TRANSICION

Esta obra está vinculada a la memoria y lo cierto es que a una gran parte de los habitantes de este país, el recuerdo de lo ocurrido en los años críticos de la transición política tras la muerte de Franco, le queda muy atrás, a veces desdibujado o inexistente para todos aquellos nacidos en los últimos treinta años.

La acción juega con la figura política de Adolfo Suárez, presentándonoslo en un ficticio debate televisivo actual, en el que se quiere recordar lo que fueron aquellos años tan importantes para España, cuando él fue Presidente del Gobierno, pero acto seguido se salta a una residencia en la que vemos a un Adolfo anónimo, al que los enfermeros por lo que cuenta, piensan que debe ser Adolfo Suárez.

trans 1Este Adolfo, en sus momentos de lucidez o locura, cree ver en sus compañeros de residencia a un tal Felipe y un Santiago, con los que habla de la legalización del Partido Comunista, o de la entrada al hemiciclo el 23 de Febrero de Tejero con las fuerzas golpistas. El doctor que trata al enfermo es el Doctor Gutierrez, al que Adolfo llama mi general o Gutierrez Mellado. También tiene sus discusiones con Torcuato y se dirige a uno de los conserjes como Su Majestad, tomándolo por Juan Carlos Primero. Habla con una de las enfermeras a la que llama “Amparo”, etc. etc.

Buceando en el recuerdo, el espectador de una mediana edad asociará algunos nombres como los de Felipe González o Santiago Carrillo, incluso Gutierrez Mellado, Amparo Illana o Torcuato Fernández Miranda, pero queda algo confusa la acción en sus saltos de los delirios en la mente de Suarez, sus momentos en la residencia o el  presente en la cadena de televisión, lo cual descoloca cuando al final nos dicen que el enfermo no es Adolfo Suárez, sino un ujier de las Cortes con el que hablaba mucho el Presidente del Gobierno, al que le han aplicado Pentotal.trans partida

Los números musicales interpretados en directo por los actores, irrumpen en la narración con un “Mi querida España” que se me hizo larguísima, a pesar de las proyecciones con momentos de la transición y en la segunda intervención musical, donde cantan una tras otra canciones muy conocidas como “Mediterráneo”, “Rock and roll en la Plaza del Pueblo”, “Rasputin”, “Suspiros de España”, “Soy rebelde”, “Sólo le pido a Dios”, etc., me parecieron innecesarios y que no aportaban nada a la narración de la historia.

Hay un momento dedicado a las autonomías, donde se escenifica una anécdota que le ocurrió realmente al actor Antonio Valero, que debió acompañar al censor de la época a un concierto de Raimon para traducirle sus canciones. Suenan “Al vent”, “La gallineta” mientras los actores hacen como un pasacalle en un segundo plano, abanicándose con figuras con forma de cada comunidad, con la bandera de cada una de ellas, con un momento muy cómico, al aparecer una actriz, vestida como la cantante Martirio.En el texto hay referencias al momento político actual y quizá sea el cúmulo de ideas, en un guión en el que se navega entre el delirio y la lucidez descoloca un poco, como suponemos debe ser estar en la mente de alguien con Alzheimer y creer que sus elucubraciones son su realidad y aunque al final se nos quiera hacer creer que el protagonista no es Adolfo Suárez, salimos todos pensando que es él, viviendo con su  Alzheimer apartado en una residencia.

trans 2Resumiendo, obra de teatro con una buena idea de partida y unos actores que se hacen con los personajes, encabezados estupendamente por el valenciano Antonio Valero como Adolfo, en la que los autores no han pretendido contar la historia, sino dar algunas pinceladas para abrir al público hacia el debate, el recuerdo o la curiosidad de volver la vista atrás a aquel momento tan importante de nuestra historia, en el que todas las fuerzas políticas supieron ponerse de acuerdo para echar a andar hacia adelante.

Al igual que para lograr el consenso y salir victoriosos de la transición española, han colaborado para crear esta obra nada menos que el Centro Dramático Nacional, L’ Om Imprebis, Teatro del Temple y Producciones Meridional, además del Gobierno de España, Gobierno de Aragón, Inaem y Teatres de la Generalitat Valenciana, que tras su paso por algunas ciudades recaló durante cinco semanas en Madrid y todavía sigue de gira por España.

TEXTO: Julio Salvatierra y Alfonso Plou

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola