ALAN JAY LERNER, letrista

Nació en New York el 31 de Agosto de 1918 y murió en Manhattan el 14 de Junio de 1986 por un cáncer de pulmón. Estudió en la Bedales School de Inglaterra y posteriormente en la Choate School de Wallingford, Connecticut. Continuó sus estudios  en  Harvard, donde fue compañero de clase de John F. Kennedy. Sus primeros pasos en el campo del teatro musical, empezaron como actividades extras en las universidades donde estudió. Colaboró con Leonard Bernstein, otro compañero de clase, escribiendo el himno “Lonely men of Harvard”. También estudió en la Juilliard School.

Mientras estaba en Harward perdió la visión del ojo izquierdo, por un accidente mientras estaba boxeando, lo cual le invalidó para combatir en la Segunda Guerra Mundial y trabajó en hacer guiones radiofónicos para el ejército.

En 1942, le presentaron al compositor Frederick Loewe, que buscaba un letrista para sus composiciones. La primera colaboración juntos fue en 1942 con el musical Life of the party, que había abandonado inacabada Earle Crooker y Lerner se empleó en ajustar lo ya escrito y completar los huecos que tenía. Para su siguiente trabajo se unieron al libretista Arthur Pierson, para crear el musical que estrenaron en Broadway con el título de What’s up? en 1943, donde cumplió 63 representaciones.

En 1945 estrenaron ya como Lerner & Loewe su siguiente musical The day before spring que cumplió 167 representaciones y marcó el principio de las colaboraciones del músico y letrista, que ha dado grandes éxitos al musical como veremos más adelante.

Brigadoon estrenado en 1947 alcanzó las 581 funciones en  Broadway, que fueron superadas por las 685 representaciones que tuvo al trasladarlo a Londres en 1949. La historia es una especie de cuento en la que a un pueblo de Escocia llamado Brigadoon, llegan por casualidad dos americanos de vacaciones, extrañados al ver que el lugar no aparece en ningún mapa, hasta que descubren que el pueblo vive una especie de encantamiento, por el que desaparece con todos sus habitantes y sólo vive y es visible un día cada 100 años. La obra ha tenido múltiples reposiciones, incluso se llevó al cine dirigida por Vicente Minnelli, con Cyd Charise y Gene Kelly.

En 1951 estrenaron Paint your wagon en Broadway y dieron 289 representaciones. La obra se traspasó a Londres en 1953 y se mantuvo 477 funciones. En 1969 se hizo una versión para el cine que en España se estrenó con el nombre de “La leyenda de la ciudad sin nombre” adaptada por Paddy Chayefesky, que cambió significativamente el argumento, de forma que mientras en el original teatral, Ben Rumson llegaba con su hija Jennifer en busca de oro a un lugar, al que la gente llama al poblado Rumson, siendo Jennifer la única muchacha del poblado y Julio es otro buscador de oro que se enamora de ella, en la película, el pueblo se llama “ciudad sin nombre”, Ben no tiene ninguna hija y se casa con Elizabeth, de la que se enamora su socio, estableciéndose un triángulo, consentido en principio por los tres protagonistas.

Lerner trabajó con otros compositores como Kurt Weill con el que escribió el musical teatral Love life en 1948. También escribió las letras de las canciones de la película Bodas reales (Royal wedding) dirigida por Stanley Donen, con música de Burton Lane en 1951 y el mismo año ganó el Oscar al mejor guión que escribió para la película de Vicente Minnelli Un americano en París (An American in Paris).

My Fair Lady les llegó por casualidad, ya que otros autores habían abandonado  la obra, incapaces de convertirla en un musical, primero fueron Arthur Schwartz y Howard Dietz y luego Richard Rodgers y Oscar Hammerstein. Todos encontraban el mismo problema en Pigmalion de George Bernard Shaw, era difícil escribir un musical cuando en la trama no hay una historia de amor, ni una subtrama que diera pie a ello. Lerner supo escribir el libreto, manteniendo el espíritu de la obra, incluyendo canciones para los personajes que ayudaban a avanzar la historia. El musical se estrenó en Broadway en 1956 y fue el exitazo que conocemos, ganando 7 Tonys y superando las 2.717 funciones. Es un musical que se repone constantemente en todo el mundo y también se adaptó para el cine en 1964, dirigido por George Cukor, ganando 8 Oscars.

Metro Goldwyn Mayer les encargó una adaptación musical para el cine, de las historias de Colette sobre Gigi. Curiosamente, el argumento que versa sobre cómo prepara su propia tía a una menor de edad, para que se convierta en la mantenida de un hombre rico, que a todas luces parece lo menos apropiado para un musical y menos para el cine de la época. La película se rodó en los escenarios originales de París, bajo la batuta de  Vicente Minnelli, con Leslie Caron, Louis Joudan y Maurice Chevalier de protagonistas  y consiguió hacerse con los 9 Oscars a los que fue nominada tras su estreno en 1960.

Un cúmulo de problemas tuvieron que afrontar Lerner y Loewe, mientras trataban de poner en pie su siguiente proyecto de musical teatral Camelot, tal como explicamos en el artículo escrito en esta misma web y que puso fin a la colaboración Lerner & Loewe.

Lerner siguió escribiendo otros musicales con excelentes compositores, pero con ninguno alcanzó el éxito que con Loewe, como On a clair day you can see forever con Burton Lane (1965), Coco con Andre Previn (1969), , Lolita, my love con John Barry (1971), 1600 Pennsylvania Avenue con Leonard Bernstein (1976), Carmelina con Burton Lane (1979) o Dance a little closer con Charles Strouse (1983), a la que la gente haciendo un juego de palabras, cruelmente se refería como  Close a little faster, cambiando el título que vendría a ser “Baila un poco más cerca” por “Cierra un poco más rápido”, ya que cerró la noche del estreno.

En 1973 consiguió convencer a Frederick Loewe de colaborar juntos en la adaptación como musical teatral de la película Gigi. A continuación escribieron juntos la partitura para The  little prince basado en el cuento de Antoine de Saint-Exupéry, que fue dirigida por Stanley Donen, con colaboraciones especiales de Gene Wilder o Bob Fosse, que no evitaron que se hundiese en taquilla.

Andrew Lloyd Webber le llamó para que escribiera las letras de su musical The Phantom of the Opera, pero tras escribir Masquerade, avisó a Lloyd Webber que debía abandonar el trabajo ya que le habían diagnosticado un tumor cerebral y tenía pérdidas de memoria. También rechazó hacerse cargo de la adaptación al inglés del musical Les Miserables por el mismo motivo.

Se casó ocho veces: Ruth Boyd (1940–1947), Marion Bell (1947–1949), Nancy Olson (1950–1957), Micheline Muselli Pozzo di Borgo (1957–1965), Karen Gunderson (1966–1974), Sandra Payne (1974–1976), Nina Bushkin (1977–1981), y Liz Robertson  (1981–1986), que era 36 años más joven que él. Lerner escribió en su autobiografía: “Solo puedo decir que si no tengo talento para el matrimonio, tampoco lo tengo para la soltería”. Los divorcios se llevaron gran parte de su fortuna. Cuando comenzó a salir con Micheline, abogada de profesión, Loewe, a la vista de sus antecedentes y sus millonarios divorcios, le aconsejó que no debería casarse con una abogada y tuvo razón, ya que el divorcio en este caso, le obligó a pagar un millón de dólares en el año 1965. Tras su muerte se hizo público que debía al fisco estadounidense más de un millón de dólares.

También te podría gustar...

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola