DESEO

Miguel del Arco, el llamado “chico de moda”, porque le caen todos los premios teatrales desde hace un par de años, aprovecha su actual situación de prestigio y tirón en taquilla, para conseguir la producción que de forma sobria, a la vez que elegante, le sirve para presentar esta historia que parece tenía escrita tiempo atrás, pero que no había montado hasta ahora.

Una puesta en escena con un escenario giratorio, con elementos cambiantes y proyecciones para darnos los diferentes ambientes que el texto necesita, son el soporte para que unos estupendos actores den vida a la historia que se nos quiere contar. Como siempre en los trabajos de del Arco, el apartado de sonido, música y luces juega muy bien a favor de esta historia de luces y sombras.

deseo del arcoEn el argumento encontramos cuatro únicos personajes, Ana (Emma Suárez) y Paula (Belén López), dos amigas que se conocen del gimnasio, donde intercambian confidencias sobre su vida sexual. Paula tiene un poco sorprendida con sus revelaciones a una insatisfecha Ana, que no termina de dar crédito a las anécdotas que le cuenta su amiga de sus encuentros con un hombre casado. Paula le pregunta a Ana si su marido le es fiel, algo que Ana da por supuesto, por más que lo dude Paula y como en una especie de juego, Ana la invita a pasar un fin de semana en su casa, casi desafiándola a que intente seducir a su marido.

El fin de semana va a reunir en la casa de Ana y su marido Manu (Gonzalo de Castro), además de Paula, a Teo (Luis Merlo), un amigo de Manu, que termina de romper con su esposa y acude un poco para distraerse. Ana para no revelar su plan, sugiere a su marido que la ocasión puede ser perfecta para que se conozcan Paula y Teo.

merlo_dqLos dados están echados y el tablero preparado. A partir de este primer movimiento, cada jugada de la partida nos va a sorprender con cambios inesperados, que complican cada vez más el desenlace y que como bien dijo Antonio Gala, cuando le cambiaron el final en la adaptación cinematográfica de su novela “La pasión turca”, el autor es el que mejor conoce a los personajes y ha estudiado todos los finales posibles y en esta ocasión, Miguel del Arco huye de hacer un final moralizante, dejándolo abierto a la interpretación del público.

Gonzalo de Castro, repite con del Arco tras la estupenda “El inspector” y Luis Merlo está perfecto en su papel, si bien ellas, tanto Emma Suárez, como Belén López, a la que no conocía y que en su rocambolesca interpretación de Paula, cuyo papel por momentos me recordaba a la malvada Marquesa de Mertuil de “Las amistades peligrosas”, me conquistó desde el primer momento.

luis merlo baileUna apuesta interesante que invita a reflexionar al espectador, como debe hacer el buen teatro, abriendo un espacio para el debate entre el público a la salida de la obra, haciéndonos pensar y juzgar sobre los comportamientos de los personajes de la obra, algo que el autor, sabiamente ha eludido..

TEXTO Y DIRECCIÓN: Miguel del Arco

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola