Jean  Anouilh, autor teatral francés, adaptador de piezas importantes del teatro clásico y escritor dramático de obras como “Antígona” o “Becket”, llevada más tarde al cine interpretada por Richard Burton y Peter O’toole, por citar quizá las más conocidas, escribió en 1957 “L’orchestre”, una pieza que estrenó en 1962 en París, dirigida por el mismo y que en España se conocería en el año 1981, que trajó una compañía argentina con el título de “Orquesta de señoritas” con Angel Pavlovsky al frente del reparto.

Treinta años más tarde, vuelve a la escena española, dirigida por Juan Carlos Pérez de la Fuente, con un plantel de actores que son su baza más importante. Si bien no vi la versión anterior con Pavlovsky el actor argentino, cuya presencia de marcado amaneramiento, dista mucho de esta versión donde los siete actores de indiscutible varonil porte, que interpretan a seis mujeres y un pianista, vemos que no tratan de disimular sus voces, ni gestos y menos su apariencia, ya que alguno de ellos includo lleva barba, lo cual supongo que quedará muy lejano de la versión que se estrenó en España en los años ochenta.

orquesta de señoritasEl argumento original escrito por Anouilh situaba la acción en Francia en 1947 y en esta versión se ha trasladado a la España de aquellos días, convirtiendo el espectáculo que nos presenta esta “Orquesta de señoritas” en un recital que navega entre el cuplé, la copla y las varietés, géneros que convivían en la España de la época. Así podemos escuchar a Juan Ribó cantando el cuplé “La regadera” o a Emilio Gaviria con su voz de tenor lucirse con el “Quiéreme mucho”, incluso a toda la compañía con el famoso “Pasodoble de la Bandera” o el emblemático “Suspiros de España”.

El título, como el recuerdo que tengo del anterior espectáculo que presentó Pavlovsky en varias entrevistas televisivas en su momento, o el cartel de la obra actual con los actores ataviados con plumas, cual vedettes de revista, pueden inducir a pensar que nos vamos a enfrentar a un espectáculo divertido de travestis, con humor y la primera sorpresa es que los actores interpretan a mujeres, no a travestis. Son hombres que visten de mujeres, sin tratar de disimular su condición de hombres, así vemos a los actores con escotes que dejan ver un pecho sin depilar o unas barbar sin afeitar. orquesta señoritas ribo naya ullateJuan Ribó interpreta a Doña Hortensia, la autoritaria directora de la orquesta de señoritas, que es el foco de los celos de Susana Delicias interpretada por Victor Ullate, porque asiste comida por la rabia a los coqueteos de la directora con su pareja, el pianista que interpreta Francisco Rojas, a los ojos del resto de la orquesta. En los descansos entre actuaciones, las “señoritas” se quedan el escenario del local, llamado “El balcón de España y Portugal”, bordando o tejiendo hasta su próxima actuación, mientras discuten entre ellas y asistimos a las confesiones que se hacen Pamela interpretada por Juan Carlos Naya, Patricia a la que da vida Angel Burgos, Herme que defiende Emilio Gaviria y Leo interpretada por Zorión Eguileor.

La historia refleja la vida de estas mujeres amargadas, en un momento de sus vidas sin atisbo de un futuro mejor, atrapadas en una sociedad que las empuja a aceptar una vida que no les gusta, cuyos aparentes actos de rebeldía ponen más en evidencia su resignación al papel que les ha asignado la España de la época.

orquesta duoEn esta producción se rinde homenaje al figurinista Alvaro Retama, diseñador del vestuario de las estrellas de la época, cuyos bocetos han servido de inspiración para componer el atuendo de los actores. La obra se sostiene por la excelente labor de los actores, capaces de hacernos olvidar por momentos que no estamos en un teatro. Sería injusto resaltar el trabajo de uno sobre el resto, porque cada uno, en función del papel asignado están impecables.

AUTOR: Jean Anouilh