Richard RODGERS, músico

Richard Rodgers nació en el seno de una familia judía el 28 de Junio de 1902 en New York y falleció también en New York el 30 de Diciembre de 1979. Compositor especialmente popular  por sus colaboraciones con los letristas Lorenz Hart y Oscar Hammerstein II, con los que compuso sus musicales más famosos, desde On your toes o Pal Joey a The sound of music o South Pacific por citar algunos de ellos. Aparte de sus canciones para el teatro en el que estrenó más de 40 musicales, también trabajó para el  cine y la televisión. Considerado un clásico de la música americana, sus canciones siguen siendo fuente de inspiración para los cantantes actuales que gustan de redescubrir nuevos éxitos, de entre las cerca de mil canciones compuestas por él.

El compositor Marvin Hamlisch y Richard Rodgers son las dos únicas personas que han ganado el premio Pulitzer, además de ser un EGOT (persona premiada con el Emmy, Grammy, Oscar y Tony). Este hecho nos puede dar una idea del músico del que vamos a hablar.

Comenzó con clases de piano a los seis años y compuso canciones en su adolescencia. Desde joven sus padres lo llevaban a los espectáculos de Broadway donde recibió la influencia de músicos como Jerome Kern y sus musicales y operetas. Estudió en la Universidad de Columbia, al igual que Lorenz Hart y Oscar Hamerstein II que con el tiempo serían sus colaboradores más famosos.

La relación con Lorenz Hart comenzó en 1919, escribiendo canciones que lograban incluir en musicales de Broadway, si bien el primer musical que hizo que crítica y público se fijaran en ellos se estrenó en 1925, era un show benéfico programado para una única función, pero las excelentes críticas recibidas, consiguieron que poco tiempo después se pusiera en cartel de nuevo. El musical era The Garrick Gaieties y su canción más famosa es la popular “Manhattan”.

A partir de ese momento sus musicales en Broadway se suceden, hasta el punto de llegar a estrenar varios el mismo año con bastante éxito, sin embargo la Gran Depresión les hace plantearse emigrar a Hollywood en busca del triunfo en el mundo del cine.

En la década de los años 30 consiguen colocar sus canciones en películas, algunas de ellas clásicos incuestionables como “Love me tonight“, “Isn’t it romantic?” o la atemporal “Blue moon“. En 1935 regresaron a Broadway y sus musicales  fueron una cadena ininterrumpida de éxitos Jumbo (1935), On your toes (1936), Babes in arms (1937), I married an angel (1938), Pal Joey (1940) o By Jupiter (1942) que fue su último trabajo juntos, al fallecer Lorenz Hart en 1943.

De esta época son los clásicos “My funny Valentine”, “There’s a small Hotel”, “The most beautiful girl in the world”, “Where or when”, “My romance”, “The lady is a tramp”, “Bewitched, bothered an bewildered” o “Falling in love with love”.

El músico que lleva dentro hace que Rodgers dé riendo suelta a su música, en ballets como el de “Slaughter on the Tenth Avenue”, que coreografió George Balanchine para el musical On your toes, o Ghost Town. Veremos que sus musicales a partir de este momento incluyen un  ballet.

La muerte de Hart hace que Rodgers vuelva a trabajar con Oscar Hammerstein con quien ya había escrito alguna canción antes de   trabajar con Hart.

Comenzaron con Oklahoma (1943), musical con el que revolucionaron el género con su especial tratamiento de la acción, siguiendo la pauta marcada años atrás en Show Boat (1927), también con letras de Hammerstein y música de Jerome Kern, en la que por primera vez las canciones, bailes y números graciosos estaban integrados en la historia y ayudaban a avanzar la acción. La canción que da título al musical, se convirtió en el himno del estado del mismo nombre. El musical fue premiado con el Premio Pulitzer.

Carousel (1945) fue su siguiente éxito en el que tuvieron la idea de fusionar  la obertura con el ballet, de forma que el comienzo de la obra nos presentaba un largo número sin diálogos, que servía para centrarnos en la historia mientras iba presentando a los personajes, algo que nadie había hecho hasta entonces.

Fue un musical arriesgado para la época, con una trama trágica, rozando temas espinosos como la violencia doméstica que combinaba muy bien con números alegres como el vals del “Carousel”, excelentes baladas como “If I loved you”, pequeñas obras maestras como el “Soliloquy” o potentes números corales como el “You’ll never walk alone”, que a final de los años sesenta el equipo de fútbol del Liverpool se lo apropió como himno.

South Pacific (1949) es el nuevo musical que les da a Rodgers y Hammerstein otro Premio Pulitzer.

The King and I (1951) fue el musical basado en la novela de Ana y el rey de Siam y otro bombazo en taquilla para los autores. Supuso el lanzamiento de Yul Brynner en uno de los papeles a los que siempre se le asociará y también tuvo su versión cinematográfica, que todos conocemos con Deborah Kerr y el propio Brynner de protagonistas. Superó las 1200 representaciones y se repone con bastante frecuencia. Personalmente guardo un especial recuerdo de la que pude ver con el mismísimo Brynner en los últimos días de su carrera, como de la que se vio por una temporada limitada en el Royal Albert Hall de Londres, el año 2009 con Maria Friedman como la institutriz Anna y Daniel Dae Kim como el Rey. La plasticidad de algunos momentos fue realmente mágica.

The sound of music (1959), conocida entre nosotros como “Sonrisas y lágrimas” es posiblemente el más popular de todos los trabajos de Richard Rodgers. Estrenada en teatro por Mary Martin, que fue quien insistió a los autores para que le escribiesen la obra que ella estrenó en Broadway. En el momento de llevar el musical al cine Mary Martin era demasiado mayor para el personaje de María y se recurrió a Julie Andrews, que consiguió una de sus interpretaciones más populares y recordadas.

No todo fueron triunfos para la pareja Rodgers & Hammerstein, Flower drum song (1958) funcionó bien en taquilla, pero la película no tuvo el éxito esperado. Por primera vez el reparto estaba compuesto por intérpretes asiáticos. En el año 2002 se reescribió la historia y se contó con Lea Salonga para el papel femenino principal, pero dividió a crítica y público ya que mientras unos pensaban que era uno de los mejores musicales del momento en Broadway, otros se escandalizaban de que hubieran “tocado” un Rodgers y Hammerstein, con cambios que iban desde cortar una canción a cambiar varias letras. Fue nominada a varios premios, pero fue el Rodgers y Hammerstein de más corta carrera en la historia de Broadway, con tan solo 169 representaciones.

Otros trabajos que no tuvieron el éxito de los clásicos musicales de la pareja fueron Allegro (1947), que recientemente se volvió a grabar en CD con un importante cast, quizá con la esperanza de propiciar un nuevo montaje del musical, que de momento no ha visto la luz salvo una curiosa versión en el Southwark Playhouse de Londres.

Me and Juliet (1953) y Pipe dream (1955) fueron otros musicales menores. State Fair (1945) la escribieron directamente para el cine y posteriormente tuvo un revival cinematográfico en 1962 con Pat Boone en el papel protagonista, pero ambas pasaron con más pena que gloria. También compusieron en 1957 un musical para televisión con Julie Andrews en el papel principal Cinderella, del que se han hecho varias versiones para cine y televisión, que con alguna modificación también subió a los escenarios como musical en 2013.

Hablando de cine, compuso la banda sonora para un serie documental sobre la segunda guerra mundial llamada Victory at Sea que constaba de 26 episodios, para la que escribió 12 temas y sería Robert Russell Bennet, orquestador de muchos de sus trabajos el que se encargaría de adaptarlos para la serie, habiendo publicado RCA dos CDs con la música original.

Richard Rodgers nos ha legado temas que forman parte de la banda sonora de nuestras vidas: Oh what a beautiful morning, People will say I’m in love, Hello young lovers, Bali Hai, Some enchanted evening, Climb every mountain, Edelweiss, Getting to know you, Do-re-mi,  My favourite things, etc. etc. etc. no son más que un puñado de maravillosas canciones surgidas de su envidiable facilidad para componer melodías.

Tras la muerte de Oscar Hammerstein en 1960, compuso su primer y único musical en que se encargó de  letra y música titulado No strings en 1962, ganando dos premios Tony. Tuvo el mismo éxito en Broadway donde aguantó casi 600 representaciones y también fue muy bien recibido en Londres.

En 1965 escribió la música para Do I hear a waltz?, musical que encargó las letras a Stephen Sondheim, protegido de Hammerstein y que estaba basado en la película protagonizada por Katherine Hepburn “Summertime” (Locuras de verano), que cuando se estrenó en Broadway tuvo poco más de 200 representaciones. Fue nominado para 3 Tony, pero no obtuvo ninguno de ellos.Trabajó en otros proyectos con Martin Charnin, letrista de “Annie” en el musical Two by Two (1970) con Danny Kaye interpretando a Noé construyendo el Arca para meter en ella especies de dos en dos para sobrevivir al diluvio. Kaye descontento con el guión, improvisaba cada noche con humor, para gozo del público, pero no agradó a Rodgers que  no respetase el guión y terminó por no aguantar diez meses en cartel. I remember mama (1979) también la escribió con Martin Charnin, teniendo a Liv Ullman y George Earn en el reparto, pero no pudo competir con los bombazos musicales de la época “Evita” y “Sweeny Todd”, siendo tachado por la crítica de “pasada de moda”.

Sheldon Harnick, letrista de Fiddler on the roof, trabajo con él en el musical Rex (1976), basado en la vida de Enrique VIII, recordado por ser uno de los primeros papeles para Glenn Close en Broadway y su primer musical y también por ser un raro  fracaso en la carrera de Richard Rodgers, que cerró tras 49 representaciones.

Murió en 1979 y Broadway le rindió tributo en 1990 dando su nombre al teatro de la calle 46 como The Richard Rodgers Theatre.

Se han hecho emisiones de sellos de correo para conmemorar la estrecha colaboración de Rodgers y Hart y hay muchos colegios en Estados Unidos que llevan su nombre.

Solamente los musicales del tandem Rodgers & Hammerstein han ganado un total de 35 Tony, cantidad importante si tenemos en cuenta que los Tony empezaron a entregarse en 1947 y sus musicales Oklahoma y Carousel ya habían sido estrenados años antes.

Aparte de los Tonys el tandem Rodegers & Hammerstein consiguieron 15 Oscars, 2 Premios Pulitzer, 2 Grammy y 2 Emmy, todo un récord imposible de igualar.

De su matrimonio en 1930 con Dorothy Belle Feiner nació su hija Mary Rodgers que escribió la música de musicales como  Once upon a matress (1959), The Mad Show (1966) o con Stephen Sondheim Hot Spot (1963) y también se dedicó a la literatura infantil.  Richard Rodgers es abuelo del compositor de musicales Adam Guettel, ganador del Tony a la mejor música y mejores orquestaciones por el musical The light in the Piazza en el año 2005 y Peter Melnick, otro nieto suyo es el compositor de A drift in Macao que se estrenó en Broadway el año 2007.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Nati dice:

    Me encanta informarme como lo haceis por los grandes musicos de todos los tiempos. Bravo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola