CAMERON MACKINTOSH, productor

Sir Cameron Anthony Mackintosh nació en Enfield, Londres el 17 de Octubre de 1946, hijo de padre escocés, trompetista de jazz y madre nacida en Malta, que era secretaria de un productor. A los ocho años su tía lo llevó a una sesión matinal del musical de Julian Slade titulado Salad days, y en aquel mismo instante Cameron confiesa que supo lo que quería ser de mayor en la vida, productor teatral y ¡vaya si lo consiguió!, hoy en día está considerado el productor teatral más influyente y poderoso del mundo entero.

Mackintosh comenzó trabajando en el Royal Drury Lane Theatre como tramoyista, llegando a convertirse en director escénico de varias producciones de gira, hasta que él produjo sus propias giras de montajes pequeños hasta que en los años setenta ya se estableció en Londres como productor. Comenzó con Anything goes, que tuvo que cerrar tras dos semanas de funciones, a las que siguieron The Card (1973), Side by side by Sondheim (1976), My Fair Lady (1979) y Tom Foolery (1980).

En 1981 se asoció con Andrew Lloyd Webber para producir Cats, musical que según todos los pronósticos sería el gran batacazo de la temporada y se convirtió en pieza de referencia del musical del siglo XX, rompiendo todos los records de público y permanencia en cartel a ambos lados del Atlántico.Tras la puesta en marcha de Cats, Cameron contactó con los autores franceses Claude-Michel Schönberg & Alain Boublil, atraído por la fuerza de la partitura del musical Les Miserables que estuvo en escena una temporada limitada en Francia y ya estaba fuera de cartel, y los convenció para reescribirla y tras varios años de trabajo, asociándose también con la Royal Shakespeare Company, consiguió estrenarla en 1985 en Londres, donde aún sigue en cartel.

Andrew Lloyd Webber comentó a Cameron que Ken Hill le había pedido que le produjese  The Phantom of the Opera, en una versión de la historia de Gaston Leroux que había escrito para el teatro con temas de ópera, pero Cameron advirtió a Andrew que el argumento tenía los elementos perfectos para un musical original y que era Lloyd Webber el más indicado para escribirlo. Lo produjeron ambos y como ya ocurriese con Cats, se convirtió en otro mega éxito del teatro musical, estrenado en 1986 que sigue en cartel en Londres y Broadway, superando en recaudación, la de películas como Titanic o E.T.

Para su siguiente proyecto se puso al habla con Stephen Sondheim para estrenar Follies (1987) en Londres, donde permanecía inédita desde su estreno en Broadway en el año 1971. Mackintosh convenció a Sondheim para que reescribiese la historia, ya que no aprobaba que los protagonistas no hubieran cambiado un ápice desde el principio al final de la historia. El musical que estrenaron en el Shaftsbury de Londres, fue bastante distinto del  original estrenado en Broadway. Sondheim colaboró en el guión con James Goldman escribiendo nuevas canciones y dividiendo el musical en dos actos. Esta versión fue muy alabada por la crítica y estuvo en cartel 644 representaciones.

De nuevo con los autores de Les Miserables consiguió poner en escena en 1990 otro éxito a  nivel de sus anteriores producciones, Miss Saigon que tras el éxito de Londres donde estuvo más de diez años en cartel, arrasó en la preventa en Broadway. Sigue siendo una de los musicales más apreciados y añorados por los amantes del teatro musical.

El mismo año 1990 estrenó Five boys named Moe con los temas de Louis Jourdan que se convirtió en otro éxito que estuvo más de cinco años en cartel.

No todo fueron éxitos, también algún proyecto en el que confió desoyendo los consejos de miembros de su equipo, debió cerrar tras cuatro meses de funciones, como ocurrió con Moby Dick, a whale of a tale (1992).

El nuevo trabajo del equipo Schönberg-Boublil Martin Guerre (1996) también sufrió embistes de la crítica, llegando a cerrar el teatro durante tres días para incorporar nuevos cambios al musical, sin que terminase de convencer, incluso en 1997 aprovechando el cambio del cast, se añadieron otros cambios que fueron bien valorados por los críticos, incluso llegó a alzarse con el premio Olivier al mejor musical y coreografía en la edición del año 1997 y a pesar de estar en cartel hasta Junio de 1998, con casi 700 representaciones, se le considera un fracaso y es que tenía muy duros adversarios al compararlo con Les Miserables o Miss Saigon. En Estados Unidos sólo ha conocido estrenos en una compañía de gira, sin haberse estrenado hasta la fecha en Broadway.

The witchess of Eastwick (2000), con un elenco en el que figuraban Ian McShane, Lucy Arnaz, Joanna Riding y Maria Friedman, fue otra de sus producciones que sufrió muchos cambios tras las primeras críticas, incluso a la vista de que no cumplía las ventas de entradas que se esperaba, se cambió a un teatro más pequeño y a pesar de sus 15 meses de representaciones en el West End, tampoco se traspasó a Broadway.

Sin embargo su trabajo en el National Theatre sacó adelante unas producciones de clásicos del teatro musical americano como Oklahoma (1988) con un hasta entonces desconocido Hugh Jackman, Carousel (1993), My Fair Lady (2001) con Jonathan Pryce y Martine McCutcheon, con un éxito espectacular de todas las entradas vendidas para la temporada prevista, obligando a traspasar las mismas, normalmente, a uno de los más grandes teatros de Londres, el Royal Drury Lane.Asociado con Walt Disney Theatrical pone en escena Mary Poppins (2004) que se convierte en otro de sus grandes éxitos.

Oliver del que compró los derechos al compositor Lionel Bart, lo ha puesto en escena en Londres los años 1977-1979, 1983-1984, 1994-1998 y 2009-2010, siempre rodeado por el éxito.

Su siguiente musical para Londres fue Betty blue eyes  que a pesar de las buenas críticas tuvo que cerrar antes de lo previsto, dificultando su posible traspaso a Broadway, al que seguiría una nueva versión de Barnum, el musical de Cy Coleman que estrenase en Londres Michael Crawford, para el que en principio quería a Hugh Jackman de protagonista, pero finalmente estrenó Christopher Fitzgeerald en Chichester y tampoco obtuvo el éxito esperado.

Su último bombazo es la nueva versión de “HALF A SIXPENCE” con partitura reforzada de Stiles & Drewe estrenada en Chichester y trasladada a Londres donde espera repetir el éxito de sus producciones anteriores.

Tiene el título de Sir desde 1996, al ser nombrado caballero por la reina. Está ligado sentimentalmente con el fotógrafo teatral australiano Michael Le Poer Trench.

    
Los días 7 y 8 de Junio de 1998, se celebró una gala en el Lyceum Theatre de Londres, que bajo el titulo de “Hey, Mister Producer El mundo musical de Cameron MackIntosh“, que conmemoraba sus 30 años como productor, con los fragmentos más conocidos de los musicales producidos por él, contando además con lo más selecto de los actores de musicales americanos e ingleses, que afortunadamente se grabó y se puede localizar fácilmente en DVD en cualquiera de las tiendas como amazon, play, etc.

Con motivo de tal evento, también se publicó un libro escrito por Sheridan Morley y Ruth Leon,  con el mismo título un libro, que ofrece todo un repaso a la biografía de MackIntosh, con profusión de fotografías de los musicales que ha producido, así como bocetos y demás, que cuenta con un prólogo escrito por Andrew Lloyd Webber.

También te podría gustar...

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola