CORDOBA 2013 y la música de cine

Tras el precipitado cambio de sede el año pasado de Úbeda a Córdoba, no exento de problemas de organización, por la indefinición y tiras y aflojas de una y otra ciudad, que finalmente fueron resueltos bastante bien, este año afrontábamos el segundo “Festival Internacional de Música de Cine Provincia de Córdoba”, que también ha debido superar varios contratiempos, de los que quizá el más fuerte haya sido la ausencia del que iba a ser Presidente de Honor, Michael Danna, Oscar de Hollywood 2013 por su composición para “La vida de Pi”.

Para paliar la ausencia de Danna, se anunció a Debbie Wiseman, excelente compositora británica, que también canceló su participación a los pocos días. Lo mismo ocurrió con el compositor, arreglista y director de orquesta William Ross, y con Ilan Eshkeri, compositor de la nueva generación que excusaron su asistencia al Festival. La organización se apresuró a facilitar la devolución de las pre-inscripciones a los congresistas que lo solicitaron, que unido a la galopante crisis que sufrimos, pudo causar que mientras otros ejercicios llegamos a ser más de 300 congresistas, este año según comentaron, acudimos poco más de ochenta.

cordoba 1Este Festival nació hace nueve años como “Congreso Internacional de Música de Cine Ciudad de Úbeda” y ha cambiado bastante desde su origen, como “Ciudad de Úbeda” a ser “Provincia de Córdoba”, dejando de ser algo muy focalizado en una ciudad, a dispersarse por varias ciudades de una provincia, si bien el “grueso” de los actos esté centrado en Córdoba y los aficionados con este cambio de sede, salimos ganando al ser una ciudad mucho mejor comunicada y con una mayor oferta hotelera.

En el tema de conciertos de música de cine, la organización este año presumía de haber conseguido organizar catorce conciertos, aunque en ocasiones coincidían tres el mismo día, a la misma hora y en diferentes poblaciones, lo cual se adivina más como una medida política que justifique que el Festival llega a toda la provincia y no está centralizado en la capital. Para los aficionados siempre nos quedarán los conciertos del fin de semana, que pueden ser tres o cuatro, algo en lo que también hemos ganado si tenemos en cuenta que el primer año no hubo ninguno, aunque por otro lado se ha perdido aquel llamado “espíritu de Úbeda” que permitía coincidir casualmente en una heladería con Dave Grusin o comer en un restaurante, con Michael Giacchino sentado en la mesa de al lado.

cordoba 4

El cartel de este año sobre el papel, tenía escaso interés para mi, ya que aunque me confieso devoto fan de Elmer Bernstein y admirador de Rachel Portman, otros nombres como Marco Beltrami o Ilan Eshkeri, no me atraían demasiado, lo cual me hacía acudir al Festival, más para reencontrarme con los amigos de todos los años que por los conciertos en sí, aunque debo reconocer que hubo destellos de grandeza, combinados con otros momentos aburridos para mi, que seguramente otros aplaudirán y es que en los gustos, todo es muy personal.

El concierto del jueves (día que llegué a Cordoba), tuvo lugar en el Teatro Góngora, con la Orquesta de Córdoba, dirigida por Peter Bernstein, interpretando un par de temas suyos y posteriormente dirigida por Brian Cole que se ocupó de los temas de Alfons Conde, Debbie Wiseman, Rachel Portman e Ilan Eshkeri. El concierto duraría poco más de una hora y en mi opinión, algunos temas fueron demasiado cortos y se notaba que no estaban arreglados para interpretar en concierto, careciendo del peso musical suficiente, para que quien los escuchase por primera vez, pudiera entrar y disfrutar del tema.

cordoba 7

El concierto del viernes fue al aire libre en el Teatro de la Axerquia, dirigido en su primera parte por Peter Bernstein, que nos ofreció la primera alegría del Festival, con el homenaje a su padre Elmer Bernstein, incluyendo temas y suites de “Los diez mandamientos”, “Matar un ruiseñor”, “Cazafantasmas”, “Lejos del cielo”, “Los siete magníficos”, alguna que otra rareza y como bis “La gran evasión”. Lástima que no hubieran seguido en la segunda parte con más temas como “La edad de la inocencia”, “Los timadores”, “El hombre del brazo de oro”, “Valor de ley”, “El dulce sabor del éxito”, “El hombre de Alcatraz”…. en fin, haber hecho un concierto monográfico de Bernstein, que daba para eso y más, aparte de que para mi gusto, hubiera funcionado mucho mejor como broche del concierto, que como primera parte del mismo.

La segunda parte estuvo dedicada a la música de Marco Beltrami con temas de “Yo, robot”, “Soul Surfer”, “Mimic”, “Texas Rangers”, “Snowpiercer”, “Knowing” o “La jungla 4” y “Hellboy”, que a pesar de no conocer ninguno de los temas y siendo consciente de la difícil misión que tenía, de remontar la excelente primera parte con la música de Bernstein, estuvo más que correcto y muy bien dirigido por Arturo Díez Boscovich e interpretados con brío por la Orquesta de Málaga y el Coro Ziryab.

En cuanto al concierto del sábado, bajo el título de “Best of film music 2012-2013” reunió entre otros, trabajos de Dario Marianelli, Zacarias M. de la Riva, Gabriel Yared, Alfonso de Vilallonga, Alexandre Desplat, John Ottman, Danny Elfman, Alan Silvestri, Brian Tyler o Ilan Eshkeri, que personalmente encontré algo irregular al aglutinar a tan diferentes compositores y las entradas y salidas de hasta seis directores de orquesta distintos, sumadas a las interrupciones para entregar los Premios a los compositores presentes en la sala, cortaban el “ambientillo” del momento.

Aún así me sorprendió agradablemente el tema de Miriam Cutler, la suite de “Isabel” de Federico Jusid, el tema de “Argo” de Alexandre Desplat y ¡cómo no! el impresionante “Miserere” de Arturo Díez Boscovich y la suite de “Evil Dead” de Roque Baños, que dirigidas por sus compositores llevaron al límite a la Orquesta de Córdoba y al Coro Ziryab, a la vez que estamparon contra la butaca a todo el auditorio, que premiamos al final con una ovación de gala, en pie, tanto a Arturo como a Roque, de varios minutos de duración.

cordoba 4

De las charlas a las que acudí, encontré interesante la de Zacarías de la Riva, dándonos a conocer el proceso de creación de la música para “Las aventuras de Tadeo Jones”, en la que él mismo se auto traducía del español al inglés, pero que se le quedó corta de tiempo, con todo el material que había preparado. Hubo otra charla con el título de “Un toque femenino en la música de cine” que sobre el papel podía ofrecer poco, porque del mismo modo que John Barry o Jerry Goldsmith pueden escribir música emotiva o romántica para “En algún lugar en el tiempo” o “La casa Rusia”, a la vez son capaces de componer temas vibrantes como “Goldfinger” o “Desafío total”, al igual que compositoras como Anne Dudley, Shirley Walker, o la misma Rachel Portman, han demostrado ser igualmente capaces de navegar por ambos estilos.

Uno de los temas que se repitió en varias charlas, fue la inquietud sobre el futuro de la música del cine, con tanta música incidental, sin melodía, hecha por ordenador, a la que Doreen Ringer Ross, participante en la mesa común sobre el toque femenino en la música de cine, confesó que la culpa de todo la tuvo Hans Zimmer, cuando se hizo cargo de “La roca” y preguntó a sus compositores, quién estaba dispuesto a trabajar de sol a sol, para componer en un plazo imposible, la música para la película y como la fórmula tuvo éxito, se ha venido repitiendo una y otra vez, hasta que llegue el momento de que esto cambie y entremos en un ciclo distinto. Esta respuesta fue saludada con aplausos, aunque seguro que a los aficionados zimmerianos no les haría mucha gracia.

cordoba 6Las charlas de Rachel Portman, Marco Beltrami o Peter Bernstein estuvieron bien, contestando a cuantas preguntas se les hicieron, resaltando la exquisita amabilidad de cada uno de ellos, como Rachel Portman que se quedó hasta media hora más de lo estipulado, para poder firmar a todo el mundo, o el mismo Marco Beltrami, que a pesar de estar enfermo y posiblemente con fiebre, no excusó su asistencia y estuvo al pie del cañón, bromeando incluso con algún asistente que le hizo varias preguntas, al cuestionar sonriendo si no había un límite de preguntas por persona.

Como nota discordante, comentar la precariedad con que se trabajó en el Conservatorio, donde sólo se facilitó un micrófono para las charlas, dándose la circunstancia de que en ocasiones como en la charla de las féminas, cuatro mujeres y el intérprete, hacían deambular al micro solitario de mano en mano y de un extremo a otro de la mesa constantemente y por supuesto, no había micro para las preguntas del público. También debo señalar que la interesantísima charla de Peter Bernstein, apoyada con varios videos de larga duración, en los que hablaron desde Bear McCreary, a John Landis o Richard Kraft, se presentaron uno tras otro, en inglés sin subtitular, lo cual restó provecho a muchos de los asistentes, que además como comenzó la charla con bastante retraso, obligó a abandonar la sala sin terminar los videos, ya que estaba a punto de solaparse con el concierto del Gran Teatro.

cordoba 9

No asistí a la sesión de firmas, a pesar de tener pase numerado de congresista, aprovechando para hacer turismo y visitar las ruinas de Medina Azahara, ya que al conseguir la firma de Rachel Portman y Marco Beltrami anteriormente y dado que este año, por primera vez, no hubo “tienda de discos”, otro de los servicio que hemos perdido los aficionados, decidí pasar del acto, aunque como cada año, sigo preguntándome cómo no se cuida más el tema de la tienda, sabiendo que se va a tener unos clientes potenciales, dispuestos a gastarse su dinero, comprando el recién editado “Canadian Bacon” de Peter y Elmer Bernstein, o el de compositores descubiertos este año, como podría ser el caso de Federico Jusid o Zacarías de la Riva. En fin, ¿otra vez será?.

Resumiendo, el Festival de momento se ha volcado hacia el gran público y se ha abierto a más ciudades, pero supongo que todavía está rodándose en esta nueva sede y quedan por limar algunos detalles, que espero que para el año que viene, en el que el Festival celebrará su décimo aniversario, ya esté perfectamente asentado y corregidas todas las carencias, para que podamos seguir gozando de él cada vez más los aficionados, que fuimos los que confiamos en él desde el primer momento o como en mi caso, desde el segundo congreso.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola