SUSAN EGAN

Fue un 25 de Septiembre en el Teatro Compac Gran Via de Madrid, aprovechando una visita a Madrid, la actriz y cantante Susan Egan, se sometió a una rueda de preguntas en la que durante una hora, respondió con sencillez y complicidad, a los que estábamos en el auditorio.

Buenos días, Susan. ¿Cuál es la mayor diferencia a nivel interpretativo para acometer dos papeles tan diferentes como son la dulce Bella de “La Bella y la Bestia” y la alocada Sally Bowles de “Cabaret” ?.

Buenos días y buena pregunta, porque sería un gran error pensar que hay una manera distinta de preparar ambos papeles, ya que no se debe juzgar que “Bella” sea menos importante que “Sally”, puesto que las cosas por las que ellas luchan son igual de importantes para cada una y por eso hay que prepararlas de igual manera, desde la honestidad.

La diferencia estriba en el material del que partes, donde “Bella” parece un dibujito animado, mientras que “Sally” está en un ambiente más oscuro, pero el personaje en sí, no sabe si está en una película animada o en un ambiente oscuro. El personaje no juzga.

¿Te has planteado actuar alguna vez en un musical en Inglaterra?.

Me encantaría trabajar en Londres, pero es complicado para un actor americano entrar en ese círculo. Sí que puedo hacer conciertos, pero es más difícil hacer teatro, por las regulaciones que existen entre países. Mi amigo John Barrowman, que es americano, trabaja también en Londres, porque se fue muy joven, consiguió su visado y trabaja en ambos lados del Atlántico. Voy a tratar de conseguir el mío, porque soy irlandesa y además de dar conciertos, me encantaría hacer teatro en el West End.

¿Has preguntado a tu amigo John Barrowman si hay diferencia entre trabajar para el público americano o el público inglés?.

Tengo varios amigos que trabajan indistintamente en Londres o New York, entre ellos Jason Robert Brown que termina de dirigir en Londres “Thirteen“, o mi amigo Michael Hayden que es un excelente actor que estudió en la Juilliard School  y protagonizó “Carousel” en Londres, convirtiéndose en la sensación de la temporada, ganando incluso un premio Olivier. Sin embargo cuando llevaron la obra a New York, por la misma actuación, los críticos se lo cargaron, porque en América hay una concepción de “Carousel” muy específica, donde Billy Bigelow debe ser un gran barítono y Hayden es primordialmente actor, no cantante. La otra gran diferencia entre Londres y New York es el público, donde para un mismo material, la recepción es muy distinta.

Stephen Schwartz & Susan Egan

A lo largo de mi carrera he tomado muchas decisiones, que no han sido muy populares, pero que en su momento pensé que era el camino que debía tomar. Mucha gente me ha dicho: “No puedo entender cómo rechazaste esto”.

¿Por ejemplo?

(Tararea unas notas de “Wicked”). Mmm, vale. No quería ser verde. Me llamó Stephen Schwartz cuando estaba preparando “Wicked” para ofrecerme el papel de  Elphaba. También me llamó Kristin Chenoweth, pero era un papel muy duro, habría arriesgado mucho la voz y de haber aceptado el papel, no hubiera conocido a mi marido, ni tendría las hijas que tengo.

Además fue en el momento en el que había estado con “Putting it together” de gira y estábamos a punto de estrenar en Broadway. Fue un tira y afloja constante con Cameron Mackintosh y en ese lapso de tiempo, me surgió la oportunidad de hacer “Cabaret” con Sam Mendes, que no era tan conocido como hoy, pero yo tenía fe en él como director. La gente no entendía que rechazase estrenar “Putting it together” en Broadway, por interpretar la cuarta Sally en “Cabaret”, a lo que siempre respondía que la que al final hace las ocho funciones a la semana soy yo y me era mucho más enriquecedor trabajar en “Cabaret” que seguir con “Putting it together”, que además cerró a los tres meses, mientras que en “Cabaret” estuve de Sally Bowles durante dos años.

Ahora quiero es hacer cosas interesantes, que me llenen. Dejé Broadway hace siete años, cuando llevaba doce años con ocho funciones a la semana. Pensé que aguantaría haciéndolo hasta cumplir los cuarenta, pero corté a los treinta y siete y está bien. Ahora me apetece hacer otras cosas. Hoy por hoy, vivo en California y no hay nada que me haga renunciar a poder meter cada noche a mis hijas en la cama. Tendría que ser algo muy, muy importante, para que me decidiera a mudarme de California a New York. Además en Broadway, a diferencia del cine o la televisión, si te esperas a tener 55 años, tienes papeles muy interesantes como los de “Gypsy“, “Mame”, “Hello, Dolly“, “Sweeney Todd“, etc. entonces mis hijas habrán crecido y no me pierdo ese proceso con ellas.

¿Cuál sería el papel que te ha sido más difícil interpretar y por qué?

El más difícil, sin duda, el de ser madre.

Eso en lo personal, claro ¿y en lo profesional?

Mucha gente piensa que hacer de Sally es muy difícil, pero no lo era para mí, porque yo la entendía. Muchas actrices piensan en acercarse al personaje, desde una forma racional y ella no lo es en absoluto. Sam Mendes me lo decía: “Sally salta de un estado a otro, sin un hilo de conexión”. Trabajar en Broadway sería equiparable al trabajo de un atleta, porque la energía y compromiso que debes poner para hacer ocho funciones a la semana, es muy fuerte.

Sally es la que mueve la trama hacia adelante con sus decisiones, que siempre son erróneas y que el resto de los personajes de la obra, tienen  que surfear por las olas que Sally provoca, mientras que Belle no mueve la acción, ella descubre las cosas a la vez que el público. Bella descubre a la Bestia, como a Lumiere, Din Don o Mrs. Potts, al mismo tiempo que el espectador, asombrándose con cada personaje (gesticula un “oh” de sorpresa y otro y otro) y hacer eso cada noche, sin parecer idiota, es muy difícil.

La gente no comprende lo complicado que es ser reactivo durante dos horas y media. La Bella se convierte en los ojos del público y la forma en que ella reacciona, es la manera que el público espera para saber cómo reaccionar y estar en ese punto durante dos horas y media, es muy difícil.

¿Con qué director te ha sido más interesante trabajar y por qué?

He aprendido mucho trabajando con todo el mundo, pero quizá con quién más he aprendido, ha sido con los peores directores. Ja, ja, ja. Hoy, hablaré sólo, de lo que aprendí con los mejores directores.

Cuando empecé en esto, ya me di cuenta de cuántas veces se deja al actor tomar sus propias decisiones. Un buen director como Sam Mendes, tiene una visión muy clara de las cosas, pero además sabe transmitirla. A lo largo de tu carrera puedes encontrarte con muchísimos directores que son muy creativos, pero completamente incapaces de comunicar o transmitir lo que te están pidiendo. Hoy quiero hablar de las herramientas que debe utilizar un actor cuando se queda solo, porque trabaja con un director, que no te da más.

¿Cuáles son los peores errores que un director musical o un director de escena pueden cometer?.

Todo depende del equipo con el que se cuente, a raíz del casting. El teatro musical es un género que requiere mucho de la colaboración y esa es una habilidad, que se tiene o no. Sam Mendes es un director que sabe ganarse tu respeto, no se impone. Rob Roth, el director de “La Bella y la Bestia”, es una persona que sabe dirigir el barco. El director es el que debe conseguir que todos colaboren en armonía y la clave de esto es el respeto.

Recuerdo una ocasión en que el guionista, el director musical, todos, estaban dando directrices, porque no tenían respeto hacia el director y la clave está en la colaboración y en que el director sepa ganarse el respeto, mandando amorosamente. Era un director buenísimo, brillante, pero incapaz de controlar el naufragio.

Cuando te enfrentas a un papel, ¿qué tareas te ofrecen mayor placer y cuáles mayor dificultad?.

Soy una perfeccionista, lo cual es estupendo al mismo tiempo que terrible. He trabajado con actores a los que les encanta la fase de los ensayos. A Terrence Mann, con quien trabajé en “La Bella y la Bestia”, le encanta ensayar. Yo odio los ensayos. Es algo doloroso, ya que quisiera que a la primera vez sea perfecto, pero la ironía es, que a la perfección se llega, a través de los errores.

¿Cómo cohesiona un buen director de teatro musical coreografías, canciones y parte interpretativa, para que resulte perfecto?.

Volvemos de nuevo a la colaboración. Coreógrafo y director deben haber la misma visión del objetivo final. El trabajo con el que te encuentras, debe parecer orgánico. Partiendo de la base de que ponerte a cantar en medio de una obra musical no es natural, pero es un pacto entre el público y los actores, donde se deja en suspenso la incredulidad, porque el espectador sabe que cuando entra aquí, en algún momento, alguien se va a poner a cantar. Es labor del director y el actor, hacer que eso fluya de la forma más orgánica posible.

Cuando el coreógrafo coloca unos bailes espectaculares en una escena que no encaja, ¿es el actor el que debe hacérselo ver al coreógrafo o al director?.

Sí y no. Es tu trabajo como actor decir: “Un momento, aquí hay un problema”. En “La Bella y la Bestia”, Bella ofrece su vida a cambio de la de su padre, lo cual es un acto muy noble y canta una canción de más de cuatro minutos en la que promete: “Voy a quedarme aquí por siempre jamás” y quince minutos después rompe su promesa y se pira del castillo. Hablé con Linda Woolverton, la guionista y le dije: “Aquí algo no funciona. Bella es una heroína, un modelo a seguir y rompe su promesa y se larga sin más”. A lo que ella me respondió: “Es que la Bestia acaba de gritarle” y le dije: “Sí, pero diez minutos antes, también le ha gritado y Belle no ha hecho nada”. Entonces Linda me dijo: “El dibujo animado nunca puso pegas”.

Rob, el director dijo: “Buena observación. Entonces ¿qué propones que pueda ocurrir para que esta heroína rompa su promesa el mismo día que la hace?.” Le hablé de la obra de John SteinbeckDe ratones y hombres“, donde Lenny, un hombre muy grande, con una deficiencia mental, está acariciando a un conejo, pero sin ser consciente de su fuerza, acariciándolo, le rompe el cuello. ¿Por qué no hacemos algo así?”. ¿Podríamos hacer que la Bestia tratando de explicar una cosa a Bella la agarre fuertemente y ella temiendo por su vida, se escapa en cuanto puede?”.

Entonces cambiaron la acción de cuando Bella entraba en el Ala Oeste y era descubierta por la Bestia, él intenta explicarle que no puede entrar allí, pero es torpe en sus explicaciones y ella se asusta porque le está gritando, entonces él la coge el brazo y se lo retuerce sin darse cuenta de su fuerza, asustando a Bella que en cuanto puede deshacerse de él, huye porque teme por su vida. Con este cambio, el público entiende a la Bestia y Bella no aparece como una hipócrita.

El hecho de levantar la mano y exponer mi duda, hizo que cada uno aportara sus ideas sobre la situación y con la colaboración de todos, conseguimos algo mejor, pero si esto no ocurre y el conflicto no se resuelve, tu trabajo como actor es buscar el recurso, para echar adelante con el conflicto, tal como el director te pide. Si la respuesta al conflicto que planteas, no es la que esperabas, no te enfades, porque esto afectaría a tu interpretación y a la obra. Busca la forma de hacer que funcione.

Cuando no estás trabajando en una obra ¿qué haces para mantenerte en forma?.

Para mí la clave es sentirme inspirada. No voy tanto al teatro, pero voy a conciertos, acudo a clubs, trabajo en alternar canciones nuevas en mis conciertos y juego con aquello que me inspira para sentirme bien. Lo que hago es darme trabajo a mí misma, cuando no me lo dan.

Otro de los papeles que has interpretado es la Maria de “Sonrisas y lágrimas”. ¿Qué parte del personaje te resultaba más difícil y con qué disfrutabas más?.

María es traviesa. No puede controlarse a sí misma. Ella es joven. En la vida real sólo tenía tres años más que Liesl, con la que tenía más una relación de amistad, que de madre-hija. Ella es mágica. Es capaz de despertar la magia que se había perdido en aquella familia. Es imaginativa, creativa, es como la luz del sol.

Hay personas que cuando estás con ellas te dan energía o te la quitan. Maria te,devuelve la energía. Sabe que hay cosas que no debe hacer, pero no puede evitar hacerlas, como cortar las cortinas, hacer los trajes de juegos… María es una persona que te devuelve la energía, porque no puede evitar dejar de hacerlo.

El problema con este papel, es que lo ha hecho tanta gente famosa como Julie Andrews, que es difícil no caer en el estereotipo. Incluso si quisieras rendir un homenaje a Julie Andrews con tu actuación, debes encontrar ese recurso, dentro de ti.¿Cual es para ti la diferencia entre la persona que se presentan a una audición y consigue el papel y la que no lo consigue?. Hay gente con muy buenas cualidades que se presenta a audiciones y jamás es elegida.

Podría pasarme el día entero hablando de este tema. Tengo un curso de un semestre en la Universidad de California, en la que enseño a la gente a afrontar una audición. Es un arte. Las audiciones son un proceso muy duro para conseguir un elenco, pero nadie ha conseguido encontrar otra forma mejor de hacerlo. Los productores lo odian, los actores lo odian, los directores lo odian…. Cuando llegas a una audición te enfrentas a un montón de gente muy válida, gente muy guapa, gente que canta muy bien, pero lo que marca para mi la diferencia es ¿cuál es el cuidado que has puesto para presentarte en esta audición?. ¿Cómo está grapado tu currículum con todas las hojas perfectamente igualadas y tu foto pegada arriba?. ¿Qué tipo de ropa has elegido para hacer la audición para este papel?….

Cuando el productor tiene un show en el que arriesga diez millones de dólares y necesita un elenco de veinte personas, cada una de ellas representa una inversión de medio millón de dólares. Entonces la pregunta es: “¿Puedo invertir en esta persona quinientos mil dólares?”. Cuanto más esmero y cuidado haya puesto en la preparación de su prueba, me dará una idea de si puedo confiar más o menos en que respaldará mi inversión.

Susan Egan & Laura Enrech que actuó de traductora

Va a ser muy importante tu actitud. Me fijaré en cómo has tratado al asistente antes de entrar. Siempre debes decir “Hola” al pianista y darle las gracias al terminar, aunque haya tocado la pieza con los codos. Es tu actitud la que da pistas de cómo eres. Si el pianista es horrible, el productor y el director que están en la sala de audiciones lo saben, pero la manera en que tratas al pianista es lo que marca la diferencia, porque de alguna forma, estás audicionando para entrar en la familia que el director va a crear para convivir con ella durante cinco años.

Lo que figura en nuestro currículum es algo técnico que todo el mundo puede conseguir, pero hay muchas cosas en un casting que no están bajo tu control, luego ¿por qué no tener controladas las cosas que sí puedes controlar?.

Te has presentado a castings para dos papeles muy distintos Bella y Sally. ¿Cuando te presentas al director intentas de alguna forma mostrarte lo más cercana posible al personaje para el que vas a audicionar?.

Nunca, nunca, nunca vayas disfrazado. Puedes llevar algo que sugiera el personaje. Cuando audicioné para Sally sabía que todos los que había tras la mesa, estaban viendome como Bella. Sam Mendes no sabía quién era yo. Trabajé mucho para prepararme aquella audición. Debía demostrar que no me importaba que mi voz sonase bonita y la Sally que compuse finalmente no se parecía nada a la que presenté a la audición, pero conseguí mi propósito de romper con mi imagen Disney.

Sam me dio el trabajo enseguida. No me presenté a la audición como Sally, una drogadicta, porque ¿quién te va a confiar un papel si pareces una yonki?. Entré en la habitación como una actriz inteligente, que ha tomado una serie de decisiones y Sam cuando vio esto, se dio cuenta de que me podía modelar, para lograr lo que quería conseguir de mi papel.

Normalmente se piensa que los que están detrás de la mesa, están en contra tuya. No lo creas. Ellos están rezando para que esa persona que llega, sea la solución al personaje que buscan. Utiliza esa energía en tu propio beneficio. He visto gente en audiciones, que se sabotean a ellos mismos. Conviértete en la solución que buscan y asume que la mayoría de las veces, no vas a conseguir ese trabajo. La forma de sobrevivir en este mundo, es saber cómo tomarte un “no”, porque si entras en la habitación habiendo hecho los deberes, será más fácil que consigas el trabajo. Tienes que tener una percepción muy clara de ti mismo y ser capaz de poder ponerte al otro lado de la mesa, para poder verte como ellos te están viendo. Sé la solución que ellos están buscando.

Muchas gracias a todos.

25-Septiembre-2012
Madrid, Teatro Compac Gran Via

Un video promocional de un concierto de Susan Egan

Un video de Susan Egan con Brian D’Arcy James cantando la inmortal “Where or when” de Rodgers & Hart

Otro video de una actuación de Susan donde da un repaso a las heroinas de Disney

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola