GODSPELL

John Michael Tebelak fue un joven que en Diciembre de 1970, con 22 años preparaba su tesis de fin de carrera para la Universidad de Carnegie Mellon, en Pittsburg, Pennsylvania (Estados Unidos), centrada en el Evangelio de San Mateo. Había estudiado mitología griega y romana, quedando hechizado por la alegría que había descubierto en los evangelios y trató de volcarla en un trabajo que dirigió en escena, en el que reunió varios textos de la Biblia, himnos litúrgicos y  encargando la música a algunos de los actores, miembros del departamento de música de la Universidad, que la representaron por dos semanas. Ante la buena impresión causada, decidieron probar suerte en Febrero de 1971 en un teatro experimental de New York, donde llamó la atención de unos productores, que confiaron en el proyecto y decidieron estrenarla en Broadway.

Stephen Schwartz era otro estudiante del departamento teatral de la misma Universidad, al que se dirigieron los productores para que reescribiera nuevas canciones. La nueva partitura incorporaba una variada gama de estilos musicales que iban desde el rock, al pop o al godspell.  En Agosto de 1971 se estrenó con la nueva adaptación en el Promenade Theatre, donde estuvo en cartel hasta Junio de 1976 donde ya saltó a Broadway, aguantando en escena hasta Septiembre de 1977, tras más de 2.700 representaciones desde su estreno en el off-Broadway.

El término “godspell” lo asociamos a cantos de espíritu religioso, normalmente cantados por coros o solistas negros, que pueden acompañarse de gritos, tarareos, palmas, etc. El significado de la palabra en inglés sería palabra de Dios, ya que vendría de las palabras god (Dios) y spell (deletrear).

El musical aunque ha sufrido muchas variantes, en el montaje original comenzaba con la aparición de grandes pensadores como Sartre, Lutero, Nietzsche, Sócrates, Galileo, etc. que entraban en escena, uno tras otro, cantando cada uno sus teorías, hasta que llegado un momento lo que decían resultaba ininteligible para la audiencia, haciendo referencia a una especie de Torre de Babel, hasta que aparecía Juan el Bautista llamando a la gente a su alrededor y cantando el conocidísimo “Preparad el camino al Señor” (Prepare the way of the Lord).

Juan iba bautizando a los actores de forma muy desenfadada, hasta que aparecía Jesús pidiéndole también que lo bautizase, a lo que Juan se negaba pidiendo ser él, el bautizado por Jesús, a lo que él se negaba diciendo que no estaba allí para bautizar, sino a salvar personas.

A partir de este momento, los actores, un grupo de payasos, seguían a Jesús y sus enseñanzas. El escenario en las múltiples producciones en las que se ha representado, tenía lugar en un museo abandonado, una clase desierta, un teatro vacío, etc. donde Jesús iba contándoles parábolas súper conocidas como las del sembrador, el hijo pródigo, etc. para que entendiesen su doctrina. Algunas eran  representadas en escena por los propios actores, como si fuese una obra de teatro, dentro de la propia obra. Todo tenía un carácter muy inocente, muy “nueva era” y las parábolas iban sucediéndose, mientras los actores  aprendían medio jugando con Jesús.

La segunda parte del musical se centraba totalmente en el tramo final de la vida de Jesús, con la última cena, la traición de Judas y la crucifixión en la cruz, aunque aquí sin utilizar ni cruz, ni clavos, ni sangre, sino que atándole a una valla metálica con unas cintas de color rojo, que colgaban de sus manos y pies, simulando la sangre.

Se criticó que no tuviese ninguna referencia al tema de la resurrección y por eso, en algunas producciones posteriores se utilizó la canción “Beautiful city” escrita en principio para la película, incorporando la resurrección a la trama, aunque otros creyeron ver el tema de la resurrección, en la vuelta a escena al final de la obra, del actor que representaba a Jesús, para reunirse con todo el reparto y recibir los aplausos del público.

Estrenada en la era hippie, parecía que la figura de Jesucristo, no interesaría a la juventud y contra todo pronóstico, alcanzó gran éxito popular y llegó a coincidir en los escenarios con el otro gran musical basado en la misma figura bíblica, “Jesus Christ Super Star” de Andrew Lloyd Webber, que se diferenciaba de “Godspell”, por ofrecer una visión mucho más seria y dramática de la historia.

En Noviembre de 1971 fue estrenada en Londres con un reparto que hoy asombra David Essex, Johanna Cassidy, Jeremy Irons y Marti Webb entre otros, que podeis tratar de localizarlos en la foto y es que estamos hablando de hace cuarenta años. Desde entonces ha conocido múltiples reposiciones en diferentes países y a lo largo de los años, precisamente está anunciada otra puesta en escena en Broadway para final del año 2011.

El musical se hizo tremendamente popular y se representa a menudo en colegios religiosos, existiendo una versión infantil, de un sólo acto en la que se omite toda la parte de la pasión y muerte de Jesús.

En España también se estrenó comercialmente en el año 1974, en una versión española de José Luis Martín Descalzo, adaptada por José María Pemán, con Nicolás Dueñas y Juan Ribó en los papeles protagonistas, saliendo además de gira por nuestro país y editándose un vinilo con las canciones cantadas por el reparto original en el que también estaban Mara Goyanes y Pep Muné. Este vinilo nunca se ha remasterizado, ni comercializado en CD desde entonces, lo cual lo hace de difícil adquisición.

En el año 1973 se filmó la película del musical, contando con Victor Garber en el papel de Jesús. Por primera vez se utilizó la canción “Beautiful city”, mientras se eliminaban otras del musical como “Learn your lesson well” o “We beseech thee” y se situó en New York la acción, utilizando famosos emplazamientos como el puente de Brooklyn, Central Park, Times Square o el desaparecido World Trade Center.

El año 2011 coincidiendo con el 40 aniversario de su estreno se repuso en Broadway (Ver crónica).

MÚSICA: Stephen Schwartz
LETRAS: John M ichael Tebelak

Existen muchas versiones en audio de la obra, como la original de Broadway o la de la banda sonora de la película.

El DVD de la película existe a la venta en el mercado americano, donde se puede conseguir con subtítulos en español.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola