Luís RAMIREZ, productor

Luis Ramírez fue un Ingeniero de Caminos y Puertos, nacido en Madrid en 1968, que decidió abandonar su profesión, para involucrarse en la producción de teatro musical en España, comenzando con la rehabilitación del Teatro LARA de Madrid, que se quedó a cambio de la deuda que no le abonaron, por su trabajo en la recuperación del edificio, que iba a derruirse para alzar un bloque de viviendas.

Su pasión por el teatro musical, le hizo ir montando musicales con un grupo de actores y cantantes, que encontraron en él una continuidad para su trabajo, cuando el fenómeno del musical en España era algo aún por despertar, salvo algunos títulos puntuales en el pasado, como “Jesucristo Superstar“, “Los Miserables“, “Evita“, “El diluvio que viene” o las propuestas periódicas de la compañía catalana Dagoll Dagom.

Sacristan y Paloma

Tras viajar a Nueva York y Londres varias veces como aficionado del género musical, se embarcó en la que su primera apuesta en el género, adquiriendo los derechos y montando una versión muy personal del musical “El Hombre de la Mancha“, contando como cabeza de cartel con José Sacristán como Quijote y Paloma San Basilio como Dulcinea, crando la productora Pigmalion y estrenando en 1997 en el antíguo cine Lope de Vega, que reconvirtió con una inversión millonaria, en el teatro más grande de Madrid. Ayudó a promocionar el “Sweeney Todd” en la versión de Mario Gas, que coincidía en Madrid con “El Hombre de la Mancha”, declarando querer hacer de la Gran Vía, el Broadway madrileño.

“El Hombre de la Mancha” se mantuvo nueve meses en cartel y Ramirez preparó sus siguientes musicales, una versión del cuento infantil “Peter Pan”, (no confundir con la compuesta por Leonard Bernstein, ni la de Jule Styne), que encargó al británico Piers Chater-Robinson, y adaptó al español Nacho Artime. La dirección musical fue de Carlos Marín, que interpretaba al Capitán Garfio y Raquel Grijalba fue Peter Pan. La obra se estrenó en Noviembre de 1998 en el Lope de Vega, donde alternaba decorados e intérpretes desde Febrero de 1999, con la nueva producción de Ramírez, “Grease“, para rentabilizar la inversión, pero las recaudaciones no fueron las esperadas, se sucedieron los impagos y la obra cerró antes de lo previsto.

fig_2_1_1_6_2_1

Para seguir trabajando en el género, Ramírez montó en Mayo de 1999 un espectáculo bajo el título de “La magia de Broadway”, que ofrecía un abanico de temas famosos del musical americano, cuya producción era mucho menos costosa que la de montar un musical y que retomaría de vez en cuando, para seguir dando trabajo a un número de actores/cantantes, que eran habituales en sus montajes, como Marta Ribera, Luis Amando, Paco Arrojo, Enrique Sequero, Eva Diago, etc., aunque siempre buscaba el reclamo de algún nombre famoso del pop como Marta Sánchez o Sebastián Zubiri, o de reconocidos cantantes del musical como Mia Patterson, Pablo Abraira o Pedro Ruy Blas

En Marzo del 2000 continuó con proyectos menos caros y se refugió en su Teatro Lara, donde los fines de semana ofrecía una versión del musical “Falsettos“, como siempre utilizando un nombre de “tirón” para el gran público, en este caso el de Massiel, aunque arropada por sus actores de siempre Marta Ribera, Luis Amando, Paco Arrojo, Enrique Sequero, Chus Herranz y Roberto Sanz.

Jekyll_y_Hyde_(Highlights_Del_Musical_Original_En_Castellano)--Trasera

Las reclamaciones y denuncias seguían acosando al productor, hasta el punto de que en el año 2000, el Juzgado de Primera Instancia de Madrid le reclamó una deuda de 121 millones de pesetas por impagos a empresas y profesionales, de la que fue condenado a pagar 28 millones. Ramírez consiguió de Frank Wildhorn los derechos para estrenar en Septiembre del 2000 el musical “Jekyll y Hyde“, ya no en el Lope de Vega, sino en el Nuevo Apolo de Madrid, contando con el debut de Raphael en el musical, con el que tuvo cierto éxito y sacó de gira por España, volviendo a aplicar la fórmula de alternar en el mismo teatro durante los fines de semana, con funciones del musical “Annie“, donde trabajaban bastantes actores de “Jekyll & Hyde”, aprovechando parte de los decorados.

En Julio de 2001 vuelvió con su formula de optimizar el Teatro Lara, manteniendo dos producciones a la vez, el musical “Hermanos de sangre” con Marta Ribera y el pieza de texto “Doce hombres sin piedad”, que trasladó desde el Teatro Fígaro y se alternaba según el día de la semana con el musical, hasta que en Diciembre de 2001, cerró tras una llamada a la prensa por parte de los actores,  que manifestaron no poder continuar por el prolongado impago de sueldos y falta de apoyo del productor.

images

A la vez que mantenía estas dos obras en el Teatro Lara, también estrenó en Septiembre de 2001 en el Nuevo Apolo, apoyándose en los nombres de Andrés Pajares y Joaquín Kremel, el musical “La jaula de las locas“, donde intervenían sus habituales actores Luis Amando, Margarita Marbán, etc., pero que también cerró precipitadamente, constituyendo otro sonoro fracaso.

Tampoco prosperó su proyecto de construir un nuevo teatro en la estación Príncipe Pío de Madrid, en la que se rumoreó que estrenarían con “El Fantasma de la Ópera“, aliándose con el actor Antonio Banderas y la SGAE, pero la astronómica inversión necesaria y los problemas financieros del productor, dieron al traste con la idea, que aunque Ramírez comentó en algún momento, tener opción sobre los derechos de los musicales de la Really Useful, finalmente sería Stage Entertainment, la que se haría con los mismos y estrenaría en el Lope de Vega, el musical de Andrew Lloyd Webber en Septiembre de 2002.

Ramirez 2También se rumoreó que quería traer a España el musical “Martin Guerre“, pero como tantos proyectos se quedaron por el camino. Ramírez llegó a confesar “He hecho apuestas muy arriesgadas, erróneas y complicadas, pero seguiré luchando y no van a conseguir echarme del sector. Estoy luchando por salir adelante. Estoy lleno de proyectos. Ésta es una situación puntual. Me he equivocado, pero sigo y seguiré aquí”.

Un cáncer se lo llevó el 30 de Abril del 2004, con 39 años. A pesar de todas las denuncias de actores, empresas y autores, de todos sus problemas por impago, encontramos opiniones enfrentadas, así mientas unos actores confesaron que los dejó colgados con varios millones de deudas, otros siguen alabando el tiempo que estuvieron con él y lo recuerdan como la mejor etapa de su vida profesional.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola