DEAR WORLD

“DEAR WORLD” es un musical basado en la obra teatral de Jean Girandoux, titulada La Folle de Chaillot, estrenada en 1945, a los dos años de la muerte del autor. Diríamos que se trata de una sátira bienintencionada, protagonizada por una mujer mayor, bastante excéntrica, que vive en París, a la que toman por loca, pero que sabe muy bien lo que quiere y lucha contra los especuladores que quieren perforar el suelo, para hacerse ricos con el petróleo que se supone que hay bajo el asfalto.

La obra de teatro ha sido interpretada en casi todos los países y siempre por grandes damas de la escena. Como ejemplo, en Broadway la protagonizó Martita Hunt en 1949, en Inglaterra Maggie Smith en 1951, en Uruguay Margarita Xirgú, etc. y en España pudo verse en 1962 con Amelia de la Torre y en 1989 por Amparo Rivelles.

En 1969 se llevó al cine con un reparto excelente, aunque la película fue un fracaso. El argumento se desarrolla en el Cafe de l’Alma en el barrio de Chaillot, en el que se reunen un grupo de corruptos negociantes: un general (Paul Henreid), un comisario (Oskar Homolka), el presidente (Yul Brynner), un investigador (Donald Pleasence), un sacerdote (John Gavin) y un jugador de bolsa (Charles Boyer), para tratar de aumentar rápidamente sus fortunas. El investigador les dice que ha descubierto que hay petróleo en el centro de París y estudian un plan sobre cómo hacerse con los derechos para obtenerlo.

La Condesa Aurelia (Katharine Hepburn), conocida como “la loca de Chaillot” que vive en los sótanos del café, apegada a sus recuerdos por causa de un amor perdido, descubre los planes que tienen de volar con dinamita el café, para conseguir el petróleo y trata de frustrar sus planes con la ayuda de un joven inconformista, Julian (Richard Chamberlain),  que se ha enamorado de Nina (Nanette Newman), camarera del Café de l’Alma. Aurelia atrae a los corruptos a su casa y con la ayuda del vigilante del sistema de alcantarillado (Danny Kaye) y sus amigas Constance (Margaret Leighton), Gabrielle (Giulietta Masina) y Josephine (Edith Evans), conseguirán el triunfo del bien sobre el mal.

El mismo año 1969 que se llevó al cine, Jerome Lawrence y Robert E. Lee adaptaron el libreto y con las canciones de Jerry Herman, consiguieron convertirla en un musical, tras un sinfín de problemas incluidos cambios en  el guión y en el apartado musical. La asistente de Gower Champion el director, que había trabajado anteriormente con el mismo equipo, abandonó el trabajo, tras manifestar diferencias irreconciliables con la protagonista Angela Lansbury y los autores. Contrataron a Peter Glenville como director, pero también abandonó a raíz de las malas críticas en las funciones previas de Boston y Massachusetts, hasta que finalmente se estrenó en Broadway en Febrero de 1969, cerrando en Mayo tras 132 funciones.

La crítica se cebó con el libreto y las canciones de Herman, remarcando que con tanto cambio habían dejado el musical a tiras, difíciles de seguir con coherencia. En lo que todos parecían coincidir era en la interpretación de Angela Lansbury, que ganó el Tony a la mejor actriz en un  musical.

Jerry Herman, se convirtió en el primer músico y letrista que logró colocar tres musicales suyos en Broadway simultáneamente: Hello Dolly, Mame y Dear World. Tras el cierre de la obra se volvieron a juntar Lawrence, Lee y Herman para reescribirla y darle el grado de intimismo que la obra requería, fuera de los fastos que le añadieron para Broadway, pero el musical seguía sin encontrar el éxito redondo.

David Thompson en Diciembre del 2000 también reescribió el musical, estrenando su versión que incluía tres nuevas canciones escritas tras el cierre en Broadway, contando con Sally Ann Howes en el papel de Aurelia. El mismo Thomson revisó su propia versión que estrenó en Utah en el 2002, con Mauren McGovern en el papel de la Condesa Aurelia.

Angela Lansbury, Jerry Herman y Carol Chaning

Angela Lansbury, Jerry Herman y Carol Chaning

El anuncio de un nuevo montaje del musical en el 2013, despertó mi curiosidad, mucho más al encargarse del mismo Gillian Lynne (Cats, Phantom of the Opera, Aspects of love…) como directora y coreógrafa. Últimamente había podido repasar y descubrir los grandes musicales de Jerry Herman, tras disfrutar de las últimas versiones de “La cage aux folles” de la Menier Chocolate Factory, “Mack and Mabel” del Southwark Playhouse y el “Hello Dolly” del Curve Theatre de Leicester.

Jerry Herman compuso para este musical, una partitura en su habitual estilo de mensajes positivos y esperanzadores, con canciones que suenan a himno, como sus clásicos “Before the parade passes by”, “I am what I am”, “Tap your troubles away”, “It’s today”, o “The best of times” y aqui nos regala otros como “One person” o “Each tomorrow morning”, que salimos tarareando del teatro.

tn-500_dearworld1bettybuckleyasthecuntessaureliabyroytanc

Betty Buckley como la Condesa Aurelia

La versión que se estrenó el pasado 4 de Febrero de 2013 en el Charing Cross Theatre de Londres, es todo un acierto, arrancando con la ocupación de los nazis en París, que le propinan una paliza a un joven que dejan mudo (Aymand Safiah) y que se expresará a través de la danza, recurso del que sabe sacar muy buen partido, tanto la coreógrafa como el bailarín que lo interpreta.

El reparto encabezado por Betty Buckley como la Condesa Aurelia y Paul Nicholas como el que trabaja en las alcantarillas, están estupendamente acompañados por el joven Julian (Stuart Mathew Price), visto recientemente en Londres como Frank Capra en “Mack and Mabel” y como Dallas en la producción del Arcola de “Sweet smell of success”. Las estrambóticas amigas de la condesa (Annabel Leventon y Rebecca Lock), componen los momentos más divertidos de la obra y sería injusto no destacar a los tres malvados (Peter Land, Jack Rebaldi y Robert Meadmore), que estuvieron a la altura del resto del reparto.

tn-500_dearworld3rebeccalockasgabriellebettybuckleyasthecuntessaureliaannabelleventonasconstance

Rebecca Lock, Annabel Leventon y Betty Buckley

El pequeño escenario del Charing Cross se adecuó para dar cabida a  los ambientes y perspectivas que requería la obra, además de dejar espacio para las coreografías creadas por la directora, que ha sabido retomar esta historia, en un momento en que nos resuenan muchas de las frases de la obra, ya que como en el Paris de la época, que terminaba de salir de la II Guerra Mundial, el pueblo había perdido la confianza y esperanzas, como ahora con esta crisis imprevista a la que asistimos casi sin parpadear, conocedores de las maniobras de los especuladores, que solo buscan enriquecerse y las palabras y valor de la Condesa Aurelia, a la que algunos tachan de loca, consiguen hacerles conscientes del valor individual del ser humano y su poder cuando se une a otros, en busca de una mejora colectiva.

El subtítulo del musical es “A musical fable” (Una fábula musical) y aunque podríamos decir que Jerry Herman es al musical, lo que Frank Capra al cine, con sus mensajes bienintencionados y amables, que abogan por la confianza en el ser humano y en la lucha del bien contra el mal, lo cierto es que en momentos como el presente, pueden ser el vehículo perfecto para un público ávido de buenas noticias y esperanza.

tn-500_dearworld9aymansafiahasmutepaulnicholasasthesewerman

Ayman Safiah y Paul Nicholas en la producción del Charing Cross

MÚSICA Y LETRAS: Jerry Herman

Existe el CD con el audio del musical tal como se estrenó originalmente en Broadway y con el reparto de 1969. La película (no musical) salió en DVD y se puede conseguir en España ya que ha sido recientemente incluida en una colección.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola