PROMISES, PROMISES

No es ningún secreto que Billy Wilder es uno de los mejores guionistas y directores de cine de todos los tiempos. Su humor agridulce para poner en solfa toda una serie de creencias y valores, supo esquivar los códigos de censura en prácticamente  cada una de sus películas. Personalmente, me considero su más devoto fan y la revisitación de sus películas siempre me da cuanto menos, una sonrisa y a veces descubro algo nuevo que se me había escapado en los visionados anteriores.

Es lógico que se haya recurrido a sus películas para tratar de convertirlas en musicales ya que sus guiones tan bien estructurados y con tramas tan certeras, hacen casi innecesaria la labor de un libretista. Quizá me equivoque pero creo que es el único director del que han bebido en más ocasiones para hacer un musical: El apartamento (Promises, promises), Con faldas y a lo loco (Some like hit hot) y El crepúsculo de los dioses (Sunset boulevard). Tres obras maestras incuestionables. También es cierto que Wilder cogió el musical Irma, la douce para convertirlo en una película no musical, quitando todas las canciones que tenía la obra teatral, pero eso es otra historia.Promises_TonyGoldwyn_KristinChenowethEl apartamento, que obtuvo en 1960 el Oscar al mejor guión, director y película, entre otros, nos presenta al contable de una multinacional, un don nadie en un océano de empleados grises como él, que para ascender en la empresa, presta su apartamento de soltero a sus jefes, que lo usan como nidito de amor al que llevar a sus conquistas. La película, en glorioso blanco y negro panorámico, es de visión obligada para cualquier amante del cine. Tengo un amigo que un día me comentaba, que cada cierto tiempo hace un alto y se dice a si mismo: “Ya vuelve a tocar El apartamento” y esa noche la vuelve a gozar en su casa.

Al plantearse hacer del guión un musical, se recurrió nada menos que a Burt Bacharach, el músico con mayúsculas, que como dice cierta canción “He’s the man with the Midas touch”, capaz de convertir en oro cada tema suyo. Fue rey absoluto de las listas de éxitos entre los años 60 y 80 y hoy en día, sus canciones siguen siendo elegidas por los mejores intérpretes.Promises_SeanHayes_KristinChenowethBurt Bacharach, se encargó de la música con su letrista habitual Hal David, para el libreto otro monstruo de la escena, el también escritor Neil Simon, los arreglos musicales de los temas corrieron a cargo de Jonathan Tunick, habitual de Stephen Sondheim y las coreografías fueron diseñadas y dirigidas por Michael Bennett, que años después nos regaló dos obras maestras como A chorus line y Dreamgirls. Como vemos el equipo creativo era de un diez y la obra se estrenó en 1968 en Broadway alcanzando las cerca de 1.300 representaciones.

Pasados 40 años de su estreno en Broadway volvió con una nueva producción, nominada a 4 Tonys: Mejor actor, actriz secundaria, coreografía y orquestaciones, aunque sólo consiguió el de mejor actriz secundaria para Katie Finneran, que aparte del Tony ganó el Drama Desk y el Outer Critics Circle. La dirección y coreografía se ha encomendado a Rob Ashford, entre cuyos trabajos anteriores encontramos  las últimas producciones en Londres de Thoroughly Modern Millie, Guys and dolls,  Evita, A funny thing happened on the way to the fórum, Candide y el número musical de la ceremonia de los Oscars que protagonizaron Hugh Jackman y Beyonce, según una idea de Baz Luhrmann.Promises-Promises-scenePara reforzar la partitura se incluyeron dos temas clásicos de Burt Bacharach que no estaban en el musical original, I say a little prayer y A house is not a home, como vehículo de lucimiento de la protagonista femenina, Kristin Chenoweth. Aparte de estos temas, el musical tiene otras joyas como son I’ll never fall in love again, Promises, promises, Knowing when to leave.

El Soutwark Playhouse ha programado la primera reposición del musical en Londres desde su estreno en 1969, para una temporada limitada entre el 13 de Enero y el 18 de Febrero de 2017.

MÚSICA: Burt Bacharach
LETRAS: Hal David

LIBRETO: Neil Simon guionista teatral y cinematográfico americano. Entre sus trabajos más populares tenemos: Little me, Sweet Charity, Lost in Yonkers, The odd couple, Barefoot in the park, The sunshine boys, They’re playing our song, The goodbye girl, The out-of-towners o Murder by death. Casi siempre nacidos para el teatro, luego pasados al cine y en algunos casos también a musical en Broadway.

Existe el CD con el reparto original de Broadway y también se ha publicado el de la reposición. No existe video del musical, pero sí de la película de Billy Wilder, en la que se inspiró el musical.

Finalmente dos videos de la última reposición del 2010


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola