KING AND I, Lincoln Center 2015

El teatro a diferencia del cine nos ofrece la ventaja de poder ver con nuevos ojos historias que creíamos sabidas y que la personal visión de un director o la particular interpretación de un actor nos regala otra percepción de la obra, así no tenían nada que ver las interpretaciones de Fernando Guillém o de José Luis López Vazquez como el psiquiatra Martin Dysart en “EQUUS“, o ver a Michael Crawford o Michael Ball componiendo dos distintos Conde Fosco en “THE WOMAN IN WHITE“, por más que los cuatro actores estaban perfectos, pero daban una dimensión distinta al personaje.

Podríamos hablar de muchos otros casos y así mientras en cine siempre temblamos ante el anuncio de una nueva versión de “Casablanca” o de “Con faldas y a lo loco” porque las sabemos mágicas e insuperables, el teatro y el vivo hacen de cada función una película distinta, por eso, a pesar de haber visto no pocas funciones de “EL REY Y YO” (The King and I), al ver algunas imágenes del montaje del Lincoln Center de New York y con el referente del excelente montaje que hicieron con “SOUTH PACIFIC” en el que repetian el director Barlett Sher, la actriz protagonista Kelli O’Hara, el teatro Vivian Beaumont y los autores Rodgers y Hammerstein, no supe resistirme y fue de lejos lo mejor de lo que pude ver de la cartelera de Broadway en el verano de 2015.
tn-500_k6-80.jpg.pagespeed.ce.zN3hQb4BCXLWLh0l1yc5La impresionante sala del Vivian Beaumont Theatre con las butacas distribuidas en forma de herradura y la poderosa orquesta con 30 músicos dispuesta en el centro, a la vista del público mientras se ejecuta la obertura y que con los últimos acordes queda cubierta por la plataforma que sale de debajo del escenario para adentrarse enmedio de la herradura del patio de butacas, dotando al escenario de unas dimensiones espectaculares a la vez que otorgando una visión perfecta para cualquier espectador ya hace que te rindas desde el mismo arranque de la función.

La historia se abre con la aparición desde el fondo del escenario de un enorme barco que se precipita sobre el borde del escenario para ofrecernos la llegada a Siam de Ana y su hijo, saludada con una salva de aplausos a la entrada de Kelli O’Hara ganadora del Tony a la mejor actriz en un musical por esta interpretación, a la vez que premiando el impactante arranque de la obra, descubriendo ante nuestros ojos en cuanto Ana baja del barco con su hijo, como el navío se parte en dos para pasar a formar parte de unas casas del embarcadero de Siam.
tn-500_k5-274.jpg.pagespeed.ce.w3hWs-27ET-5DX2rbZdXLa entrada en el salón de audiencia del Rey con unas impresionantes columnas que bajan del techo y cambiarán de posición en diferentes momentos para darnos diferentes aspectos y perspectivas de las distintas estancias palaciegas, ayudadas con un perfecto uso de la iluminación consiguen crear momentos realmente mágicos, como en la majestuosa presentación de los hijos del rey a la institutriz, o en los encuentros a escondidas de los enamorados Lun Tha (Conrad Ricamora) y Tuptim (Ashley Park) al anochecer en los jardines de palacio.

El exotismo del país juega una baza importante en la deslumbrante imagen del algunas escenas, que se ven realzadas por el colorido vestuario de los diferentes personajes, que le valió un merecedísimo Premio Tony a Catherine Zuber por su imaginativo diseño de vestuario, que sumados al de Mejor reposición de un musical y los de Kelli O’HaraRuthie Ann Miles como mejor actriz protagonista y mejor actriz de reparto en un musical, hicieron de esta producción una de las grandes triunfadoras de la noche de los Tony del 2015.
tn-500_k6-284.jpg.pagespeed.ce.19UmrjDGvWQNan6TdGJqEl movimiento escénico y las coreografías de Christopher Gattelli basadas en las originales creadas por Jerome Robbins lucen espectaculares gracias a las posibilidades del amplio escenario de este teatro, especialmente en la representación del ballet basado en “La cabaña del tío Tom”, del mismo modo que las orquestaciones originales de Robert Russell Bennett siguen sonando potentes gracias a la excelente orquesta dirigida por Ted Sperling, habitual colaborador del director Barlett Sher, que se ha sabido rodear de un equipo con el que cualquier apuesta suya parte de salida con una garantía de calidad.

Kelli O’Hara como Anna Leonowens, repite con el director Barlett Sherr que la eligió por cuarta ocasión tras haberle confiado los papeles protagonistas de los musicales “South Pacific“, “Light in the Piazza” o “The Bridges of Madison County” por los que fue nominada en cada uno de ellos al Tony, consiguiéndolo por fin en este papel donde puede lucirse con su limpia voz en temas superconocidos como “Getting to know you”, “Hello young lovers” o “I whistle a happy tune”.
tn-500_k7-119.jpg.pagespeed.ce.dBCZD80Wcf8KsYqNFC2BEl actor Ken Watanabe debuta en Broadway como el Rey de Siam, aunque es de sobra conocido por el gran público tras sus interpretaciones en las películas “El último samurai” (The last samurai), “Cartas de Iwo Jima” (Letters from Iwo Jima) o “Memorias de una Geisha” (Memoirs of a Geisha) y consigue dar un perfil del rey distinto, en el que vemos al todopoderoso monarca que quiere el progreso para su pueblo, pero al mismo tiempo le consumen las dudas e impotencia al tener que asumir su derrota en determinados momentos, mostrando su fragilidad al sentir que sus principios se tambalean bajo sus pies, con lágrimas asomando a sus ojos al ejecutar una decisión que sabe impopular, pero sin perder en ningún momento ese aspecto varonil y seductor hacia la institutriz, incluso en uno de los momentos más celebrados del musical cuando bailan juntos el famoso tema “Shall we dance”.

Los secundarios están perfectos, como ya hemos dicho Ruthie Ann Miles como Lady Thiang ganó el Tony y la pareja joven que encarnan a Lun Tha y Tuptim fueron también muy aplaudidos en los saludos finales ya que sus números “We kiss in a shadow” o “I have dreamed” brillaron especialmente por la afinada conjunción de sus voces, al igual que John Viktor Corpuz y Jake Lucas como el príncipe heredero y el hijo de Anna perfectos en sus enfrentamientos y desafíos, cada uno desde su educación cultural.
tn-500_k6-182.jpg.pagespeed.ce.MsP6b9PSl2e5Zq6Q94nvResumiendo, un musical que visto hoy SESENTA Y CINCO AÑOS después de su estreno, que sigue fresco y no ha perdido vigencia, en el que se nos habla de la igualdad entre sexos y razas, de la lucha contra cualquier tipo de esclavitud y de la dignidad del ser humano, apelando a la humildad para reconocer que cuando algo que hacíamos estaba equivocado, debemos ser lo suficientemente honestos como para cambiarlo por el bien común. Una lección que le llega a un rey, nada menos que gracias a las enseñanzas de una mujer. Y nos está hablando de algo que ocurrió más o menos novelado en el año 1860….

MÚSICA: Richard Rodgers
LETRAS: Oscar Hammerstein

2015 King and I
Existe el audio con el reparto que estrenó esta producción en el Lincoln Center en el 2015.

Los interesados pueden visitar otros artículos sobre este musical en “THE KING AND I” y “THE KING AND I, Leicester 2011“.

Para terminar acompaño algunos videos promocionales de esta producción





Kelli O’Hara, Ruthie Ann Miles y Ken Watanabe en el medley presentado en los Tonys de 2015

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola