ARA MALIKIAN: Mis primeras 4 estaciones

Ara Malikian es un violinista libanés afincado en Madrid y nacionalizado español, ganador de múltiples premios y colaborador en programas y grabaciones en pos de difundir la música clásica para quitarle la etiqueta que tiene de ser “algo serio y aburrido” y que siempre está a punto para colaborar en bandas sonoras para el cine como en programas divulgativos y educacionales, pero para una mayor información sobre él podéis acceder a su impresionante biografía desde este enlace.

A pesar de conocerlo por algunas entrevistas y actuaciones varias en televisión, nunca lo había visto en directo, así que cuando vi programado un espectáculo suyo en una sesión matinal calificada como infantil, con todos mis reparos acudí a la sala, repleta de niños de todas las edades, incluso de algunos que todavía acudían colgados en una mochila del cuello de sus padres y que llevaron como pudieron la hora de duración del espectáculo.

El escenario completamento en negro, con cuatro sillas y atriles y un cuarteto de cuerda formado por ARA MALIKIAN al violín, JOSÉ VÉLEZ violín, HUMBERTO ARMAS viola, DRAGOS BALAN violonchelo y en la narración MARISOL ROZO con unos textos que nos ayudan a reconocer los elementos que inspiraron a Vivaldi a componer cada movimiento de “Las cuatro estaciones” y Malikian resalta el tono que quiso imprimir el compositor de alegría a la primavera, pesadez al verano, festivo al otoño y tormentoso al invierno.

Lo que más me maravilló fue la paciencia y concentración de los intérpretes, que en ningún momento llamaron la atención a los padres por el grito, llanto o voces de algún niño, pero me molestó tener que llamar la atención a una joven a mi izquierda que encendió el móvil con su fogonazo de pantalla en la oscuridad para escribir un whatsap, o a un padre detrás mío que encendió el flash de su móvil para hacer una foto en mitad del espectáculo. Los niños son niños y es responsabilidad de sus padres saber si están preparados para acudir a un teatro sin molestar al resto de espectadores, pero ¿para cuando un curso de educación a los adultos?.

El espectáculo está perfectamente estudiado y Malikian conecta rápidamente con todos desde que aparece vestido de forma informal, con una camiseta de manga corta que se prolonga en la espalda con los típicos faldones de un smoking y verlo saltar o caer por los suelos, bajar al patio de butacas sin parar en ningún momento de tocar el violín o bromear y perseguir a sus músicos con sus bromas interactuando entre ellos hace las delicias de pequeños y grandes.

Los niños se divierten al ver a los músicos emular a los pájaros con sus instrumentos, ríen con sus peleas en broma, participan activamente con el espectáculo bien tocando palmas o respondiendo directamente a las preguntas que les hacen desde el escenario y por supuesto disfrutan de la música por lo alegre y divertida que puede llegar a ser.Todo un acierto, aunque creo que habría que establecer una edad mínima para entrar en este espectáculo, porque si un niño llora cuando se apaga la luz o quiere marcharse porque no aguanta, puede que a la larga cuando le hablen de ir a un concierto igual sale huyendo.

MÚSICA: Antón Vivaldi


Existe a la venta un dovle CD con las cuatro estaciones por Malikian y otro que acompaña una narración muy apropiado para niños. Termino con un video de un fragmento del espectáculo

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *