y se besaron, tras la decisión de Silvestre de bajar del Arca para unirse a la suerte de su pueblo, Clementina -sin más explicación- vuelve a llamarle Don Silvestre, manteniendo las distancias, con lo que los apuntes de “modernidad” al final quedaban en nada y es que no podía ser de otra manera pensando que la obra había surgido de Italia, estrenada en el Teatro Sistina de Roma.

La puesta en escena era en una plataforma giratoria, sobre la que se construía el Arca a la vista de todos los espectadores, lo cual impactaba mucho al público y el boca a boca hizo que se convirtiera en el primer musical en España que se mantuvo tanto tiempo en cartel, con un montaje espectacular y una historia dirigida a la familia y más si era católica. Dos años antes había estrenado Camilo Sesto “Jesucristo Superstar” de Andrew Lloyd Webber, dirigido por Jaime Azpilicueta, musical revolucionario y de temática religiosa también, pero más polémico que sólo estuvo cuatro meses en cartel, por compromisos previos del cantante y que algunos grupos religiosos boicotearon en la medida de lo posible.

El público latino americano no fue ajeno a este músical ya que “El diluvio que viene” también se estrenó en Méjico producida por Manolo Fábregas en 1977, contando en el reparto en el papel de Consuelo con una debutante entonces Daniela Romo, donde también tuvo un éxito impresionante manteniéndose en cartel hasta 1981, reponiéndose treinta años después en el año 2007.

En Argentina se estrenó en 1979 en el Teatro Nacional y aguantó ininterrumpidamente hasta 1982, volviéndose a llevar a escena en 1985 al Teatro Astral de donde luego saldría de gira por el país hasta 1987, pero alentados por el éxito de las anteriores producciones volvieron a reponerla en 1992 en el Teatro Lola Membrives, posteriormente en el año 2003 aunque entonces no tuvo éxito y por último en Mar del Plata se repuso en la temporada 2010-2011.

El productor José Luis Moreno compró los derechos para España y la repuso en 1995 con el cómico Quique Camoiras como Don Crispin, mientras que como Don Silvestre alternaban en el papel Paco Morales con un joven tenor llamado Carlos Marín, antes de ser el sustituto de José Sacristán en El hombre de La Mancha, Marius en Los Miserables, o la Bestia en La Bella y la Bestia y abandonar su carrera en los musicales, para pasar a formar parte del existoso cuarteto de tenores pop llamado Il Divo. Gema Castaño era Consuelo y Clementina se lo repartían Margarita Marbán y Carmen Pascual. Se publicó CD de este montaje, si bien muy chapucero ya que ni constan los nombres de los cantantes, ni los temas, ni prácticamente ninguna información.

En el 2004 se volvió a montar en España producida por J.L. Moreno, estrenándose en el Teatro Olympia de Valencia, con Gisela tras su paso por Operación Triunfo interpretando a Clementina y Gema Castaño repitiendo el papel de Consuelo, mientras que el papel de Don Silvestre iba a alternarse con Paco Morales y Luis Amando, pero finalmente por causas desconocidas Amando abandonó el proyecto antes del estreno.

MÚSICA: Armando Tovajoli
LETRAS: Pietro Garinei y Sandro Giovannini

 

Existen varias grabaciones en audio, sobretodo de las primeras versiones que salieron publicadas en vinilo en paises como México, Argentina o España con prácticamente la misma portada, ya que era como una marca de fábrica.

  
El que sí se ha publicado en CD es el del original italiano y el de la reposición española producido por José Luis Moreno con Carlos Marín, si bien como hemos dicho no figura por ningún lado el reparto.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola