BLACKBIRD

David Harrower es un escritor escocés al que le encargaron una obra para estrenar en el Festival de Edimburgo en 2005 y ese encargo se convirtió en “BLACKBIRD”, una dura pieza teatral en la que el autor se inspiró parcialmente en un suceso real y con la que  recibiría el premio de la crítica como mejor obra del año. De allí daría el salto al West End londinense en Febrero de 2006, donde se alzaría con el Premio Olivier a la mejor obra y en 2007 se estrenaría en  el off Broadway de New York, protagonizada por Jeff Daniels y dirigida por Joe Mantello, director de musicales como “Wicked” o “Assasins”, que decidió reestrenarla en 2016 pero en un teatro de Broadway, contando de nuevo con Daniels y con Michelle Williams, producción con la que tanto la obra como Williams ganarían una nominación al Premio Tony.

“Blackbird” se ha estrenado en muchos países. En España pudo verse en catalán en la producción que dirigió Lluis Pascual en Enero de 2013 con Jordi Bosch y Bea Segura en los papeles protagonistas y aunque muchos fueron los directores que quisieron montarla en español, no parecía fácil dar con el actor que quisiera hacer el papel protagonista, pero cuando Irene Escolar, nuestra joven actriz ganadora del Goya y muchos premios por su papel en la película “Un otoño sin Berlín” leyó el texto, rápidamente compró los derechos para poder meterse en la piel de aquel personaje algún día, cuando su edad y seguridad actoral se lo permitiesen.Irene Escolar ha tenido tres años para analizar el personaje, además de crecer hasta los 28 años que tiene la protagonista de la obra y zambullirse en trabajos tan complicados como el de Juana la Loca en la serie “Isabel”, por el que todo el mundo la recordará de por vida y los amantes del teatro por sus trabajos entre otros en “Agosto“, “De ratones y hombres” o “La Chunga” y que tantas sorpresas nos debe deparar todavía, pero que a pesar de su fama y arrojo no encontraba forma de sacarla adelante y en compañía de la directora Carlota Ferrer emprendieron la búsqueda para encontrar el apoyo que les permitiera subirla a un escenario, hecho que gracias a la conjunción del Festival de Otoño de la Comunidad de Madrid, el Pavon Teatro Kamikaze y Calle Cruzada que se unieron en la producción, se estrenó el 7 de Abril de 2017 en el Teatro Pavón Kamikaze de Madrid.

La obra arranca con la inesperada visita de Una (Irene Escolar) a Ray (José Luis Torrijo), con el que tuvo una bonita historia de amor quince años atrás, pero que terminó brucamente y ella le ha buscado desde entonces para que le explique el motivo de su abandono, sin dejarle tan siquiera una nota. Estamos ante un caso de un amor ilegal, pero Harrower no plantea la historia como una violación o un abuso, ya que la relación fue consentida y ambos estaban enamorados y poseidos por la pasión de un amor, ilegal porque así lo dice el código penal, aunque el autor no les da en ningún momento trato de víctima o verdugo, bueno o malo, ya que ambos salieron machacados de aquella historia, pero él pagó la culpa de cárcel que le impuso la justicia y cambió de ciudad y de nombre, pero ella siguió en su ciudad soportando la condena constante de sus vecinos.

Sin que la obra sea en ningún momento una apología del tipo de relación que plantea, como se comentó en el encuentro con el público al que tuve la fortuna de acudir, nos coloca como testigos de un hecho pasado, juzgado y castigado por ley, que nosotros como sociedad seguiremos juzgando y marcando a las personas aunque hayan cumplido con su castigo ante la sociedad y sólo nos basta con echar la vista atrás y ver cómo se condenaba hace relativamente muy poco tiempo el amor entre personas de distinta raza, del mismo sexo o en caso de adulterio, hechos que en muchas ocasiones para la sociedad de hoy no es delito, pero se sigue juzgando y se “tolera” más con la boca que con el corazón. ¡Qué difícil es no juzgar!.

El texto es intenso, con un léxico atrevido principalmente en boca de Una, personaje que posee a Irene Escolar con toda su rabia, despecho e insultos disparados contra un controlado José Luis Torrijo, que trata de que la situación no salte por los aires y sepan fuera de aquella habitación de su pasado. La habilidad de Harrower para ir administrando información sobre Una, sobre Ray, haciéndonos cambiar nuestra opinión sobre de lo sucedido, dándonos poco a poco las piezas que nos ayuden a recomponer el puzzle de aquella noche, adquiere en ocasiones carácter de thriller y Carlota Ferrer lo ha utilizado sabiamente con la separación de la acción en dos niveles, uno en la parte superior, enmarcado como si estuviésemos viendo una película y otro en un primer plano que representaría la ciudad donde ocurrió todo años atrás, diseñada con casitas de pájaro emulando los edificios, como un guiño al título de la obra.La directora comentó que se había sido muy fiel en la adaptación del texto por parte de José Manuel Mora, pero que las acotaciones de Harrower sobre la puesta en escena son bastante generales, lo cual permite a cada director imaginar la escena libremente sin traicionar la obra. El encuentro con el público es una ocasión de oro para el público que puede preguntar lo que no ha entendido y para el equipo creativo ya que le descubre dónde no han llegado a transmitir su propuesta y en mi caso hubo un momento cuando los intérpretes cogieron unos micros inalámbricos para contar su historia, que según la directora lo hizo para que los actores lograren matices y tonos con la voz que hubiera sido difícil conseguir sin micro, pero que a mi me rompía con la “realidad” del momento.

Otro momento que me descolocó fue ver al protagonista tomar una guitarra para cantar “Angels” de Robbie Williams en inglés, sin traducir el texto en la pantalla de detrás, seguido de una especie de danza muy bien ejecutada por los actores, que la directora comentó que tras 40 minutos de obra intensa quiso que el público dejase de ser un mero “voyeur” y pasara de estar en la cabeza a la emoción, al corazón y lo que quiso representar con la coreografía era el estado anímico de los protagonistas, aunque tampoco importaba si no se entendía, porque “no siempre hay que entenderlo todo”, pero reconozco que las explicaciones y coloquio posteriores me ayudaron y mucho a valorar mejor el trabajo grupal.Por otra parte el arranque tan cinematográfico de la obra, con la proyección durante quice minutos de Una conduciendo para llegar a su encuentro con Ray, en el que se incluye casi solapadamente la canción “Blackbird” de The Beatles (por cierto que parece escrita para esta obra) y el final que según confesó Carlota Ferrer no está en el original de Harrower, me parecieron dos momentos acertadísimos, sobre todo ese cierre en plan Hitchcock, para el que la directora como hacía el mago del suspense, se reservó un pequeño cameo.

Resumiendo, una obra dura, difícil e intensa, que propiciará no pocos debates, en la que brilla como siempre con luz propia, una exquisita Irene Escolar, que en principio estará en el Teatro Pavón Kamikaze de Madrid hasta el 7 de Mayo de 2017.

TEXTO: David Harrower
DIRECCIÓN: Carlota Ferrer

Terminamos con dos videos promocionales de la obra y una estupenda entrevista con Irene Escolar que nos ayuda a conocerla un poco más

 

 

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Jhosuelyn Abache dice:

    Hola soy una Joven Directora de Teatro, y me gustaría contactarlos para montar esta pieza en mi país.
    El texto no es vendido en Venezuela. Por lo que quisiera saber cómo puedo obtenerlo.
    Quedo Atenta
    Gracias
    Saludos

    • allwebber dice:

      Supongo que tendrías que comprar los derechos de representación de la obra, para lo cual deberías ponerte en contacto con el autor de la misma y eso no tengo ni idea ee cómo hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola