Sala PHENOMENA: Cine en estado puro

Para todos los que disfrutábamos de ir al cine y acurrucarnos en nuestra butaca para hacernos pequeños ante la enorme pantalla, cuando todavía el público era respetuoso y no hablaba en las salas, cuando no existían los móviles que pueden destrozarte un momento mágico en medio de la película, sí, para todos estos amantes del séptimo arte, ha aparecido la Sala Phenomena de Barcelona, un cine de los de “antes”, con todos los guiños posibles a los fans de “antes y de ahora”.

13686777_10210477044747510_4385780449885435536_nLa fachada del cine emula aquellos cines en los que en el frontis venían en letras de molde los nombres de las películas que se proyectaban. Una vez comprada la entrada para acceder al hall debes cruzar una alfombra en la que se lee “la realidad termina aquí” y entras al vestíbulo con posters y fotos de “Tiburón” o “Superman”, donde el suelo es una copia de la moqueta de la película “El resplandor” y en las mesas y sillas de la cafetería tienen huevos de luz como los que aparecen en “La naranja mecánica”, junto a una pared con el poster de una película de la gloriosa saga de George Lucas, junto al que se lee en letras de molde la frase mítica “May the force be with you”.

img4Eres consciente de que has entrado en otro espacio, pero aún vas a sumergirte en otra dimensión al acceder a una sala de 450 cómodas butacas, de las que cuesta levantarse para marchar. La pantalla perforada de 15m x 6,27m está cubierta por un telón de terciopelo rojo, sobre un visillo blanco de 22 x 8 metros, que se abren al principio de cada película y no se cierran hasta que terminan de pasar los títulos de crédito. El sistema de sonido tiene cinco canales de sonido en pantalla y un muro acústico, que más allá de definirlo es mejor escucharlo para creerlo.phenomena formPero es que se nota que Nacho Cerdá, cineasta, profesor de cine y propietario de la sala Phenomena le tiene pillado el punto al público y a las productoras desde 2010 con un tipo de programación en diferentes salas, hasta que se instaló en la actual Sala Phenomena en Diciembre de 2014, pensando en el espectador cinéfilo, el que vió las películas en cine en su día, los que las vieron siendo niños y los que las descubrieron en televisión o en VHS y siempre soñamos con poder verlas o volver a verlas en pantalla grande.

Las copias de películas de los 70, 80 ó 90 restauradas, en versión original subtitulada, proyectadas en 35mm o 70mm, porque la sala está preparada para todo tipo de formatos, lo que le permite programar diferentes ciclos en programa doble, algo que para algunos cinéfilos sólo será una curiosidad que les contaron sus mayores y así se puede ver “Gremlins” con “Los Goonies” en la misma tarde, o “Dirty Dancing” con “Grease”, incluso “La pequeña tienda de los horrores” con el final original, que sólo se vió en cines las primeras semanas de exhibición. En fin, un sueño cinéfilo.

gremlins-gooniesParece ser que algunos espectadores se han quejado porque se les ha llamado la atención al encender un móvil durante una proyección y han sido expulsados del cine tras haberlos encendido en una segunda ocasión. Pues ¿qué queréis que os diga?, que aplaudo la medida, porque este cine es para los que quieren ver la película y nos cabrea que suene un móvil en medio del incendio de Atlanta en “Lo que el viento se llevó”. Esta sala mima al espectador y a las películas, con un exquisito cuidado para que no hayan desenfoques y las proyecciones sean lo más perfectas posibles y cada vez que he ido, la proyección ha terminado con una salva de aplausos.

Mi primera experiencia Phenomena fue viendo “Star Wars: The force awakens” y sencillamente fue apoteósica, seguro que de haberla visto antes en otra sala hubiera sido diferente y es que no sólo se proyectan películas antíguas, sino actuales de las que gustan a los cinéfilos y la proyección en la sala va a darle una mayor justicia. El fin de semana pasado no pude resistirme a una proyección de “Vertigo”, con una copia restaurada en 1996, en la que tomando los elementos originales de video (rodada en Vistavision) y los audios de las grabaciones de la banda sonora, con las notas de Hitchcock de la época, consiguieron una coppia en 70mm, con un sonido espectacular de los que ponían el vello de punta ya desde los títulos de crédito del inicio.13873097_10210483380145891_3269374737929933177_n

Esta película no tuvo en su estreno en 1958 el éxito esperado y Hitchcock la retiró de circulación. Los aficionados sabíamos de ella por las filmografías del mago del suspense, que curiosamente para una vez que no hacía falta traducir el título original la estrenaron en España como “De entre los muertos” y era imposible verla en ningún sala de cine. De repente, casi de tapadillo, Cartelera Turia de Valencia anunciaba que en el cine Jerusalén allá por los años 90 anunció que se pasaría esta película en una única sesión. No sé cómo consiguieron la copia. Seguro que fue de forma ilegal, porque casi no se publicitó el pase y la sala se llenó de público que agotadas las localidades, pagó para poder verla de pie, mientras la sala dio de sí y eso que se proyectó en inglés puro y duro.

13879195_10210477045067518_8593674880039163770_nLa suerte de poder ver ahora esta copia que sólo se proyectó en algunos festivales de cine en 1996 y tras este pase en Phenomena marchaba de vuelta a los almacenes de Universal, fue todo un lujazo. Nos pidieron disculpas porque al principio aparecían algunas rayas en la imagen y es que es la única copia que existe en el mundo y no la prestan con facilidad, como me comentó el dueño de la sala, que confesó llevar luchando por conseguirla desde hacía años.

Parecería que los precios de las entradas para algo tan exclusivo serían muy elevados, pero suelen estar en los 9€ por proyección, salvo que tengas el carnet de socio, o mayor de 65 años que tienen precios más asequibles. A los socios de vez en cuando les programan una “sesión sorpresa” a la que entran sin pagar y a la que pueden llevar a algún acompañante que sólo paga 3€ por la entrada. La sorpresa consiste en que se proyecta una película de la que nadie, salvo el dueño de la sala y el proyeccionista, conoce el título hasta que comienza y casi hay una especie de pugna entre los aficionados, por ver quien es el primero que la acierta. Pude acudir a una de estas sesiones en la que casualmente proyectaron “10, la mujer perfecta” (1979) y fue emocionante ver como en la sala se aplaudían los títulos de crédito cuando se leía “Blake Edwards, Julie Andrews, Dudley Moore, Henry Mancini….”.13775996_10210490473523221_4323735181993229294_nTambién tuve ocasión de asistir a un programa doble en el que se proyectaba “Qué noche la de aquel día” (A hard’s day night, 1964), la película de The Beatles, dirigida por Richard Lester, a la que siguió un concierto de casi dos horas por un grupo llamado The Beatboys de unos jóvenes que homenajean a los Fabfour de Liverpool, en el que pudimos cantar, bailar, corear y dar palmas en las archiconocidas canciones del cuarteto inglés.

Phenomena es un punto de encuentro o peregrinación para los amantes del cine. Hablaba con un amigo que me decía que aunque tiene las películas en Blu Ray y goza de una megapantalla en casa, no puede evitar la tentación de acudir a verlas allí, porque es como revalidar su amor con el cine cada semana.  La única pega que le veo es que sólo está en Barcelona, pero aún así, creo que habría que imponerse el mandamiento de acudir al menos una vez al año, así que hay que estar atentos a la programación mensual que sale cada semana en su página web Phenomena.

Para terminar unos videos que os llevan a la sala solo con la imagen



videos recopilatorio de títulos vistos en los tres primeros años de la sala

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola