MAMMA MIA, una y otra vez

ABBA publicó su último album “The visitors” en 1981, pero las canciones del grupo sueco siguen triunfando casi cuarenta años después. En 1994 sus canciones fueron utilizadas en dos películas australianas que alcanzaron cierta fama “Priscilla, reina del desierto” y “La boda de Muriel”. Más tarde Catherine Johnson logró convencer a Benny Andersson y Bjorn Ulvaeus para contar una historia a través de canciones de ABBA y así llegó “Mamma mia, el musical” que estrenaron en Londres en 1999.

La historia destilaba muy buen rollito que potenciaban las canciones de ABBA y que desde su estreno hace casi veinte años se ha visto en prácticamente todo el mundo, de hecho en Londres sigue todavía en cartel. Cuando la actriz Meryl Streep fue a ver el musical en Broadway, donde estuvo catorce años en cartel, a la salida del teatro, dejó una nota en taquilla para que entregasen a los autores que decía: “Si algún día pensáis llevarla al cine, me gustaría formar parte de ella”.

Tom Hanks y Rita Wilson, su esposa, a través de la productora Playtone compraron los derechos del musical para el cine y con Universal Pictures produjeron la película, en la que estuvo Meryl Streep con el reparto que conocemos. Rápidamente se convirtió en  superventas el verano de 2008 recaudando 600 millones de dólares y  es uno de los DVDs más vendidos de una película musical, por lo que parecía obligado probar con una segunda parte.

Han tenido que pasar diez años desde el estreno de la película, para que los productores dieran luz verde a esta segunda parte, con un guión que firma y dirige Ol Parker, guionista y director de las dos partes de “El exótico hotel Maringold”, que partiendo de los personajes creados por Catherine Johnson en el musical original, desarrolló una historia con Richard Curtis, guionista y director de “Cuatro bodas y un funeral”, “Love actually”, “Radio encubierta” o “Una cuestión de tiempo” dieran con la clave.

Alexa Davies, Jessica Keenan Wynn y Lily James son Rosie, Tanya y Donna en su juventud

La película nos presenta dos narraciones en paralelo, por un lado da un salto atrás recuperando el personaje que interpretó Meryl Streep, que nos lleva desde sus años de universidad hasta cuando se estableció en la isla griega y salió adelante como madre soltera de Sophie. En este caso el papel de Donna joven lo interpreta Lily James (Downton Abbey, La Cenicienta, Baby driver).  Por otro lado la acción de un salto cinco años hacia adelante de donde nos dejó la película original, para mostrarnos la vida de Sophie y sus problemas para hacer realidad el sueño de Donna de montar un hotelito en la isla.

Por supuesto todo ello con canciones de ABBA. Algunas ya estaban en la primera película pero no podían faltar en esta y se las han ingeniado para volver a colocarlas en otro contexto o sirviéndose del humor como ya hicieron en la primera parte. Así volvemos a disfrutar de “I have a dream”, “Mamma mia”, “Dancing Queen”, “Super Trouper”, “Waterloo” o “The name of the game” y otras como “One of us” o “Knowing me, knowing you” que estaban en el musical teatral pero no estuvieron en la película.

Se ha dicho que en esta segunda parte las canciones son menos populares y que quemaron  los mejores cartuchos en la primera entrega, pero cualquier cara B de un single de Abba no tiene desperdicio y viendo que detrás (y delante) de la pantalla están Benny Andersson y Bjorn Ulvaeus en sendos cameos, me daba  confianza. En el apartado musical Andersson está al piano y teclados de todo el disco, con Anne Dudley como responsable del score de la película, enlazando instrumentalmente temas de ABBA y sigue siendo un regalo para los que nos rendimos a la película original.

Partiendo de la base de que la historia no guarda ningún misterio ya que nos cuenta lo que ya sabíamos, lo difícil era construir una película con más canciones de ABBA y con los intérpretes de la primera, haciendo que la trama resultase convincente y no forzada. Los avances que fueron saliendo antes del estreno desvelaron que aparecía Cher, como madre de Donna, algo gracioso ya que sólo le lleva tres años de diferencia a Meryl Streep, pero son amigas desde 1983 cuando coincidieron en el rodaje de “Silkwood”. Es un gustazo ver y escuchar a Cher cantando “Fernando” con otro personaje nuevo de la película, Fernando Cienfuegos, interpretado por Andy García.

Como era de esperar están todos los protagonistas de la primera película Meryl Streep, Pierce Brosnan, Colin Firth, Christine Baranski, Julie Walters, Stellan Skarsgard, Amanda Seyfried o Dominic Cooper.  Es verano otra vez y volvemos a la isla griega a pasar un buen rato con buena música y algún momento que te pellizcará el corazón como ese “My love, my life” cantado por Meryl Streep con Amanda Seyfried y Lily James.

Se nota que la película está cuidada en todos los aspectos, desde un storyboard con unos estudiados saltos de la historia en el tiempo o la fotografía, la música, sus pinceladas de humor o el reparto de lujo con el que han contado y aunque no será candidata a los Oscar, ni creo que lo pretenda, a buen seguro gustará a los que disfrutamos con el musical y la película original.

Dos cosas más: si os quedáis hasta el final de los títulos de crédito veréis una toma extra descartada y aunque en el disco hay una versión de “The day before you came” cantada por Meryl Streep que ya por ella sola justificaría comprar el CD, curiosamente no aparece en la película… ¿habrá que esperar al blu ray?.

MÚSICA Y LETRAS: Benny Andersson y Björn Ulvaeus
DIRECCIÓN: Ol Parker

  
Existe el CD con las canciones de la película. El DVD y Blu ray saldrá a la venta el 21 de Noviembre de 2018 y tendrá tres ediciones. Aparentemente la edición sencilla de un solo disco y otras en Caja metálica o versión Ultra HD 4K que llevarán un segundo disco con un dvd para los extras::

  • Comentarios de Judy Cramer y Ol Parker
  • Enhanced Sing-Along
  • Escenas y canciones eliminadas
  • La historia
  • Mamma Mia! Reunidos
  • Conociendo a Cher
  • La ropa y las Dynamos
  • Ovación final
  • Coreografiando Mamma Mia! Here we go again
  • también incluye una copia digital para ver en dispositivos móviles

Terminamos con el trailer de la película

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. José dice:

    Es una lástima que siempre hagan de menos a la música instrumental porque me encantaría que viniera en el Cd de la bso. Me ha gustado pero me hubiera gustado que saliera más Meryl.

    En cuanto a la canción grabada pero no incluida en el montaje final entiendo que no la metieran porque sería un momento demasiado triste y rompería la emoción de la maternidad del final.

    He visto algo cutres algunos números como el de Amanda con cooper saliendo del espejo… pero bueno en general la película esta bien.

    • allwebber dice:

      Completamente de acuerdo en que debería publicarse el score. Me parece que Anne Dudley ha hecho un trabajo encomiable.

      Y cruzaré los dedos para que cuando salga el blu ray lleve algún extra de tomas descartadas (algo muy habitual en Richard Curtis) y recuperamos esa canción de Meryl y alguna sorpresa más.

  2. Mila dice:

    Un bodrio de película en todos los sentidos. Para empezar, desmitifica por completo la relación que Donna tuvo con los 3 “padres”. Nos la muestra como una película adolescente más y le rompe toda la particularidad que tenía en la primera película: en “Mamma Mia”, nos adentramos de una historia que toca el tema del amor y la madurez desde el punto de vista de personajes que, generalmente, no suelen aparecer en historias de amor (tres mujeres en el ocaso de la mediana edad revindicando su juventud, su fuerza e independencia frente a tres hombres que son un ocaso de esas “relaciones” que Donna primero y después Spophi a través del diario de su madre, idealizan).

    En esta segunda parte, se nos muestran como fueron esas relaciones y comienza el festival de contradicciones: los encuentros con los chicos no ocurren como relataban ni el musical ni en la película. Se quedan con las líneas generales del argumento (¿Qué Harry cantaba en “Last Summer” sobre el verano que pasó con Donna en París? Pues hacemos que lo conozca en París y, ya de paso, metemos absurdamente Waterloo y una trama aún más absurda sobre su virginidad). Los guionistas olvidan la parte más interesante de toda la historia: que Donna consigue llevar a todos los personajes a la isla, señal de que abre su refugio y que todos conocían previamente el lugar. Desaparece por completo la trama de Sofia, la tía de Bill que Donna cuida hasta su muerte y que le deja la casa y los terrenos de la isla. Se tiene que intuir que la mujer de taberna suple esa función aunque no guarda ninguna relación con Billy. Además, las dinamo al completo acaban conociéndolo en esta nueva versión restándole toda la importancia a la película original donde se encuentran por primera vez y no lo reconocen.

    Esta película no tiene ninguna trama ya que no tiene ningún conflicto REAL: todos sabemos como acaba la historia de Donna y los problemas de la apertura del hotel comandado por Sophie son COMPLETAMENTE CASUALES por lo que el personaje no aprende ni tiene poder sobre ellos. Lo único que tiene son momentos absurdos para justificar las canciones y una supuesta trama que no lleva a ningún sitio.

    Cuando vi esta película, me figuré como habría sido el proceso para sacarla adelante: ven el éxito de la primera, buscan repetirlo, hacen un primer guión y contactan con los actores, todos dicen que sí pero, cuando Meryl Steep lo lee, reduce su aportación a menos de 5 minutos de metraje porque el guión es mierda. Me imagino a todos los actores llevándose las manos a la cabeza al ver como tienen que cambiar el guión para justificar una película de “Mamma Mia” si Donna y sin Meryl y, desde ese momento, somos testigos de actuaciones hechas por hacer (siempre que un actor limita sus apariciones a escenarios concretos, es que se han grabado en pocos días a petición del actor. Por ejemplo: Pierce en la casa se grabó un solo día y es el reflejo de un actor desganado que se pasa toda la secuencia sentado menos un par de segundos).

    Cher se queda de invitada especial con una trama tan patética que me parece insultante, la secuencia de Meryl se grabó en un día porque ella no quería participar más y ver el pasado de como Donna conoce a los “padres” no hace más que quitarle toda la magia de la primera y de como Sophie los había idealizado.

    EN conclusión, toda la particularidad que “Mamma Mia” había logrado (una historia sobre la familia y la madurez como transición en etapas en personajes que rara vez tienen la oportunidad de hablar con voz protagonista), aquí se convierte en una película basura con un tratamiento similar a las pelis de adolescentes (vemos a Donna llorar por amor y a Sophie llorar por amor y todos encontrar a su media naranja porque era “necesario”).

    Un insulto al film original donde lo único destacable eran las instrumentales.

    Para que nos hagamos una idea: En Mama Mia, la canción “Dancing Queen” tenía una necesidad argumental (Donna se ve mayor y las Dinamo le recuerdan que ella fue, es y será la “reina del baile”… ¡y es lo que la saca adelante!) pero en la secuela, “Dancing Queen” no sirve para nada más que hacer creer al público que hay un vínculo con la original: la cantan DESCONOCIDOS QUE VAN AL HOTEL DE FIESTA y todo el mundo es feliz porque van a comer en el hotel una comida pagada por Sophie.

    ¡Absurdo!

    • allwebber dice:

      Estoy de acuerdo en que no es la película de mi vida, pero tampoco la veo como la basura que te ha parecido.
      A mi me parece menos festiva que la primera, pero pienso que tiene bastante equilibradas las partes alegres con las emotivas y las disparatadas y no creo que engañe a nadie porque es lo que es una película ligera y refrescante para ver en verano, dirigida a los fans de ABBA, su música y la primera película.
      Han tardado diez años en hacer la segunda parte, o sea que lo pensaron bien.
      Richard Curtis en el guión encuentra esos personajes y situaciones como el policía del embarcadero que dan juego, por poco que aparezcan.
      Lo de Meryl Streep me parece perfecto. Hubiera sido peor, con el argumento que toca, haber forzado su aparición más veces. Incluso tiene grabada una canción que aparece en el disco y no en la película. Igual cuando salga el DVD vemos en los extras donde pensaban incluirla y decidieron que mejor quitarla, es algo que suele hacer Richard Curtis en todas sus películas, de hecho los extras de “Love actually” descubren escenas que es un crimen haberlas cortado, pero el director piensa en el ritmo de la película y actúa aunque le duela.
      En fin, para gustos, los colores.
      Siento que no la disfrutases tanto como yo, que repito, sin ser una joya, superó mis expectativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola