A CATERED AFFAIR

Paddy Chayefsky es un reputado guionista que al igual que Woody Allen tiene en su haber tres Oscars al mejor guion escrito sin colaboración con nadie por los que escribió para las películas “Marty” (1955), “Anatomia de un hospital” (The hospital, 1971) y “Network, un mundo implacable” (Network, 1976), este último reflejando el espinoso tema de las audiencias televisivas, algo que el autor conocía muy bien ya que había trabajado en el medio.

Precisamente un guión de Chayefsky para televisión llamado “The catered affair” fue adaptado al cine por Gore Vidal, otro famoso autor y adaptador que trabajó en películas como “De repente el último verano” (Suddenly, last summer, 1959) o “Arde París?” (Is Paris burning, 1966). La película estrenada en España como “Banquete de bodas” fue dirigida por Richard Brooks, un director especializado también en adaptaciones de obras clásicas al cine como “Los hermanos Karamazov” de Fedor Dostoyevski, “La última vez que vi París” de F. Scott Fitzgerald, “La gata sobre el tejado de zinc” de Tenesse Williams o “A sangre fría” de Truman Capote.

Sirva toda esta introducción para saber de donde viene este musical, que toma Harvey Fierstein para escribir el libreto, al que pone canciones John Bucchino, de las orquestaciones se ocupa Jonathan Tunick el habitual de Stephen Sondheim y la dirección corre a cargo de John Doyle, quien tiene en los principales papeles a Faith Prince como la madre, Tom Wopat como el padre, Harvey Fierstein como el tío y como la joven pareja Leslie Kritzer y Matt Cavenaugh. En fín, un reparto artístico que no parece admitir cuestionamiento, pero todos estos “pesos pesados” de la escena tenían que luchar con un argumento escrito en 1955 que no logró captar el interés del público del 2008, para el que el tema olía a viejo.

Una historia triste, quen nos presenta a una familia de clase media-baja en la que el padre conduce un taxi y guarda los ahorros de toda su vida, esperando que uno de los dos socios con los que comparte la propiedad del taxi que conduce, se jubile y les venda su parte a él y a su otro socio para poder ser propietario a medias de su medio de trabajo, pero cuando esa circunstancia se produce, su hija anuncia que a su novio le han ofrecido un trabajo en otro estado y se marchan a vivir juntos, tras una rápida boda en el juzgado, pero la madre se opone diciendo que su única hija debe casarse con una ceremonia sonada y no rápida y a escondidas como si tuvieran algo que esconder, una ceremonia que recordará su hija siempre como el mejor día de su vida.

La ceremonia de la boda echa por tierra todas las expectativas del padre de poder pagar su parte del taxi y los preparativos de la boda van haciéndonos ver que como una bola de nieve que comenzó a rodar, esta ceremonia se va haciendo cada vez es más grande, cada vez el dinero que necesitan es mayor, cada vez el número de invitados es más numeroso y a medida que va creciendo la magnitud de la ceremonia, van surgiendo problemas entre la familia y entre la pareja que saben que no es “su boda”, sino la de la madre de la novia que va a costar además el sueño del padre de ella.

El tio soltero de la novia aparece enfadado por que no se le haya dicho nada y decide ayudar económicamente en el evento, pero al final los novios se dan cuenta de que esa boda no es más que un foco de conflictos y deciden tener la ceremonia sencilla que querían y marcharse a vivir su vida. El padre puede pagar su parte de propietario del taxi y llevar en el coche de su casi-propiedad a la pareja a su viaje de bodas que paga el tío y decide el destino de los novios en su luna de miel: “Coney Island”, un complejo hotelero, con centro de atracciones y playa situado a unos 20 kilómetros de Nueva York y que fue muy popular a finales del siglo pasado.

La obra no está mirada bajo un prisma humorístico sino deprimente, con esa madre que quiere liberar sus frustraciones viviendo a través de su hija la boda que ella no pudo tener, el padre que se siente culpable de no poder dar a su mujer y a su hija la vida que hubiera querido darles y unas canciones que acompañan más a una obra teatral, que a lo que entenemos por musical, con unas melodías muy bien interpretadas pero que no son fáciles ni retentivas para el espectador.

La obra comenzó las previas el 25 de Marzo del 2008 en el Walter Kerr Theatre de Broadway, estrenándose el 17 de Abril y tras 116 representaciones cerró por falta de respuesta del público. Fue nominada a 3 premios Tony y 12 premios Drama Desk de los que no se hizo finalmente con ninguno.

MÚSICA Y LETRAS: John Bucchino

   

Se publicó el CD con el audio del musical interpretado por el reparto original de Broadway. Se ha publicado en nuestro país el DVD con la película de Richard Brooks en la que se basó el musical.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola