FOLLIES, National Theatre London 2017

No es esta la primera ni la segunda vez que hablamos en esta página de “FOLLIES, el musical“. Estrenado en 1971 en Broadway, volvimos a él a raíz de la versión del Kennedy Center de Washington de 2011 con un reparto que incluía a Bernadette Peters, Ron Raines, Jane Maxwell,  Danny Burstein y Elaine Paige. También nos hicimos eco de la versión en español dirigida por Mario Gas en 2012 en un post que escribió Iñigo Santamaría que fue muy comentado y visitado.

El estreno en 2017 en el National Theatre de Londres de una nueva versión que agotó localidades en todas las funciones, merecía dedicarle otro post y lo hablé con Iñigo que la había visto en Londres y le había gustado mucho, pero andaba liado con la presentación de “Desde Al Sur del Pacífico hasta Más allá de la luna“, la enciclopedia del musical en España en los últimos sesenta años, a la que había dedicado seis años de su vida y me dijo que le apetecía escribir la reseña de este Follies y que en cuanto pudiese se pondría manos a la obra.Pasaba el tiempo y como Iñigo seguía liado me comentó si me apetecía escribir el post a mi, contando con que yo habría visto la versión que se pasó en los cines, pero le dije que la encontraba muy oscura a lo que Iñigo me respondió que debía ser oscura y aunque la cámara no siempre estaba en el mejor lugar para captar la acción, esta era para él la mejor versión que había visto de este, su musical favorito. Por más que le argumentara que ya había visto el de Londres de 1987, el de Broadway de 2001, el de Washington de 2011 y el de Madrid de 2012, Iñigo insitía que me faltaba esta.

A raíz del enorme éxito de esta versión de 2017, programaron una nueva temporada para 2019 y en mi escapada a Londres de finales de Febrero me propuse verla. Al aterrizar el avión y conectar el móvil me extrañó la cantidad de mensajes y llamadas perdidas que me habían llegado en las dos horas del vuelo. Pronto descubrí el motivo. Mientras volaba a Londres a ver el “Follies” que me faltaba, Iñigo había volado sobre el Arco Iris dejándonos. Todos sus amigos destrozados por lo inesperado de la noticia, seguíamos hablando de él y de lo que compartimos juntos, negando su muerte como dice una de las canciones de este musical, que pase lo que pase, más allá de los malos o buenos tiempos “sigo estando aquí”, porque Iñigo sabe que como dice la película “Coco”, mientras alguien te recuerde, no morirás.Esta grandiosa versión de “FOLLIES” no pueden llevarla a otro teatro ya que las enormes dimensiones del escenario del National son únicas y permiten ese escenario giratorio con esos espacios diferenciados para las ruinas por las que salen tambaleándose al final Sally y Buddy. Esas ruinas por las que aparecen y desaparecen los personajes de hace treinta años y se acercan a sus personajes de hoy que pasean por la parte más cercana al público.

La obra en esta adaptación tiene momentos teatrales realmente antológicos como el de las antíguas vedettes del Follies reviviendo el “Who’s that woman” cruzándose en las coreografías con sus espíritus de ellas mismas de jóvenes, o el momento de Buddy adulto tratando de advertir al Buddy joven para que abra los ojos ante lo que le espera, o las dos parejas protagonistas cruzándose con sus versiones maduras. La obra nos habla del paso del tiempo que no siempre trae lo que esperamos. Comenzando por un tipo de  teatro que fue lujo y esplendor hasta que dejó de interesar y trató de sobrevivir adoptando diferentes cambios, pero va a ser demolido. Las rutilantes vedettes que pasaron por él en sus mejores tiempos, la vida las ha llevado a otros destinos. El dueño del teatro va a celebrar una fiesta de despedida invitando a sus estrellas de antaño. Acuden muchas que recuerdan y añoran sus momentos de gloria. Sondheim dedica una canción a cada vedette recreando el que se supone fue el mayor éxito de su repertorio. Asistimos a temas como “Ah, Paree”,  “Broadway baby” o “One more kiss” que nos tratan de transportar al recuerdo de un pasado glorioso, aunque hay otras como el potente “I’m still here” de que hay que resistir y seguir adelante pase lo que pase.

Los auténticos protagonistas son dos matrimonios, por un lado Sally con Buddy y por otro Pillis con Ben. Sally tuvo una relación con Ben pero éste la abandonó para casarse con Phillis su compañera de camerino y Sally se quedó atrapada a aquel amor (Losing my mind) aunque se casó con Buddy, el amigo de Ben. Treinta años después Ben es un escritor de fama, infeliz en su matrimonio con Phillis. que se cuestiona si tomó las decisiones adecuadas (The road you didn’t take). Buddy el marido de Sally tiene la amante perfecta (The right girl), que le da cuanto un hombre puede desear, salvo el amor de su mujer Sally, que lo ignora. Phillis se ha esforzado por estar a la altura de su exitoso marido y se debate entre ser la joven inocente o la distante y amargada esposa de Ben (Lucy and Jessie), que como él, salta de amante en amante.Nuestros cuatro protagonistas van a explotar en un caótico final donde a modo de vodevil de los que se ofrecían en el antiguo teatro, cada uno de ellos nos va a representar la obsesión de su vida, comenzando por ellos mismos de jóvenes cuando la vida se ve bajo el prisma del enamoramiento y todo es perfecto (You’re gonna love tomorrow/Love will see us through), pasando al dilema del adulto Buddy (The God-Why-Don’t-You-Love-Me Blues), la fijación de Sally (Losing my mind), el descontento de Phillis (Lucy and Jessie) o la mentira en la que vive Ben (Live, Laugh, Love), hasta que sufre una catarsis en medio del número y se derrumba.

Este bloque de números llamado “Loveland” ha sido desde siempre muy criticado porque rompe con la narración y desconcierta al espectador. Aunque ha sufrido a lo largo de los años varias modificaciones, en esta versión se ha recuperado la original tal como fue escrita y cuando te explican el sentido del número lo entiendes, pero sigo pensando que es innecesario ya que lo que nos cuenta ya lo sabemos tras la hora y media anterior, pero procuro disfrutar de los números que musicalmente son un puntazo.  En el reparto de esta nueva temporada han cambiado algunos actores pero sigue siendo  espectacular con Joanna Riding (Sally), Janie Dee (Phyllis), Alexander Hanson (Ben), Peter Forbes (Buddy) Tracie Bennett (Carlota), Felicity Lott (Heidi Schiller), Claire Moore (Hattie Walker), Billy Boyle (Theodore Whitman), Geraldine Fitzgerald(Solange), Bruce Graham (Roscoe), Aimee Hodnett (Young Sandra), Dawn Hope (Stella Deems), Adrian Grove (Sam Deems), Liz Izen (Deedee), Alison Langer (young Heidi), Sarah Marie Maxwell (young Solange), Gary Raymond (Dimitri Weismann), Ian McIntosh (young Ben), Harry Hepple (Young Buddy), Christine Tucker (Young Phyllis), Gemma Sutton (young Sally) y otros más hasta completar un reparto de CUARENTA ACTORES y una orquesta de VEINTE músicos.

La “puntilla” al artículo la ponemos en el precio. Normalmente los espectáculos del National Theatre agotan siempre las localidades, por lo que cada día ponen a la venta un cupo de la primera y la última fila a 15 libras, que si madrugas y haces cola, puedes ver un espectáculo de esas dimensiones a ese increíble precio para todos los bolsillos.Y bueno Iñigo, dejo así cerrado momentáneamente el tema. Hoy habrías cumplido cincuenta años y quiero dedicarte este post de tu compositor y musical favoritos. Tenías razón no sólo me faltaba esta versión, sino que la repetí en tu honor el miércoles y el sábado para empaparme más de ella si cabía. Coincido contigo en que está muy bien la grabación para el cine y que sólo cuando la ves en directo te das cuenta de todo lo que se te había escapado.

MÚSICA Y LETRA: Stephen Sondheim


Existe CD con la versión de esta producción

Termino con algunos video promocionales del musical

Tracie Bennett cantando el espectacular “I’m still here”

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Jose dice:

    Mi más sincero pésame. Yo fui uno de los que compró los dos tomos de su obra y la tengo en casa como un tesoro.

    • allwebber dice:

      Gracias. No fuimos capaz de convencerle para que siguiera sacando apéndices anuales para mantenerlo actualizado. Al menos nos dejó este legado. Descanse en paz

  2. Cesar dice:

    Vaya, siento mucho lo de tu amigo Iñigo, tan joven… que pena.
    A ver si algún día sacan este musical en formato físico para que todo el mundo pueda verlo. Yo aún, como la inmensa mayoría de los mortales españoles, no he podido disfrutarlo.
    Saludos.

    • allwebber dice:

      Sí. Ójalá lo editen y lo pongan a la venta en formato doméstico, como el “Company” último que son dos piezas de colección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola